EL ORIGEN DE LAS TARJETAS ROJA Y LA AMARILLA DEL FÚTBOL 
14484A.jpg

La hostilidad en el campo de juego al inicio de la década de los 60 había llevado al futbol a una situación incontrolable. En más que un partido se libraba en la cancha una guerra a muerte que terminaba con lesionados en el hospital sudados de odio.

Símbolo de aquello fue el Mundial del 62 en Chile. En el partido inaugural entre la Unión Soviética y Yugoslavia, hubo golpes y hasta jugadores fracturados.

Algo similar ocurrió en el partido de Alemania contra Italia; en el de Checoslovaquia contra España (donde el arquero quedó inconsciente por unos minutos tras recibir una patada en la cabeza); y en el de Argentina contra Bulgaria (con varios jugadores gravemente lesionados).

Como si eso fuera poco, Chile e Italia se enfrentaron en el partido que pasó a la historia como “La Batalla de Santiago”. 

Patadas, puñetazos, y hasta policías en la cancha. La selección chilena ganó 2 a 0, en un partido cuestionado duramente por su arbitraje, a cargo de Kenneth Aston, el mismo que, impactado por la brutalidad en la cancha, terminaría inventando el sistema de tarjetas que fue estrenado en el Mundial de México de 1970.

Aston dejó de arbitrar en 1963 y pasó a ser miembro de la Comisión de Árbitros de la FIFA en 1966 (de la cual fue presidente de 1970 a 1972). Desde esa posición le tocó enfrentar nuevamente un escándalo cuando se enfrentaron Argentina e Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de 1966. El árbitro del partido, el alemán Rudolf Kreitlein, tuvo que salir escoltado por la policía británica luego de expulsar al capitán argentino Antonio Rattín en el minuto 36.

Kreitlein cobró una falta a favor de Inglaterra, Rattín protestó y fue expulsado. “Me miró con mala intención. Por eso me di cuenta de que me había insultado”, dijo Kreitlein. El problema es que ni el árbitro entendía español, ni el argentino hablaba inglés o alemán.

Rattín se negó a abandonar el terreno de juego, argumentando que no entendía lo que el árbitro le decía. El partido estuvo detenido más de 10 minutos hasta que un traductor saltó al césped de Wembley y le explicó a Rattín lo que estaba ocurriendo, provocando la furia del argentino.

Probablemente hoy alguien opinaría que para insultar a otro no es necesario hablar el mismo idioma. O que entender un gesto de expulsión tampoco es un problema de palabras. Pero cuando la furia enceguece, es mejor que las reglas estén absolutamente claras y las amonestaciones a los jugadores por parte del árbitro no sean verbales.

Kenneth George Aston, que en ese momento era responsable de todo el arbitraje para la FIFA, empleó su capacidad negociadora para tranquilizar al expulsado capitán argentino y evitar la suspensión del encuentro.

A esa altura, el inglés tenía claro que había que crear un mecanismo para disuadir las agresiones y sancionar a los rebeldes. Y, aparentemente, un semáforo le dio la respuesta. “Mientras conducía por Londres, el semáforo se puso en rojo y pensé: ‘Amarillo’, puedes aún pasar; ‘Rojo’, significa alto, fuera del campo.” Ese fue el momento en que, se le ocurrió la idea de utilizar las tarjetas amarilla y roja en los partidos de fútbol.

Aston fue presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA y murió el 23 de octubre de 2001 a los 86 años, reivindicando su pasión por el fútbol. “El fútbol es una obra dramática en dos actos, con 22 actores y un director de escena: el árbitro. No existe guion, nunca se sabe cómo terminará, pero lo más importante es divertirse y divertir” dijo en una ocasión.

El sistema de tarjetas rojas y amarillas fue utilizado por primera vez en el Mundial de México en 1970. 

 

Edición de esta semana
LOS ASOMBROSOS PECES DE TANIA PÓO
Por Michel Leidermann
Al visitar el sábado 11 en el Jardín Bernice de Little Rock el evento de “Tacos y Tianguis” organizado por El Zócalo, Centro de Recursos para Inmigrantes, me encontré con la agradable sorpresa de descubrir un tipo de arte en papel que yo desconocía hasta la fecha. Otros asistentes también decían ¡Qué padre…! al admirar los hermosos peces de color que no parecen hechos de papel.   / ver más /
La idea de celebrar el Día del Padre se originó en 1909, cuando una mujer, Sonora Louise Smart, nacida en Jenny Lind, condado de Sebastian, Arkansas en 1882, propuso la idea. Ella quería homenajear a su papá, William Jackson Smart, quien sirvió como sargento en el regimiento de artillería de Arkansas (Union’s First Arkansas Light Artillery) durante la Guerra Civil. La familia se trasladó posteriormente en 1887 cerca de Spokane, Estado de Washington.   / ver más /
A medida que Arkansas sufre inundaciones y daños históricos, la Procuradora General, Leslie Rutledge, advierte a los residentes que tengan cuidado con los estafadores de seguros contra inundaciones que intentarán robarle su dinero en medio del caos.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los profesionales médicos de Arkansas y todo el país están de acuerdo en que nos enfrentamos a una enorme escasez de médicos y enfermeras. Por lo general, las enfermeras son la primera persona que un paciente ve, la persona que ordenará sus medicamentos a la farmacia, la persona que lo “seguirá” cuando el tratamiento esté completo.   / ver más /