UN DEPORTE MESOAMERICANO QUE MANTIENE VIVAS UNA CULTURA Y UNA LENGUA
LA PELOTA MIXTECA SE SIGUE JUGANDO TODOS LOS DOMINGOS ENTRE COMUNIDADES MIGRANTES
14162A.jpg

Cada domingo, los hombres se reúnen en un campo abierto que se encuentra dentro de una zona recreacional del valle de San Fernando, en California, y ponen gis en el suelo polvoso para dibujar las zonas usadas en un juego que ha sido un ritual semanal para muchos de ellos prácticamente desde que son niños. Cuando el trazado queda listo, forman equipos y calientan lanzándose una pelota de caucho de unos 2,5 kilogramos.

En un domingo Jorge Cruz, de 39 años, levantó en el aire un guante adornado con ornamentaciones. Volteó a ver a sus compañeros de equipo y les preguntó en zapoteco, una lengua indígena oaxaqueña: “¿Están listos?”. Después hizo rebotar la pelota en una losa de cemento para hacer el saque y la golpeó hacia el equipo rival.

Así comienza un juego de pelota mixteca, el cual se originó hace cientos de años en Oaxaca; algunos afirman que se trata de una variante de un antiguo juego mesoamericano, mientras que otros teorizan que derivó de un deporte europeo que se trajo al Nuevo Mundo. 

Sin importar su origen, no tiene como único propósito ser un pasatiempo: también es una forma de mantener viva la cultura de sus jugadores y sirve como una red para una comunidad de inmigrantes en toda la costa del oeste estadounidense. Incluso hay un torneo internacional.

Debido a que la mayoría de los jugadores de la pelota mixteca vive en comunidades donde se habla español o inglés en vez de zapoteco, es menos probable que se transmita esa lengua a los niños oaxaqueños de segunda generación en Estados Unidos.

La mayoría de los hombres que juegan pelota mixteca son inmigrantes de primera generación que fueron parte de olas sucesivas de oaxaqueños que se instalaron dentro y alrededor de Los Ángeles a comienzos de los 80. 

Para los jóvenes oaxaqueños de segunda generación en Estados Unidos, hablar lenguas indígenas en la escuela o en espacios públicos a menudo conlleva ser ridiculizados debido a los estereotipos negativos que hay sobre los México-estadounidenses. Incluso en México, el término indio conlleva un alto grado de prejuicio y una buena parte de este se traslada a los indígenas que viven en Estados Unidos.

Con todo, la pelota mixteca tampoco provee el entorno perfecto para algunos integrantes de la comunidad, ya que no se ven mujeres en el campo de juego, y si las esposas de los hombres asisten a los partidos, por lo regular terminan cuidando a los hijos mientras sus maridos juegan.

Lo que hace casi 20 años comenzó como un juego entre residentes locales de Los Ángeles ha dado paso en años recientes a un torneo internacional. Hay jugadores que viajan desde lugares lejanos como Texas y Oaxaca dos veces por año para jugar en las competencias.

La pelota mixteca se sigue jugando todos los domingos sin llamar mucho la atención, aunque ha atraído a una generación más joven de jugadores a las canchas. 

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /