SENADORES PONEN FIN AL CIERRE TEMPORAL DEL GOBIERNO BAJO LA PROMESA DE DISCUTIR UNA LEY QUE PROTEJA A 800.000 “DACA” EN FEBRERO
PERO LOS DEMÓCRATAS EXIGEN UNA SOLUCIÓN DACA RÁPIDA PORQUE NO CONFÍAN EN LOS REPUBLICANOS Y MUCHO MENOS EN TRUMP
13888A.jpg

La Administración Federal reabrió el martes 23 tras 60 horas de cierre cuando los demócratas concedieron en el Senado una nueva prórroga a los fondos federales, pero no deja de ser un pacto agónico. Solo fija tres semanas de financiación hasta el 8 de febrero y basa su supervivencia en la promesa republicana de tratar de alcanzar un acuerdo migratorio, o volverá otro cierre.

“Trataremos el futuro de los Dreamers, la seguridad fronteriza y otros temas relacionados", explicó el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell. Fue una afirmación sintética y provisional para lograr la mayoría de 60 votos sobre 100 que se requiere en el Senado, donde los republicanos disponen de 51 escaños.

La oferta fue aceptada por el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y presentada no como una capitulación, sino como el inicio del gran debate. “Votaremos a favor, pero los republicanos tendrán que cumplir”, advirtió Schumer.

Desde hace 9 años, los presupuestos fiscales no logran la aprobación parlamentaria y esto obliga al Gobierno a acudir cíclicamente al Congreso a pedir una aprobación de fondos. La última, el pasado viernes 19, fue rechazada por los demócratas. La negativa desencadenó el temido shutdown del sábado 20 al lunes 22.

El cierre técnico logró su objetivo: hacer patente la dificultad de Trump para llegar a un acuerdo bipartidista en materia migratoria.  Su única oferta ha sido pedir $18.000 millones para el muro con México. Cuando el pasado viernes 19, en el fragor de la negociación, el demócrata Schumer, renegando de su postura, aceptó financiar el muro a cambio de rescatar a los Dreamers, Trump rechazó reducir la exorbitante cantidad pedida. “O todo o nada”. Esa fue la respuesta del presidente.

Estados Unidos ha vivido otros cierres por falta de fondos en el pasado. La anterior vez fue en octubre de 2013, con Barack Obama, un parón que se alargó 16 días.

En los cuatro años del demócrata Jimmy Carter en la Casa Blanca (1977-1981), hubo cada año un cierre por desacuerdos presupuestarios. La duración media fue de 11 días.

Y en los ocho años de presidencia del republicano Ronald Reagan (1981-1989), hubo seis cierres, pero fueron de uno o dos días respectivamente.

En diciembre de 1995, con Bill Clinton, hubo un cierre de 21 días. los republicanos promovieron el cierre, pero hizo aumentar la popularidad de Clinton, que en noviembre de 1996 ganó la reelección.

Mientras las negociaciones continuaban el pasado fin de semana, los republicanos extorsionaron para un acuerdo que resolviera la situación de los Dreamers, pero solo a cambio de obtener financiamiento para el muro de Trump.

Los demócratas ahora estiman que es un buen negocio: “Muro por Dreamers” simplemente porque el muro es una solución idiota y muy cara en la reforma migratoria de Trump. Pero los demócratas quieren una solución DACA ahora, y no postergada porque no confían en los republicanos y mucho menos en Trump.

Con el pacto, se abre un nuevo periodo de duda. El plazo vence en solo tres semanas. Poco tiempo para un debate que, en Estados Unidos, con 11 millones de indocumentados y un presidente atrincherado en posiciones ultraconservadoras, se ha vuelto la principal batalla política. Aún quedan piedras en el camino. La negociación no ha hecho más que empezar.

El próximo 6 de noviembre se celebran elecciones legislativas intermedias. En juego estarán la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

La realidad es que los americanos se darán cuenta en muy corto plazo de la futilidad del muro y, ante la posibilidad de que el GOP pierda las elecciones intermedias de noviembre y presidenciales en 2020, todo podría volver a negociarse. 

 

Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /