LA LASTIMOSA EXPLOTACIÓN DE MUCHAS MONJAS AL SERVICIO DEL CLERO MASCULINO EN LA IGLESIA CATÓLICA
ES LA VIDA DE MUCHAS MONJAS QUE ESTÁN SOMETIDAS A UNA VIDA DE SERVIDUMBRE CONFUNDIDA CON LA VIDA DE SERVICIO
14562A.jpg

Un artículo del diario oficial del Vaticano revela cómo muchas monjas están sometidas a una vida de servidumbre. Según el director de la publicación, es una señal de que las cosas “sin duda, van a cambiar”.

Algunas sirven en los aposentos de los obispos o cardenales. Otras trabajan en las cocinas de las congregaciones de la Iglesia. Algunas se levantan al amanecer para preparar el desayuno y no se acuestan hasta que la cena esté servida, la casa arreglada y la ropa lavada y planchada. Ninguna tiene horario ni paga fija que, en caso de existir, pudiera considerarse digna y proporcional al servicio que brindan.

Pero es aún peor: no son reconocidas como pares, ni se les permite ejercer otros oficios para los que están capacitadas y se les ignora sus derechos.

Esa es la vida de muchas monjas que están sometidas a una vida de servidumbre, mayoritariamente al clero masculino de la Iglesia católica, según el artículo publicado en la revista mensual Donne, Chiesa, mondo (Mujeres, Iglesia, mundo) de L’Osservatore Romano, el diario oficial del Vaticano que reconoció que “evidentemente, es una mentalidad machista” y que “tiene que cambiar”.

La periodista en temas religiosos Marie-Lucile Kubacki entrevistó para su artículo a varias religiosas que -usando seudónimos- denunciaron condiciones económicas y sociales injustas, así como las presiones psicológicas y espirituales que enfrentan.

Sor María, por ejemplo, revela que muy rara vez son invitadas a compartir en la mesa de comida. “¿Cómo puede un clérigo querer que su hermana le sirva la comida y luego la mande sola a comer a la cocina?”, se pregunta.

Otra religiosa que ocupa un alto cargo en la iglesia y asume el nombre de sor Paula señala que muchas de ellas no tienen contratos formales con los obispos, las escuelas, parroquias o congregaciones para las que trabajan, por lo que “le pagan poco o nada”.

En el caso de muchas que llegan del extranjero -de África, Asia y América Latina- están pagando una deuda que tienen con la congregación religiosa a la que pertenecen. En algunos de estos casos, se debe a que la institución cuidó de la madre enferma o porque facilitó que un hermano pudiera completar sus estudios superiores en Europa.

Pero, más allá del tema del dinero y de las oportunidades perdidas, la mayor queja es la falta de reconocimiento de su aporte a la Iglesia y de su presencia en ella. Las religiosas sienten que se hace mucho por valorar la vocación masculina, pero muy poco por la femenina.

“Detrás de todo esto, todavía y por desgracia, está la idea de que la mujer vale menos que el hombre. Sobre todo que el sacerdote lo es todo, mientras que la monja no es nada en la Iglesia”, anota la periodista.

El papa Francisco ha mencionado en varias ocasiones la necesidad de valorar el papel de la mujer en la Iglesia. La última vez fue en la introducción de un libro que será publicado pronto bajo el título “10 cosas que el Papa Francisco dice a las mujeres” donde subraya que el servicio no debe ser confundido con la servidumbre. 

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /