EL MILLONARIO NEGOCIO DEL CHILE PICANTE DE MÉXICO
LA EMPRESA DE CONSERVAS LA COSTEÑA SE CONSOLIDA COMO MARCA INTERNACIONAL 
13652A.jpg

Para el mexicano “ningún rincón del día es ajeno a las posibilidades del picante”, señala el escritor Juan Villoro. El gusto culinario por el chile va “de los huevos rancheros en el desayuno a los postres rociados de polvillo rojo en la cena, pasando por los cacahuates enchilados en el aperitivo del mediodía”, explica el autor en su libro Safari accidental (Joaquín Mortiz, 2005). 

Este condimento que incendia la boca de los extranjeros es imprescindible en la comida azteca y mientras más fogoso, mejor. “¡Está sabrosísimo!, dice el doliente a quien el chile le saca lagrimones”, explica Villoro. En la cultura del picante, el placer y el castigo son términos equivalentes. Incluso para algunas empresas, como La Costeña, explotar esa relación dramática se ha convertido en un negocio millonario.

La firma mexicana, con más de 90 años de historia, ha sacado jugo a la forma de disfrutar mientras se sufre. La productora de salsas y chiles enlatados ha forjado un imperio que factura más de US$330 millones al año, según la revista Forbes. La compañía exporta a más de 58 países. La compañía comenzó su internacionalización en 1982, cuando envíó algunos productos hacia EE.UU.. El segundo mercado donde abrió una oficina fue España. Para 2001, la firma se extendía a lo largo de América Latina y se instalaba en el mercado chino.

Del total de su producción, el 15% está destinado a la exportación, en donde EE UU es el principal mercado.

Pero el mercado internacional con mayor crecimiento y fuerza para la empresa —que además de su negocio principal representado por chiles y salsas también elabora frutas en almíbar, frijoles) y distintas cremas en conservas— es el estadounidense, donde existen más de 36 millones de personas de origen mexicano.

En México, la firma, con una variedad de más de 20 productos, es una de las más conocidas y lucha codo a codo con grandes monstruos nacionales e internacionales (Unilever, San Marcos, Sabormex, Nestlé, entre otros). Pero su posición es única. En el país azteca controla el 14,6% del mercado. 

En lo alto está el Grupo Herdez con una participación del 22% y con ventas que superaron el año pasado los US$1.100 millones. 

El negocio local, sin embargo, podría verse empañado por un aumento en el precio de los alimentos. México ha registrado en 2016 su inflación más alta en los últimos 8 años. En junio llegó al 6,31% y el Banco Central local ha augurado que continuará al alza hasta 2018. La depreciación del peso mexicano frente al dólar y la subida en el coste de los carburantes, que se dio después de una reciente liberalización del mercado, han sido los principales protagonistas del repunte. 

Ello ha derivado en un encarecimiento del transporte y firmas como La Costeña, cuyos productos son parte esencial de los consumidores aztecas, han aumentado sus precios entre un 5% y 6%.

Aunado al aumento de los precios, las firmas con exportaciones hacia EE UU están en vilo respecto al endurecimiento de las políticas migratorias y a la inminente renegociación del tratado de libre comercio (TLCAN). A pesar de estas medidas, impulsadas por Donald Trump, la industria de las conservas alimenticias en México prevé un 2017 con cifras positivas. 

En México, el consumo per cápita de chiles llega a 16 kilogramos al año, según el Ministerio de Agricultura local. En 2016, la producción de este condimento alcanzó los 2,3 millones de toneladas. 

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /