PRIMERA BOMBERO LATINA EN ARKANSAS: JESSICA CRUZ
Por Michel Leidermann
14045A.jpg

Por Michel Leidermann

La tenacidad, fuerza y orgullo propio de alcanzar lo que se propone, logró que Jessica Cruz Evans entrara hace casi dos años al Departamento de Bomberos de Little Rock, convirtiéndose también así en la primera (y única hasta ahora) bombero latina en Arkansas.

Jessica nació en Chicago donde vivían sus papás portorriqueños (Eduardo de Rio Piedras y Nancy de Ponce). En el verano de1992 la familia visitó a un tío que residía en North Little Rock. Les gustó mucho lo tranquilo y sin violencia que era, y al verano siguiente cuando Jessica solo tenía 6 años decidieron mudarse para North Little Rock, buscando y encontrando mejores oportunidades.

Eduardo trabajó hasta dos trabajos al mismo tiempo para mantener a la familia, para finalmente ingresar a Union Pacifc hace unos 16 años donde es ahora un conductor de trenes. Nancy era ama de casa y mamá y que luego cuando los hijos ya eran más grandes, también desempeñó varios trabajos para contribuir con los ingresos.

Jessica se graduó de la secundaria de North Little Rock e ingresó a Pulaski Tech por un tiempo para entonces trabajar en un banco por casi cinco años. Una ocupación que le gustaba por parecerle fácil y con buen horario, pero después de varios años, empezó a cansarse de hacer siempre lo mismo. Entonces vio los anuncios del Departamento de Bomberos solicitando candidatos mujeres y de minorías y Jessica decidió que era algo que le interesaría. Ella siempre participó en deportes, era atlética y fuerte y resolvió probar suerte. Tomó el examen escrito que aprobó sin problemas y solo antes de ir para el examen de condición física, se lo contó a su marido quien le preguntó si “estaba loca” y alegó que era un trabajo peligroso, etc..

Jessica dice que ama ser bombero y ahora no lo cambiaría por nada: cada día es diferente y aprende algo original, conoce gente nueva, puede ayudar a personas y tiene que mantenerse en buen estado físico, lo que a ella le gusta.

Nadie en su familia fue policía o bombero (un hermano sirvió en el ejercito) de manera que esto era algo completamente nuevo. Su horario es de 24 horas continuadas de servicio y 48 horas de descanso y recibe buenos beneficios como seguros de salud y vida para la familia, pensión, etc.

Además de todo el entrenamiento para combatir incendios (unos 5 meses), los reclutas deben certificarse como técnico de emergencias médicas (EMT) que responde a situaciones de emergencia como accidentes de tráfico, ataques de corazón o lesiones que se producen en los hogares o lugares de trabajo, ya que los carros bombas llegan a los lugares del accidente, antes de las ambulancias.

El entrenamiento es duro y exige mucha concentración y estudiar aspectos médicos y de combate contra incendios, mejorar su resistencia y fuerza físicas, y tomar exámenes semanales. ¡Una falla y fuera!

En general en muchos trabajos las mujeres son consideradas tiernas y débiles y por lo tanto deben esforzarse el doble de duro para salir adelante. Jessica, mujer y no muy alta, sintió que algunos pensaban que no podría desempeñar bien las exigencias físicas del trabajo. Sin embargo, no tuvo problemas con sus colegas, especialmente los de la vieja guardia, porque les demostró que podía cumplir la misma función que ellos incluso acarreando el pasado equipo (entre 70 y 80 libras) mientras la desempeñaba.

Jessica habla español y lo entiende bien, porque lo hablaban en casa, pero no es el idioma con que básicamente se maneja. Cuando la familia llegó a North Little Rock sufrieron un choque cultural pues eran casi los únicos latinos en la zona y sus compañeros de colegio se burlaban de su acento, falta de vocabulario, etc. A veces se sentía avergonzada y para ser mejor aceptada y tener más amigos, se concentró en usar únicamente el idioma inglés. Ahora siente que fue un error ya que tampoco sus hijos lo hablan. Pero Jessica ha usado su español en algunos casos de incendio y accidentes y puede comunicarse bien con los hispanohablantes.

Cuando preguntamos qué le diría Jessica a otras latinas que podrían interesarse en ser bombero, responde que nunca hagan caso a la gente que les anuncian que no lo lograrían. Las mujeres si pueden ser bombero, Jessica es un ejemplo de ello, y las anima a tratar sin dejarse amedrentar. Solo deben pasar los tests escrito y físico para poder hacer lo mismo que los bomberos hombres. Es un trabajo duro pero que Jessica considera muy importante y que aprecia y en el cual se siente como una persona importante. Algunos la han comparado con la Mujer Maravilla (Wonder Woman) cuando le preguntan si realmente puede hacer lo mismo que sus colegas hombres y ella les ha demostrado que sí, sin dudas.

Para cerrar, Jessica nos cuenta que “en su vida ella siempre sigue las orientaciones de sus papás, especialmente su madre, de educarse, de ser una mujer fuerte, independiente, de nunca ceder, y de hacer las cosas por ella misma y que le dan felicidad, y que lo ha cumplido”.

¡FELICITACIONES Y GRACIAS JESSICA!

 

JEFE DE BOMBEROS DE LITTLE ROCK

EL LATINO habló con el Jefe del Departamento de Bomberos de Little Rock (LRFD), Delphone D. Hubbard, quien asumió su cargo en enero de 2018. Anteriormente trabajó durante 22 años con los Bomberos de la Ciudad de Memphis (TN) ascendiendo al rango del Jefe de División.

Hubbard manifestó su gran interés de trabajar con y servir a la comunidad de la ciudad haciendo que su Departamento sea considerado “un amigo” de los pobladores. Desea que el LRFD asista a todos los eventos comunitarios posibles para lograrlo. En agosto el LRFD contará con 22 estaciones y casi 400 funcionarios. 

14045B.jpg

En cuanto a sus proyectos inmediatos desea que cuando se vayan contratando nuevos bomberos para llenar las vacantes que se produzcan, estos sean también mujeres y de minorías étnicas para representar mejor la diversidad de la población de la Little Rock. Por ahora el LRFD solo cuenta con 16 mujeres bomberos y casi ningún latino, excepto Jessica Cruz. La primera bombero mujer fue aceptada en el LRFD en 1980. El salario inicial de un bombero es $30.000 más beneficios de seguros de salud y vida, jubilación, etc.. Los candidatos deben tener por lo menos 21 años y una licencia secundaria, aprobar un examen escrito de habilidad cognitiva y luego otro de condición física (la altura no es un requerimiento) y completar un entrenamiento de 5 meses.

Otro proyecto importante es dotar con detectores de humo que dan la alarma en caso de fuego, a todas las viviendas dentro de los límites de la ciudad, incluso de forma gratuita para los que no puedan pagar por uno.

Por último, quiere organizar una academia del LRFD para vecinos latinos en español y ya está haciendo los contactos necesarios para conseguirlo. La acedia informa sobre los diferentes servicios que prestan los bomberos, que no es solo apagar incendios.

¡BIENVENIDO Y GRACIAS JEFE HUBBARD!

 

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /