​FÚTBOL: ​LA VIEJA AMÉRICA​ VS.​ LA NUEVA EUROPA
MÁS QUE FRACASO LATINOAMERICANO HAY UN TRIUNFO EUROPEO
14810A.jpg

El fútbol latinoamericano fue el gran ausente de la fase decisiva del Mundial Rusia 2018. Ahora muchos nos preguntamos por qué.

Se suele hablar de la improvisación latina, pero hay selecciones cuyos procesos, honestos y ordenados, llevan años: Pékerman en Colombia y Tabárez en Uruguay repitieron Mundial; Tite era supuestamente el salvador de Brasil con su organización y su sapiencia técnica.

Se suele hablar del método y el agasajo con que los europeos preparan a sus jóvenes, y es probable que estén dando resultados. 

Y se puede hablar de estilos: varios equipos sudamericanos tienden a jugar el fútbol con intentos de tener la pelota y manejar el juego y sostener la ofensiva, pero fueron derrotados casi siempre por equipos que prefieren amontonarse atrás, defender como mastines y contraatacar como galgos. 

Por eso creo que, más que fracaso latinoamericano, lo que hubo fue un triunfo europeo.

La televisión cambió las formas de aprender a jugar: hasta hace unos años un chico solo podía copiar lo que le veía hacer a su hermano y sus vecinos. Ahora esos chicos pueden ver en sus teles e imitar a los astros del balompié. 

América Latina se convirtió, hace dos o tres décadas, en gran exportador de futbolistas. El proceso se precipitó con la apertura del mercado futbolero europeo y el aporte de fortunas de la televisión.

Así que ahora el fútbol tiene su centro indiscutido en cinco países de Europa occidental: Inglaterra, España, Italia, Alemania, Francia. Cuando el mundo quiere ver buen fútbol ve al Madrid, el Barcelona, la Juve, el Bayern, el PSG o los Manchester; los mejores futbolistas quieren jugar allí. Y eso, por supuesto, crea escuela.

Pero hasta ahora ese proceso de concentración de la riqueza futbolística se daba en los clubes que podían comprar a los mejores futbolistas, pero ahora las selecciones europeas ya hacen lo mismo.

El método más brutal es la captación directa: Sterling, el delantero de Inglaterra nació en Jamaica; Umtiti, el defensor de Francia, en Camerún. 

Pero la más común es la migración de los padres. Diecisiete de los 23 jugadores de la selección francesa descienden de inmigrantes africanos. En la selección belga, son casi el 48% y en la inglesa, el 48%.

Y una ventaja comparativa: el fútbol es, para muchos emigrados, la única chance de cambio de condición. ​​

 

Edición de esta semana
UNA PROFESIÓN DE SERVICIO AL PRÓJIMO Y SATISFACCIÓN PERSONAL QUE PUEDE SALVAR VIDAS
EL LATINO entrevistó a tres técnicos latinos bilingües de emergencias médicas (EMT) para aprender sobre sus experiencias y perspectiva personal sobre su trabajo en el Metropolitan Emergency Medical Services (MEMS).    / ver más /
CELEBRARON LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO EN CONWAY... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
No entiendo por qué las personas temen y/o odian a otras que son diferentes a ellos. ¿No somos todos diferentes, incluso cuando compartimos el mismo color de piel, religión, cultura o herencia?   / ver más /