SENADORES REPUBLICANOS CRITICAN A TRUMP Y DICEN QUE SE LES ESTÁ AGOTANDO LA PACIENCIA CON EL PRESIDENTE
SE PROFUNDIZAN LAS DESAVENENCIAS EN EL PARTIDO REPUBLICANO QUE PODRÍA SER EL COMIENZO DEL FIN DE UNO DE LOS GOBIERNOS POPULISTAS MÁS IMPORTANTES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS
13597A.jpg

La abierta oposición al presidente de tres senadores republicanos representa el llamado de atención más importante contra la dirección que fluye desde la Casa Blanca que podría representar el principio de un movimiento contra el fenómeno populista de Donald Trump.

Las tensiones entre los senadores republicanos y Trump aumentaron el martes 24, después de que dos senadores acusaron al presidente de degradar la política estadounidense y la posición del país en el exterior, una rebelión que podría augurar problemas para la agenda legislativa de Trump.

Primero fue John McCain, el veterano senador de Arizona que mostró en 2016 su férrea oposición al entonces candidato presidencial republicano. McCain apenas fue reelecto para otros seis años en el Senado y sus graves problemas de salud tras el cáncer cerebral detectado hace poco han transformado las prioridades de este político que ahora lo que busca es dejar consolidado su legado.

La extraordinaria crítica pública contra el presidente de parte de los senadores Jeff Flake y Bob Corker, tensó aún más la complicada relación entre Trump y los republicanos en momentos en que el mandatario busca promulgar una reforma tributaria y aprobar el presupuesto nacional fiscal y otras medidas.

En uno de los discursos más duros jamás pronunciados contra un presidente en funciones, Flake, legislador por Arizona, reiteradamente apuntó en el Senado, contra el estilo de gobernar de Trump, diciendo que la política del país se había “habituado” al comportamiento “imprudente, vergonzoso e indigno” de la Casa Blanca. “El instinto de chivo expiatorio y de desprecio amenazan con volvernos en personas temerosas y retrógradas. Es una amenaza para la democracia”, aseguró Flake que anunció además que no se presentaría a la reelección el próximo año.

Bob Corker, senador por Tennessee y presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, dijo que tampoco se presentará a la reelección, y aseguró más temprano que Trump era un “mentiroso” entre otros calificativos, que ha denigrado la posición del país en el mundo, criticando al presidente con comentarios que profundizaron las divisiones en el Partido Republicano.

Independientemente de cuál sea el futuro político de Trump durante su mandato, estos tres senadores de alguna forma se han convertido en la llamada de atención más importante que ha emergido contra la antipolítica liderada por el presidente.

El aspecto más relevante de esta oposición emergente contra Trump dentro del propio Partido Republicano es que su agenda legislativa del gobierno se verá comprometida, no porque no se vaya a aprobar ninguna nueva ley -especialmente la reforma de impuestos- sino porque en las futuras iniciativas legales será muy cuesta arriba incorporar propuestas patrocinadas desde la Casa Blanca si éstas van en contradicción con las ideas de estos ahora tres republicanos.

La endeble mayoría republicana en el Senado -52 senadores de un total de 100- es ahora mucho más frágil a causa de la enemistad de Trump con McCain, Corker y Flake.

A esto hay que sumarle el hecho de que ninguno de los tres senadores tiene nada que perder. 

Pese a que el retiro de Flake y Corker del Senado significa entregarle dos escaños más a políticos afines a Trump en Tennessee y Arizona, antes de que eso ocurra en enero de 2019, estos dos senadores harán todo lo posible para detener lo que consideran un peligro creciente para la política exterior e interna de EE.UU.  del actual inquilino de la Casa Blanca.

El tema ahora es si dentro del Partido Republicano de alguna manera se está expresando un malestar existente del que aún no se conocen sus dimensiones por los obvios intereses políticos que hay en el Congreso y que podrán marcar las carreras de legisladores ascendentes.

Por ello, el impacto de estas primeras deserciones políticas aún es muy difícil de pronosticar. Podrían ayudar a consolidar el poder de Trump bajo la premisa de “estás conmigo o en mi contra”. Pero también podría ser el comienzo del fin de uno de los fenómenos populistas más importantes de los últimos tiempos en la historia de la política estadounidense. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /