A FALTA DE MURO: GUARDIA NACIONAL
Por Michel Leidermann

El 4 de abril, Donald Trump, ordenó el traslado de la Guardia Nacional a la frontera Sur del país para frenar la inmigración ilegal desde México. Trump ha acusado a México de ser demasiado blando con la caravana de mil y un migrantes centroamericanos que se dirigían hacia la frontera norte. Lo que Trump ignora o prefiere desestimar es que esa procesión –un acto simbólico realizado cada año desde 2010– terminó el 9 de abril en Ciudad de México, donde se le pidió a las autoridades que refuercen a la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados. Algunos continuaron hasta Tijuana e intentaran cruzar para entregarse a las autoridades estadounidenses y pedir asilo político.

Las reacciones al envío de militares no se hicieron esperar. En México, donde acaba de comenzar la carrera por la presidencia, la “militarización de la frontera” no dejó a nadie indiferente. “presidente Donald Trump, sepa que estamos en campaña electoral, señalando nuestras diferencias como candidatos, pero, a la hora de defender la dignidad nacional, todos hablamos con una sola voz y le exigimos respeto”, escribió la independiente Margarita Zavala. Otros aspirantes la secundaron.

Y la Cancillería mexicana agregó que la presencia militar estadounidense en los límites comunes puede vulnerar la relación bilateral. La tensión aumentó entre los dos socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) justo cuando los ministros mexicanos de Exteriores y de Economía viajaron a Washington para continuar la renegociación de ese acuerdo, condenado por Trump desde que llegó al poder.

No obstante, la movilización de la Guardia Nacional no es un suceso nuevo ni espectacular. Los Gobiernos de George W. Bush (2001-2009) y Barack Obama (2009-2017) también enviaron a la Guardia Nacional a la frontera y la retiraron después de un tiempo, al percatarse de que lo poco que ésta aportaba a la protección de la frontera. 

Es en el ámbito político donde esta ‘militarización de la frontera’ tiene mayor impacto. Por un lado, Trump no quiere frustrar las expectativas de su base votante ni perder la cara ante ella. Por eso intenta compensar mediante actos simbólicos el hecho de que el Congreso le negara los $25.000 millones solicitados para la construcción del nuevo muro, una de las principales promesas de su campaña. Por otra parte, el traslado de militares a la frontera calienta la contienda por la presidencia en México, avivando debates en torno a la identidad, el territorio y la soberanía nacional.

Sin embargo, México no ha dejado de cooperar en lo que respecta al control de la migración desde Centroamérica hacia EE.UU.. Los albergues para refugiados auspiciados por las iglesias están colmados desde hace mucho tiempo porque las personas que no logran cruzar no se devuelven a sus países de origen. Y buena parte de las que consiguen entrar a EE.UU. son trasladadas rápidamente de regreso al lado mexicano.

Asimismo, el número de arrestos por inmigración ilegal se ha reducido notablemente en el pasado reciente. La política de amedrentamiento de Trump, que es más agresiva que la de Obama, ha tenido un efecto medible. Sin embargo, los factores que llevan a los migrantes a abandonar sus respectivos países no han desaparecido: los altos índices de violencia criminal, los estragos causados por los carteles de la droga, la falta de perspectivas socioeconómicas… 

Frente a ese panorama, no creo que la Guardia Nacional pueda disuadirlos de intentar conquistar el “sueño americano”. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /