EL FISCAL ESPECIAL ROBERT MUELLER EXPLICA POR QUÉ NO ACUSÓ A TRUMP DE UN DELITO FEDERAL
AFIRMA QUE NO PODÍA HACERLO POR LIMITACIONES DEL DEPARTAMENTO DE JUSTICIA Y AVIVA LAS LLAMADAS AL JUICIO POLÍTICO CONTRA TRUMP
15645A.jpg

El fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, evitó el miércoles 29 en una conferencia de prensa, exonerar a Donald Trump del delito de obstrucción a la justicia y ha recalcado que acusar al presidente “no era una opción” que se pudiera plantear en su informe de 400 páginas, debido a la doctrina jurídica estadounidense, según la cual no se puede imputar a un presidente en el cargo. 

Agregó que la Constitución requiere un proceso distinto para acusar al mandatario, un camino que comienza en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes y debe continuar en el Senado y avivó el debate entre los demócratas, sobre si hay base para proceder a la destitución de Trump.

La llamada trama rusa aborda la injerencia electoral de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, así como la posible avenencia entre el entorno del entonces candidato Trump y Rusia en una maquinación que tenía como objetivo favorecer la victoria del republicano frente a la candidata demócrata Hillary Clinton. 

Mueller, un reputado jurista de 74 años, asumió el caso en mayo de 2017 por decisión del entonces fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, como una forma de proteger la independencia de la investigación después de que Trump despidiera al jefe del FBI, James Comey, lo que avalaba las sospechas contra el presidente por un posible delito de obstrucción a la justicia.

Después de más de 20 meses de pesquisas, el informe final de Mueller, hecho público el pasado abril, confirmó una operación de interferencia electoral a gran escala por parte de Rusia. 

La investigación no halló pruebas suficientes de que ningún estadounidense o colaborador de la campaña de Trump conspirara con Moscú, pero la conclusión sobre el presunto cargo de obstrucción resultó mucho más ambigua, ya que no hizo una acusación formal, pero tampoco exculpó al presidente. Se limitó a describir una decena de episodios que involucraban al mandatario y que podían convertirse en material de acusación y dejó la decisión en manos del Departamento de Justicia (DOJ).

“Si hubiésemos tenido confianza en que el presidente claramente no cometió delito, lo habríamos dicho. Sin embargo, no determinamos si el presidente lo cometió”, ha señaló Mueller en poco más de 9 minutos, en conferencia en la que no aceptó preguntas. 

Ha recordado que el informe ya habla de esa limitación jurídica. “Un presidente no puede ser imputado de un delito federal mientras está en el cargo. Es inconstitucional. Incluso si los delitos están velados de la opinión pública, está prohibido. La oficina del fiscal especial es parte del Departamento de Justicia y su regulación estaba limitada por esa política. Acusar al presidente de un delito no era, por tanto, una opción que pudiésemos considerar”, explicó Mueller.

Mueller señaló que “La Constitución requiere un proceso distinto del sistema de justicia penal para acusar a un presidente en activo de una mala acción”, y añadió que, en su opinión, “sería injusto acusar a alguien de un delito cuando ningún tribunal puede resolverlo”. 

En 1998, sin embargo, con el juicio político a Bill Clinton, el fiscal especial, Kenneth Starr sí presentó 11 cargos de perjurio, obstrucción a la justicia y abuso de poder que sirvieron de base para abrir el proceso de destitución del demócrata.

Las palabras de Mueller contradicen al fiscal general de Estados Unidos, William Barr, quien sostuvo que la doctrina sobre la inimputabilidad de un presidente no había tenido influencia en la decisión de Mueller de no plantear una acusación formal. También marcan su distancia de Barr, quien ha considerado claramente a Trump inocente de obstrucción.

Mueller advirtió que su comparecencia en el Congreso no servirá para ampliar lo que establece su informe y lanzó una advertencia sobre los intentos de interferencia electoral por parte de Rusia. “Esa acusación merece la atención de todos los estadounidenses” dijo.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara, el demócrata Jerry Nadler, señaló que corresponde al Congreso investigar y determinar lo que Mueller no pudo hacer “Dado que el fiscal especial Mueller no pudo presentar cargos criminales contra el presidente, corresponde al Congreso responder a los crímenes, las mentiras y otras irregularidades del presidente Trump, y lo haremos. Nadie, ni siquiera el presidente de los Estados Unidos, está por encima de la ley” afirmó en un comunicado de prensa. 

 

Edición de esta semana
“SACAL: UN MEXICANO UNIVERSAL” UNA EXHIBICIÓN EN LITTLE ROCK, DESTACA ALGUNAS DE LAS OBRAS DEL ARTISTA MEXICANO JOSÉ SACAL 
El escultor mexicano José Sacal falleció en octubre después de una trágica enfermedad, dejando atrás una enorme obra que consiste en pequeñas esculturas de exhibición y monumentales exhibiciones de arte público.   / ver más /
EL AÑO PASADO, ARKANSAS SE UBICÓ TERCERO EN EL PAÍS CON LA TASA RÉCORD DE 37.1%   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Todo país debe vigilar sus fronteras y hacer cumplir sus leyes.   / ver más /