EL CRISTIANISMO FABRICÓ LA FIGURA DE SATANÁS PARA COMBATIR LAS RELIGIONES GRIEGA Y ROMANA
LE AGREGA CUERNOS AL DIABLO REPRESENTADO COMO MEDIO HOMBRE, MEDIO CABRA, CON CUERNOS Y QUE SEDUCE A LAS JÓVENES
14656A.jpg

Satanás no siempre apareció como un ser horripilante, mezcla de hombre y animal. A lo largo de la historia, se observa una similitud entre diversos períodos políticos y sociales y las representaciones del diablo en cada momento.

En el campo de las artes pictóricas, escultóricas o literarias, el intento de esbozar una imagen del diablo muestra contradicciones y continuaciones en diferentes formas de representarlo, que se superponen sin ningún criterio claro y aprehensible.

Hasta el siglo XI casi siempre fue retratado con apariencia humana. En Occidente, a partir del año 1000, el diablo comienza a ser representado con apariencia grotesca y monstruosa, entre humano y animal, como un monstruo dotado de cola, orejas animalescas, barba y pies de chivo y cuernos, adquiriendo también alas de murciélago.

Ese diablo feo, con forma terrorífica y diabólica, hace su ingreso en el mundo cristiano con el Apocalipsis de San Juan Evangelista.

Se inicia a partir del siglo XI un proceso de sistematización dogmática de la figura del diablo que intenta reunir tanto la teología como las representaciones sociales del período y al mismo tiempo va al socorro de las necesidades políticas en un mundo medieval que empieza a desmoronarse, dando testimonio de la lucha teológica y política, muchas veces violenta, que hace emerger poco a poco la figura de un señor terrible, que subyuga a los hombres y mujeres en la maldad.

La imagen del diablo emerge lentamente en el proceso de consolidación del poder papal y del rey como baluartes de fortaleza, capaces de resistir a un dios de la maldad cada vez más poderoso y antagonista de la paz y del orden en la cultura popular de supersticiones y paganismo.

La llegada del cristianismo a los países celtas, en el norte de Europa, contribuyó a reforzar esa imagen, parecida a la del dios Cernunnos de los griegos, consecuencia de que el cristianismo para combatir las religiones griega y romana le agrega cuernos al diablo por el dios griego Pan, una figura representada como medio hombre, medio cabra, que seduce a las jóvenes. Y le da un tridente para combatir a Poseidón, el dios griego de los mares -Neptuno para los romanos-.

De origen hebreo, la palabra “satanás” significa acusador o adversario. Sus usos más antiguos, por lo tanto, no aluden a una figura opuesta a Dios, mucho menos a alguien que personifica el mal, sino simplemente un acusador, lo que hoy se podría llamar un promotor de justicia.

Las palabras diablo y demonio son un legado de la influencia griega sobre el cristianismo. El demonio (o daimón) significa fuerza, impulso y pasó a ser identificada como fuerza negativa. El diablo (diabolos) es el divisor, el que causa división.

En cuanto a la cultura hebrea, que influye directamente a la cristiana, es el diablo, asumiendo la forma de una serpiente, quien tienta a Eva en el Génesis

En Egipto antiguo estaba el monstruo Ammut, un híbrido de cocodrilo, leopardo e hipopótamo. La cultura mesopotámica también tenía referencias a seres de facciones bestiales.

La vida humana estaba siempre bajo amenaza, la muerte era una guía constante y los moribundos se preguntaban si les esperaría la vida eterna después de la muerte o las torturas del infierno. 

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /