AMAMANTAR EN PÚBLICO YA ES LEGAL EN LOS 50 ESTADOS DE EE.UU. 
VA ACORDE CON LO QUE RECOMIENDA LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD QUE DEFIENDE LA LACTANCIA NATURAL
14652A.jpg

Amantar a un bebé en público es un comportamiento que enfrenta a aquellos a los que les produce pudor que una mujer amamante en un parque o en un restaurante y los que defienden la libertad de la mujer y la lactancia materna como algo natural y que no importa dónde se haga. 

Aunque es difícil cambiar la opinión de aquellos que están en contra, ahora todas las mujeres estadounidenses podrán defenderse cuando sean atacadas por lactar en público: ya es legal hacerlo en todos los 50 Estados tras su aprobación y entrada en vigor de dos leyes en Utah e Idaho. 

En Utah, a pesar de la modificación requerida referente a si se permitía que se vieran o no los pechos y pezones de la madre, por parte de los más conservadores y críticos, finalmente, la ley salió adelante: “Todas las mujeres podrán dar de mamar en sitios públicos”. Pero enseñar el pecho sigue estando prohibido.

Por su parte, en Idaho la decisión fue más fácil. La ley fue apoyada de manera unánime por el Congreso y el Senado en marzo y entró en vigor en julio. La regulación ha tardado 15 años en aprobarse, debido a aquellos temerosos de que las mujeres se “saquen el pecho y amamanten a sus bebés en cualquier parte”. Para muchos políticos de Idaho, esta situación de desprotección para las mujeres era incomprensible y defendían que hay que tener una actitud proactiva para que la ley ampare el vínculo natural y los beneficios para la salud de madre e hijo de la lactancia materna. 

Para muchos, ya era hora de que EE.UU. se uniera a otros países más avanzados como el Reino Unido, donde la lactancia materna está garantizada en cualquier lugar desde 2010;  en Italia, que en 2017 comenzó a redactar una ley al respecto, o en Australia, donde está legalizada desde 1984. 

Muchas mamás en las redes sociales mostraron su satisfacción: “Hoy, en julio de 2018, finalmente hemos acordado dejar de sexualizar los cuerpos de las mujeres lo suficiente como para permitirles alimentar a sus bebés dónde quieran”. 

La norma va acorde con lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, que defiende la lactancia natural “en cualquier lugar y en cualquier momento”. Y que se debe amamantar de forma exclusiva los primeros seis meses del recién nacido, siempre que sea posible, y hasta los dos años de forma complementaria.

La leche materna es, sin duda, el mejor alimento infantil que existe; es el más equilibrado y contiene todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del recién nacido. Pero, además, también tiene beneficios para su sistema inmunológico y su salud a largo plazo (por ejemplo, previene de la obesidad y favorece un mayor coeficiente intelectual).

Además de crear un vínculo maravilloso con el bebé y de ser la mejor forma de alimentar a un hijo, la lactancia materna puede tener otros beneficios para la salud de la madre.

Favorece la recuperación tras el parto: amamantar reduce la cantidad de sangrado y promueve la contracción del útero favoreciendo su regreso a tamaño habitual, lo cual facilita el regreso a la normalidad tras el parto y previene la anemia.

Facilita la pérdida de peso: la lactancia necesita 500 calorías diarias que se emplean en el proceso de producción de leche materna, así las madres que amamantan pueden recuperar con facilidad su peso y silueta tras el parto.

Previene el cáncer de mama y ovario: la menor exposición a estrógenos que hay durante la lactancia, así como la demora en la aparición de la ovulación que produce el amamantamiento, podrían disminuir el riesgo de cáncer de mama así como de ovario que están vinculados a las hormonas circulantes en el cuerpo.

Disminuye el riesgo de sufrir osteoporosis: durante la lactancia aumentan los niveles de calcio en la sangre necesarios para la producción de leche materna. Por ello, el calcio consumido se absorbe en mayor proporción y a largo plazo disminuye la probabilidad de osteoporosis.

Beneficios psicológicos: durante la lactancia se libera oxitocina en el cuerpo de la madre que tiene un efecto calmante al reducir el estrés, esto hace que la mamá pueda adaptarse mejor a su nueva vida con un bebé y además, quita ansiedad, angustia y nerviosismo.

Menor riesgo de hipertensión: un reciente estudio ha comprobado que el amamantamiento puede reducir a largo plazo el riesgo de hipertensión en la madre y a mayor tiempo de lactancia, mayores efectos preventivos.

Por último, es importante señalar que la Academia Americana de Pediatría afirma que la lactancia no es una cuestión de estilo de vida de las familias, sino un asunto de Salud Pública, en la que toda la sociedad debe participar para protegerla. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /