TRAS NEGARLO, TRUMP ADMITE QUE PAGÓ A SU ABOGADO PARA SILENCIAR A LA ACTRIZ PORNO STORMY DANIELS
CUANTAS MÁS CONTRADICCIONES HAYA MÁS POSIBILIDADES HAY QUE EL JUEZ FEDERAL QUE TIENE LLAME A DECLARAR A TRUMP Y DANIELS
14268A.jpg

Donald Trump estaba al tanto del acuerdo de confidencialidad con la actriz porno Stormy Daniels y además fue él quien pagó los $130.000 para comprar su silencio. Esta asombrosa revelación la hizo a millones de televidentes en una entrevista en Fox News el miércoles 2, nada menos que Rudy Giuliani, que hace solo dos semanas se unió al equipo legal que asesora al presidente. La versión de Giuliani básicamente deja de mentirosos a su propio cliente, Donald Trump, y al abogado personal de este, Michael Cohen.

Trump confirmó las palabras de Giuliani el jueves 3 por la mañana en tres tuits, donde señaló que entregaba un anticipo mensual a Cohen, desligado de la campaña electoral, a través del cual, su abogado pagó un acuerdo de confidencialidad que tenía como fin "acabar con las falsas y extorsionadoras acusaciones" de la actriz. No toca por qué mintió sobre esto ya que Trump aún niega cualquier relación con Stormy Daniels.

Giuliani, exalcalde de Nueva York y excandidato presidencial republicano y uno de los primeros en apoyar de Trump, comparecía en calidad de abogado del presidente, después de que el pasado 19 de abril se anunciara que se sumaba al equipo legal de Trump para hacer frente a la investigación del fiscal especial Müller por la injerencia rusa en las elecciones presidenciales.

Giuliani dijo en la entrevista que el pago a la actriz porno Stormy Daniels “no era dinero de campaña”. La aclaración es pertinente, pues este puede ser el embrollo legal más claro en el que se ha visto envuelto Trump. Pero a continuación dice: “Lo canalizaron a través de una firma de abogados y el presidente lo reembolsó en un periodo de varios meses”.

Donald Trump y Stormy Daniels (cuyo verdadero nombre es Stephanie Clifford) tuvieron un encuentro sexual supuestamente en 2006. Trump lo niega. Diez 10 años después, poco antes de las elecciones, el abogado personal de Trump, Michael Cohen, pagó a Daniels $130.000 en nombre de un cliente para que no hablara sobre ese encuentro. Trump no firmó personalmente el acuerdo (la firma está en blanco) que lo hace válido. Hace tres meses, Daniels demandó a Cohen y a Trump para que el acuerdo sea declarado nulo y ella poder hablar públicamente sobre el asunto.

Trump nunca se había referido a este tema hasta que el pasado 6 de abril un reportero le preguntó en el avión presidencial Air Force One, si sabía del pago a Stormy Daniels. “No”, contestó tajante. Otro le preguntó si sabía de dónde había salido el dinero. “No, no lo sé”, dijo. Y añadió que eso había que preguntárselo a Michael Cohen porque era su abogado.

La estrategia de Michael Cohen para proteger a Trump siempre ha sido decir que el presidente no sabía nada, que el dinero lo pagó él y que no fue reembolsado por Trump, ni por sus empresas ni por la campaña. Pero lo más grave de este asunto ahora, es la posibilidad de que ese dinero, al servir para favorecer la imagen del candidato, sea considerado una donación a la campaña no declarada, lo que es un delito.

Esa parecía ser la aclaración que Giuliani quería hacer aún a riesgo de dejar de mentirosos a Trump y a Cohen. Es importante porque hay una investigación del FBI en marcha sobre estos pagos, cuya primera consecuencia ha sido una incursión en las oficinas y domicilio de Cohen

El abogado de Daniels, Michael Avenatti, con esta demanda, pretende interrogar al presidente en sede judicial. Cuantas más contradicciones haya en la versión de la otra parte, más posibilidades tiene de que el juez federal que tiene el caso en sus manos en Los Ángeles, llame a declarar a los implicados: Trump y Daniels.

Dos horas después de las revelaciones de Giuliani, Avenatti se presentó en un programa de CNN para decir que el público debería estar “asqueado” de “las mentiras durante tres meses”. En Twitter, añadió: “Trump mintió descaradamente. No descasaremos hasta que se haga justicia”. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /