LA CIUDAD DE MÉXICO SE ENFRENTA AL CAOS DE LA BASURA
LA CAPITAL INICIA UN NUEVO SISTEMA DE SEPARACIÓN DE RESIDUOS, PESE A LO OBSOLETO DE LAS INSTALACIONES Y CAMIONES
13543A.jpg

La Ciudad de México se despertó confundida la mañana del pasado sábado 8 de julio. No había sido el tráfico, el último escándalo político, ni el fútbol, sino una nueva ley de separación de basura. Orgánicos: martes, jueves y sábado. Inorgánicos reciclables y no reciclables: lunes, miércoles y viernes. Voluminosos: el domingo. Se establecían nuevos días de recogida y nuevas divisiones en una metrópoli que por décadas se había acostumbrado a una anarquía: el que quería separaba, y el que no, simplemente se desentendía.

Volantes, pancartas, anuncios de televisión, vídeos en Youtube… el Gobierno ha tapizado la ciudad para aclarar la confusión. 

Los trabajadores del servicio público de limpia reconocen que a tres semanas de la entrada en vigor de la norma 024 persisten muchas dudas y resistencias entre la población. 

Los camiones de basura suelen tener entre tres y cinco tripulantes y en la mayoría de los casos, solo uno o dos tienen un sueldo fijo, que no sobrepasa los dos salarios mínimos (alrededor de 100 pesos), según cuentan ellos mismos. El resto vive de las propinas y del reciclaje. 

En un buen día cada trabajador saca 200 pesos y en uno malo, menos de 100. Los trabajadores de limpia han separado la basura por años, no por una política pública, sino como un plan de supervivencia.

Existe también un rezago importante en infraestructura. Pocos espacios públicos cuentan, por ejemplo, con los tres cubos de la nueva separación: el verde para el orgánico, el gris para los inorgánicos reciclables y el naranja para los no reciclables. Pero el principal obstáculo, reconocido por los trabajadores y las autoridades, son los camiones.

“Se había dejado de invertir en vehículos desde hace varios años, había algunos de la década de los 70 u 80”, apunta Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente de la capital. Müller comenta que se han comprado alrededor de 350 nuevos camiones, de un parque vehicular que ronda los 2.500.

La situación se vuelve insostenible cuando se amplía el foco del problema. La Ciudad de México genera cada día 13.000 toneladas de basura, suficientes para llenar a tope el Estadio Azteca, el más grande del país. La mitad de esos residuos se producen en los hogares y casi el 90% terminaba en rellenos sanitarios (vertederos), lo que implica un pasivo ambiental inmenso y afecta gravemente a la salud de las comunidades aledañas, que ni siquiera viven en la capital. De ese tamaño es el desafío de satisfacer las necesidades en el servicio de limpia de la megalópolis más poblada de Latinoamérica.

Pese a las dudas, las resistencias y los problemas de aplicación, las autoridades se muestran optimistas y han notado una reducción de casi 2.000 toneladas diarias de residuos en los rellenos sanitarios en las primeras semanas del programa. “Tenemos que dar el siguiente paso, aunque sabemos que es un proceso y que tomará tiempo,”, señala Müller. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /