EL IMPACTO POLÍTICO QUE TIENE EL ÉXODO DE MÁS DE 200,000 PORTORRIQUEÑOS A FLORIDA
13963A.jpg

Muchas veces se ha dicho que los latinos iban a cambiar la política estadounidense. No fueron pocos los que predijeron que el voto hispano por sí solo derrotaría a Donald Trump en 2016 y hoy reconocen su espectacular error de cálculo.

Sin embargo, una combinación inusual y fortuita de hechos de geografía, clima y política, tiene convencidos nuevamente a muchos que en 2018 y 2020 se sentirá con toda su fuerza la influencia de los latinos en el destino político del país.

En los últimos cuatro meses, según cifras oficiales, han llegado a Florida más de 200,000 puertorriqueños que abandonaron la isla tras el huracán María y el lentísimo ritmo al que avanza la reconstrucción. Todos llegan con su ciudadanía estadounidense en la mano y, en potencia, listos para votar. Lo que ha abierto los ojos y el apetito electoral a todas las corrientes políticas.

En particular el estado de la Florida que es el gran premio mayor de la política estadounidense. Es el tercer estado más poblado, y el más grande entre los estados que todavía están en carrera entre demócratas y republicanos.

En el aeropuerto de Miami, un gran salón ha sido adecuado como sitio formal de recepción para estos migrantes puertorriqueños. Docenas de agencias gubernamentales tienen “stands” anunciando los servicios que ofrecen a los isleños recién llegados a Florida. Unos les ayudan a obtener rápidamente su carné de conducir. Les hacen más expedito el ingreso de sus hijos a escuelas y universidades. Les dan asesoría para conseguir empleo, y subsidio para vivienda.

Florida, por supuesto, tiene un antecedente de una comunidad latina que se convirtió en un peso pesado de la política estadounidense: los cubanos de Miami, y el apoyo que, a contracorriente del resto de los hispanos, tienden a darle a los republicanos por su oposición a Fidel Castro. Claro está que esta migración actual de puertorriqueños puede superar en impacto a la de los cubanos de Mariel en 1980, que le cambió la cara a Miami.

Donald Trump ganó Florida en 2016 por apenas 113,000 votos, de lo que se desprende el enorme potencial que puede tener la súbita llegada de 200.000 puertorriqueños. 

 

Edición de esta semana
¡Feliz Año 2019!
La última noche del año tiene siempre algo de mágico y se presta a toda clase de conjuros y rituales que, aunque tienen diferentes manifestaciones, persiguen el objetivo común de atraer prosperidad y buena suerte en los 365 días siguientes.   / ver más /
Apenas dos semanas antes de asumir el cargo, el alcalde electo de Little Rock, Frank Scott Jr., ha nombrado a las 11 personas que liderarán su equipo de transición.   / ver más /