Troles de Little Rock y North Little Rock llegarán hasta el Centro Presidencial Clinton
Por Michel Leidermann
1559A.jpg
En Little Rock la capital de Arkansas, los tranvías por riel funcionaron hasta la Navidad de 1947, mientras que otra red de tranvías en North Little Rock cesó su servicio en 1939.
Ahora, los tranvías o troles han vuelto a ambas ciudades, enlazadas por un puente sobre el río Arkansas, bajo la forma del nuevo RiverRail.
A mediado de los 90s, Little Rock decidió revitalizar el centro de la ciudad que bordea el río Arkansas. Hoteles, un centro de artes, y un centro de convenciones nuevos, fueron construidos en el descuidado centro o downtown de la capital. Al mismo tiempo, North Little Rock quiso reactivar su histórica calle principal con más negocios y más actividad.
Después de la puesta en servicio de troles similares en la ciudad de Memphis y del éxito de los tranvías que ya funcionaban en San Francisco, Portland y New Orleans, se realizó un estudio para ver la posibilidad de traer toles nuevamente a Little Rock.
La Administración central del tránsito de Arkansas (CAT), la operadora de los autobuses públicos en la región, participó en el planeamiento. Se determinó que los troles serían de hecho un atractivo para el continuado desarrollo de ambas ciudades.
En el 2000, la ingeniería y el planeamiento detallado del sistema, habían sido completados, y CAT estaba lista para seguir adelante y firmar los contratos para los troles y para la construcción de los rieles uniendo ambas ciudades.
En Little Rock, la línea va en sentido del reloj por las calles Markham, Commerce, 2da y Spring, mientras que en North Little Rock, la línea va contrarreloj por la izquierda del ayuntamiento de North Little Rock y las calles 7ma, Maple (donde hay muchas casas históricas) y Broadway, terminando nuevamente en Main.
El proyecto costó en última instancia $19.5 millones (con 80% del total pagado por fondos federales para transporte), sólamente algo excedido del presupuesto original.
Los troles cuestan $750,000 cada uno, tienen aire acondicionado, y frenos magnéticos especiales para emergencias. Los tres primeros tranvías llevan los números 408, 409 y 410, continuando con la numeración de los antiguos tranvías de Little Rock. Los dos troles recién llegados para servir la ruta ampliada, llevan los números 411 y 412.
La construcción de la extensión de los rieles de casi 1/4 de milla y a un costo adicional de alrededor de $7.6 millones incorporando paradas en el Centro Presidencial y Biblioteca Museo Bill Clinton, así como en la sede del Heifer Internacional, organización que trata de aliviar el hambre en el mundo con ayuda y capacitación de campesinos, está a punto de terminarse y CAT espera comenzar los nuevos servicios a fines de enero del 2007.
Más allá del 2007, hay planes grandiosos para ampliar el servicio hasta el Capitolio del Estado, al distrito comercial del Centro medio (University Ave.) y posiblemente, hasta la Central High School, local de uno de los sitios más importantes en la historia de los derechos civiles de Arkansas y de los EUA y que esta remodelando su museo recordando los hechos de la integración racial en esa escuela en los años 1957-58. El precio del boleto es de .50¢ para personas de 5 años en adelante, gratis para niños menores de 4 años y .25¢ para mayores de 65 años
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /