ALUMNOS DE LA SECUNDARIA GREENBIER EN ARKANSAS RECIBEN PALETAZOS POR DEMOSTRAR CONTRA LA VIOLENCIA ARMADA 
“ES ESPANTOSA LA IDEA DE QUE EL CASTIGO CORPORAL SE USE CONTRA JÓVENES QUE PROTESTAN CONTRA LA VIOLENCIA” DIJO UNO DE LOS AFECTADOS
14143A.jpg

Tres alumnos fueron castigados por abandonar clases en la escuela secundaria de Greenbrier el miércoles 21 durante la protesta nacional contra la violencia armada, y su castigo ahora es el centro de atención pública: suspensión o recibir paletazos en el trasero si los padres así lo aprobaban.

El superintendente de las Escuelas Públicas de Greenbrier en el condado de Faulkner dice que los alumnos nunca dieron un aviso previo para que su escuela pudiera prepararse para la demostración, agregando que fueron disciplinados no por ejercer sus derechos de la 1ª Enmienda, sino por abandonar el aula.

Jerusalén Greer la madre de un alumno lo tuiteó públicamente. “Mi hijo y otros dos estudiantes salieron hoy de su escuela pública rural, muy conservadora, durante 17 minutos. Por hacerlo les dieron dos opciones de castigo. Eligieron el castigo corporal. Esta generación no está jugando. Están tomando el asunto de la violencia armada muy seriamente” escribió.

Su revelación pronto se volvió viral. El castigo corporal sigue siendo permitido en algunas escuelas y eso ha resultado sorprendente para muchos, ya que en muchos Estados (se estiman 19) está permitido aplicar castigos físicos a los alumnos en las escuelas públicas. Estos castigos, que pueden incluir golpes con una paleta, nalgadas o bofetadas, son parte del reglamento escolar, donde de manera general se dan las pautas para aplicarlos.

El hijo de Greer, Wylie, dijo que sus dos “paletazos” no lo lastimaron ni le causaron ninguna lesión. Agregó que tiene “el mayor respeto por todos los adultos involucrados, ya que simplemente hacen su trabajo”, aunque “la idea de que la violencia se use contra alguien que protestaba contra la violencia como un medio para disciplinarlos, es espantosa” señaló. “Los tres elegimos los paletazos, con el apoyo de nuestros padres”, escribió Wylie.

En la secundaria Greenbier se autoriza el castigo corporal bajo ciertas condiciones, como que el estudiante pueda refutar las acusaciones que se le hacen, que el castigo se aplique en un lugar donde los demás estudiantes no lo puedan ver ni oír, y que se haga en presencia de un testigo. Además, el código dice que el castigo no puede ser “excesivo” ni “administrarse con malicia”.

Una sentencia de la Corte Suprema de 1977 afirma que golpear a los estudiantes como reprimenda por un mal comportamiento no viola sus derechos ni va en contra de la 8ª Enmienda de la Constitución, que prohíbe los “castigos crueles e inusuales”. Así, cada Estado puede dictar sus propias normas para regular el castigo corporal en las escuelas públicas. Está permitido expresamente o no está prohibido en Alabama, Arizona, Arkansas, Colorado, Florida, Georgia, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Mississippi, Missouri, Carolina del Norte, Oklahoma, Carolina del Sur, Tennessee, Texas y Wyoming.

Por ahora en Arkansas, los distritos escolares de Fayetteville y de Little Rock han prohibido esta práctica que lamentablemente es aceptada ampliamente por muchos otros distritos. En la sesión legislativa del 2017 la senadora de Arkansas por Little Rock, Joyce Elliot (D), apadrinó un proyecto de ley para prohibir estos castigos en todo el Estado pero la propuesta ni siquiera obtuvo los votos favorables necesarios en el comité de educación.

Las organizaciones que monitorean la aplicación de estos castigos, indican que se aplican con mayor frecuencia en las áreas rurales y los estados del Sur del país.

En Texas, este se define como “infligir dolor deliberadamente mediante golpes, tablazos, azotes, bofetadas u otra forma de fuerza física como medio de disciplina”.

En Alabama, la escuela del condado de Pickens dice en su manual de conducta que el instrumento para infligir el castigo “debe ser sabiamente elegido”. Se recomienda una paleta de madera de aproximadamente 60 centímetros de largo, 8 centímetros de ancho y un centímetro de grosor. El castigo no debe incluir más de tres golpes en las nalgas”, dice el manual, al tiempo que advierte que debe ser administrado con “cuidado, tacto y cautela”.

En 2016, el entonces secretario de educación, John B. King Jr., hizo un llamado para que esta práctica fuera eliminada totalmente y dijo que “a pesar de los esfuerzos”, entre 2013 y 2014, 110.000 estudiantes alrededor del país habían recibido algún tipo de castigo corporal. Otros reportes hablan de 160.000 casos al año y otras fuentes hablan incluso de 200.000.

Según una encuesta, la mayoría de los padres que castigan físicamente a sus hijos, no están de acuerdo con que a los profesores se les permita hacerlo. 

 

Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /