TORMENTA PERFECTA AMENAZA MÉXICO
Por Michel Leidermann

Una triple tormenta amenaza a México en 2018: el ajuste fiscal de Donald Trump, el posible fin del TLCAN, y una elección presidencial que podría dar lugar a una era de agitación e incertidumbre para la economía y la sociedad mexicana en general.

La primera amenaza tiene poco que ver con las políticas internas de México y está fuera de su control y los conglomerados mexicanos podrían decidir cambiar su sede legal a Estados Unidos para aprovechar el nuevo impuesto corporativo, ahora mucho más bajo (30% en México comparado con 21% en Estados Unidos).

Si bien esto no necesariamente moverá empleos de un país a otro, podría desalentar la inversión extranjera, o incluso la doméstica en México. Si las grandes multinacionales mexicanas como Cemex, Bimbo, Televisa o Mexichem se reubicaran al norte de la frontera, las empresas más pequeñas, o posibles empresas nuevas, podrían hacer lo mismo.

Las corporaciones estadounidenses con grandes inversiones en México podrían optar por aprovechar otras disposiciones favorables y repatriar dinero y empleos a Estados Unidos. Asimismo, el ajuste fiscal fácilmente podría disuadir a las empresas estadounidenses de invertir en México.

En teoría, México podría contrarrestar estas acciones con cambios al estilo Trump en su propio sistema fiscal, pero el golpe a los ingresos gubernamentales sería devastador.

La segunda amenaza es el fin del TLCAN, o, en el mejor de los casos, la postergación indefinida de la renegociación, algo que perpetuaría la incertidumbre. La nueva ronda de negociaciones está programada para marzo, pero por las elecciones presidenciales en México el 1 de julio y las elecciones intermedias de noviembre en Estados Unidos, sería imposible que un hipotético acuerdo se ratificara antes de principios de 2019 en ambos congresos o en el parlamento canadiense.

Esto frenaría la inversión extranjera por lo menos hasta que se determinen las nuevas reglas y permitiría que el gobierno de Trump siga amenazando con ponerle fin al TLCAN para obtener más concesiones de México.

El gobierno de Trump quiere, por ejemplo, que al menos el 50% de un automóvil fabricado conforme al TLCAN tenga piezas hechas en Estados Unidos, así como establecer límites en la exportación de algunos productos agrícolas de México a Estados Unidos, y que el acuerdo se revise completamente cada cinco años.

Con estos puntos pendientes, los negociadores de Trump podrían invocar el artículo 2205 del TLCAN, que establece una salida del tratado por parte de los firmantes en seis meses.

La tercera borrasca que se avecina es la elección presidencial. Esta será la quinta elección democrática consecutiva en México. Eso, en sí mismo, es un logro monumental. Además, la elección promete ser, en esencia, libre y justa: otro logro. Sin embargo, el resultado, al menos según las encuestas más recientes, promete ser problemático. 

El problema no es tanto si López Obrador ganará —es el líder de las encuestas—, sino que la comunidad empresarial extranjera y nacional cree que lo hará y ya están actuando en consecuencia demorando sus proyectos en curso o posponiendo los nuevos hasta después de la elección.

Muchos esperan que López Obrador trate de cumplir muchas de sus promesas más intrigantes, como la amnistía a los campesinos que cultiven drogas y la negociación con los líderes de los cárteles, que podría considerarse una abominación en Washington. 

Lo que estos tres nubarrones dejan ver para México es un periodo donde la pobreza y la desigualdad, que habían disminuido levemente en los últimos 15 años, aumentarán de nuevo. 

 

Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /