Ley limitará venta de medicinas usadas para fabricar metanfetamina
Proyecto de ley nacional limitaría la libre venta de medicinas contra el resfrío y la tos que contienen sustancias para preparar metanfetamina.
157A.jpg
El congresista por el tercer distrito de Arkansas, John Boozman, está tratando de convencer a sus colegas legisladores nacionales para que aprueben un proyecto de ley que limite en todo el país, la venta de medicamentos que contienen sustancias usadas para preparar metanfetamina.
Boozman dijo que ya era hora que se hiciera algo para detener o por lo menos reducir la producción clandestina de esta droga a partir de medicamentos que contienen la materia prima.
Los laboratorios clandestinos se han convertido en una verdadera plaga en razón de la facilidad para conseguir los ingredientes y del método casero relativamente simple para fabricar la droga.
Además la ley incluiría planes de educación, prohibición y tratamientos asociados con el abuso de metanfetamina, la que a menudo es destilada a partir de medicinas contra el resfrío que se venden sin receta médica, y que contienen ingredientes como la efedrina y la pseudoefedrina.
Igualmente el combatir el uso y fabricación de la droga, ocupa demasiado tiempo de las fuerzas del orden y es un desastre ecológico por los daños al medio ambiente que causan los productos químicos usados para su fabricación. También son comunes las explosiones causadas por la combinación de los peligrosos productos químicos usados para su destilación.
La propuesta de ley es que los medicamentos que contengan estos ingredientes básicos, sólamente puedan ser vendidos con receta médica y después de que el comprador haya presentado sus documentos de identificación y se haya inscrito en un registro de compradores de tales productos. Además no se vendería más de 7.5 gramos (equivalente a unas 250 tabletas de 30 miligramos cada una) dentro de un período de 30 días a cada comprador. Esto evitaría las compras. Los senadores Dianne Feinstein demócrata de California y Jim Talent republicano de Missouri, están copatrocinando este proyecto de ley. La propuesta de ley nacional del representante Boozman de Arkansas, ya recibió aprobación del Comité Legislativo el pasado martes 26 de julio y pasará ahora a la Cámara en pleno.
La metanfetamina que se consume en los EUA, se fabrica principalmente en laboratorios caseros que aparecen por decenas en las zonas rurales y en ciudades pequeñas como las que existen en Arkansas. Está formado por fenedrina, una sustancia que se encuentra en los medicamentos contra la tos o la gripe, y que se disuelven con productos como el amoníaco.
El Laboratorio Criminal de la policía de Arkansas, informó que se descubrieron 1,208 laboratorios clandestinos en el 2003, cantidad muy superior a los 24 laboratorios decomisados en 1995. El número de laboratorios no descubiertos por las autoridades, podría ser dramáticamente superior.
En relación al número de residentes en el estado, Arkansas y Missouri tienen el mayor número de laboratorios descubiertos en todo el país.
La Ley 256 del 2005 de Arkansas que tomó vigencia el 24 de marzo pasado y que clasifica los medicamentos que contienen seudoefedrina y efedrina (algunos nombres comerciales son Suadafed y NyQuil), como sustancias controladas de acuerdo a la Tabla V de medicamentos, exige que estos medicamentos en forma de pastillas o tabletas sean dispensadas únicamente por los farmacistas.
Esta clasificación en la Tabla V obliga a que estas medicinas sólo sean vendidas por un farmacista luego de identificar al comprador y de inscribirlo en un registro, afín de dificultar la compra de medicamentos que contienen esta sustancia la que sirve de base para la fabricación de metanfetamina.
Las cápsulas gelatinosas son menos populares que las pastillas duras por parte de los drogadictos, pues requieren de un proceso adicional y más complicado para extraer la seudofedrina en la fabricación de metan-fetamina.
Igualmente la Junta de Salud de Arkansas rechazó a fines de julio el retirar de los anaqueles al alcance del público, las medicinas que contienen seudofedrina en forma de cápsulas gelatinosas o líquida. La Junta había recibido una petición para que este tipo de medicinas también cumplieran con las normas de la Ley 256.
En el caso de Arkansas y desde que se promulgó la ley en marzo pasado, los descubrimientos de laboratorios clandestinos se han reducido en más de la mitad de acuerdo al Laboratorio Criminal estatal. En abril del 2004 hubo 142 allanamientos comparado con 68 el mismo mes este año. Para mayo, la comparación también es favorable con 106 en el 2004 y 42 en el 2005.
Esta Ley 256 de Arkansas se asemeja mucho a una ley similar promulgada recientemente en Oklahoma, y que ha tenido gran éxito en la reducción de laboratorios clandestinos, rebajando en casi 80% el número de laboratorios detectados, en un sólo año de vigencia.
Hasta la fecha se sabe de 37 estados en todo EUA que tienen leyes regulando la venta o posesión de medicamentos que contengan seudoefedrina, pero Arkansas es uno de 13 estados en que el paciente debe ir hasta la ventanilla y hablar con el farmacista para poder comprar el medicamento.
Expertos nacionales en la rehabilitación de drogas, han señalado que un esfuerzo serio para disminuir el consumo de metanfetamina debe incluir programas de tratamiento y de rehabilitación y no sólo de sentencias estrictas a los usuarios y fabricantes.
Esto naturalmente requerirá de más fondos a través de la Administración de Cumplimiento de Leyes Contra las Drogas (DEA), y de que todos los casos de laboratorios clandestinos sin excepción, sean informados a la DEA, cosa que no se hace actualmente por la falta de personal en los departamentos de policía y por el enorme número de documentos que deben llenarse en cada caso.
La metanfetamina se desarrolló en el Japón en 1919, fue estudiada en Alemania en 1938 y se utilizó por primera vez para contrarrestar la fatiga entre los soldados durante la Segunda Guerra Mundial.
Llegada la paz se comercializó ampliamente con los nombres de Maxitron y Metedrina. A raíz de su inclusión en las listas de sustancias internacionalmente controladas, apareció en el mercado negro en forma de clorhidrato de metanfetamina.
Inicialmente compartió uno de los nombres genéricos propios de su predecesora en Norteamérica, speed y más tarde recibió el término específico de crank. Simultáneamente apareció en el mercado negro del continente asiático, pero no como clorhidrato sino en forma pura y bajo los apelativos de Shabu o Sharon. Cuando llegó pura y cristalizada a los EUA recibió su nombre callejero más conocido en la actualidad: Ice (hielo).
El clorhidrato de metanfetamina es un polvo blanco que puede encontrarse en ese estado o comprimido en tabletas o cápsulas de 10 a 15 mg. La metanfetamina pura en cambio, forma rocas cristalinas con aspecto de cubos de hielo (de ahí el sobrenombre de ice).
Adquirida en esta-blecimientos farmacéu-ticos legítimos se encuen-tra pura. En el mercado negro suele estar adulterada con cafeína, fenilpropanolamina o PCP y su respectiva dosis de productos no psicoactivos como leche de magnesio, talco, gis, etc.
Aunque el clorhidrato de metanfetamina (speed o crank) se puede administrar oral y nasalmente, lo más común es que se inyecte por vía intravenosa, en cuyo caso se disuelve en agua destilada siguiendo el mismo ritual administrativo que recibe la heroína. De hecho, los adictos a la metanfetamina reciben el sobrenombre de speed-junkies.
La metanfetamina pura (Shabu, Sharon o ice) únicamente se administra por vía pulmonar. Los cristales se calientan en papel aluminio y se fuman en pipas de cristal o en pipas convencionales.
Los efectos de esta amina inyectada o fumada comienzan con un rush bastante breve e intenso y duran entre 3 y 5 horas.
La metanfetamina originalmente se recomendó contra el mareo y la obesidad. En la actualidad se utiliza terapeuticamente como analéptico en las sobredosis ocasionadas por sedantes hipnóticos. La metanfe-tamina es una sustancia controlada, por lo que su venta requiere receta médica.
Los efectos principales de una dosis oral de 10 a 30 mg son: ausencia de sueño, estado de alerta y una sensación disminuida de fatiga; elevación del humor, con mayor ini-ciativa, autoconfianza y capacidad de concen-tración; muchas veces euforia; aumento de la actividad motora y el habla. Sólo mejora el rendimiento de las tareas mentales sencillas y, aunque puede lograrse realizar mayor cantidad de trabajo, el número de errores puede aumentar. Mejora el rendimiento físico, en los atletas por ejemplo, y muchas veces se hace abuso del fármaco para ello.
El uso repetido o las dosis grandes casi siempre se siguen por depresión mental y fatiga proporcionales al nivel de consumo.
A nivel físico, la metanfetamina provoca aumento de la presión arterial y cardiaca, pupilas dilatadas, elevación del azúcar sanguíneo, falta de sueño y apetito, sabor metá-lico, irritación gastro-intestinal y en ocasiones diarrea. En dosis altas ocasiona además, sudoración, temblor de extremidades inferiores y manos, resequedad de nariz y boca, así como alteraciones respiratorias y en la frecuencia cardiaca mucho más notables.
A largo plazo, los órganos más afectados son el hígado y los riñones; desnutrición, agotamiento, daños cardiovasculares y una psicosis tóxica precedida por desconfianza, sensación de ser observado y conductas repetitivas; aunque aún no está plenamente comprobado, también puede haber deterioro neuronal. La inyección intravenosa utilizando jeringas contaminadas conduce a las mismas complicaciones infecciosas que en el caso de la heroína: hepatitis y SIDA.
Como dato curioso se ha reportado que antes de un episodio de psicosis anfetamínica, muchos consumidores exhiben una compulsión a armar y desarmar objetos mecánicos.
La tolerancia es muy alta y amplía bastante el umbral de la dosis letal. Un consumidor asiduo puede administrarse treinta o cincuenta veces la dosis capaz de provocar un ataque de locura furiosa a un principiante.
La metanfetamina no parece ocasionar dependencia física pero sí una extraordinaria dependencia psicológica. El síndrome de abstinencia provoca ansiedad ataques súbitos de hambre, sueño, violencia y depresión severa que pueden durar varias semanas. En ocasiones se observa apatía general prolongada después de haber consumido dosis elevadas.
Los síntomas de una intoxicación aguda son: aumento brusco en la temperatura corporal, enrojecimiento facial, temblores, pérdida de la coordinación, confusión, irritabilidad, alucinaciones, dolor torácico, hipotensión y arritmias cardiacas. En casos graves pueden sobrevenir convulsiones y shock.
Se han reportado ataques cardiacos directamente provocados por sobredosis metanfetamínicas, así es que cualquier síntoma debe considerarse como urgencia médica.
Se recomienda administrar leche o carbón activado para demorar la absorción, provocar el vómito si la persona está consciente y administrar respiración artificial en caso de ser necesario. Aunque la sed sea intensa, se debe limitar la ingestión de agua debido al riesgo de edema pulmonar.
En el terreno deportivo este fármaco inauguró lo que se conoce como doping. Uno de los caos más conocidos es el del ciclista inglés Tommy Simpson, campeón mundial que cayó muerto después de haber ingerido dosis exageradas en 1967.
Entre los casos más célebres está la famosa Vuelta de Francia en 1962, donde 23 ciclistas tuvieron que ser hospitalizados por sobredosis y uno de ellos tuvo que ser inmovilizado con camisa de fuerza.
Se cuenta además que durante la Segunda Guerra Mundial los kamikazes japoneses volaban "literalmente embalsamados en metanfetamina" y al terminar el conflicto el país se enfrentó a millones de "consumidores delirantes".
En la primavera de 1941 los periódicos londinenses comentaban abiertamente que sus tropas también hacían uso de esta droga, de hecho uno de ellos lanzó el siguiente titular: "La Methedrina gana la Batalla de Londres".
Junto con su prohibición en los EUA y la consecuente aparición del mercado negro surgió el fenómeno del consumidor subterráneo que desde entonces se conoce como speed-junkie, descrito como "un demente paranoico joven" que tiene una esperanza de vida muy inferior a los junkies de opiáceos.
Se dice que el speed-junkie puede inyectarse metanfetamina cada 2 o 3 horas en el curso del día, durante periodos de varios días sin comer ni dormir. Se ha informado que los usuarios de metanfetamina se inyectan hasta 1 g por vía intravenosa con intervalos de pocas horas durante una "corrida".
Por lo general, un episodio de esta naturaleza finaliza cuando se acaba la droga o cuando el sujeto está demasiado desorganizado para continuar. Pocas horas después de la suspensión del consumo, el consumidor cae en un sueño profundo (el crash) que dura 12 a 18 horas o más, según la duración de la "corrida".
De acuerdo a las investigaciones si bien el abuso de la metanfetamina fue una parte importante de la escena norteamericana de la droga desde los años sesentas, pareció volverse más prominente durante la última parte de la década de los ochenta.
Llamada en los medios "crack del hombre blanco", se producía en laboratorios ilegales de California, la traficaban Los Ángeles del Infierno y otras bandas de motociclistas y se vendía primordialmente entre los miembros de la clase obrera blanca.
La preparación clandestina de metanfe-tamina se ha convertido en un problema muy serio, no sólo para los drogadictos sino para los vecinos y otros pobladores por los riesgos de contaminación y hasta de explosión de estos laboratorios caseros. Igualmente muchas familias drogadictas fabrican la droga teniendo niños en el mismo recinto lo que es altamente peligroso y perjudicial para estos menores.
Esta droga reemplazó a la cocaína en el escalafón de las preocupaciones de las fuerzas de seguridad encargadas de luchar contra los estupefacientes y el problema se ha vuelto especialmente dañino en las áreas rurales de Estados Unidos.
El "crystal meth’’ tiene "ventajas’’ temibles. Es un desinhibidor, cuesta poco y resulta fácil de fabricar. Los consumidores se intercambian recetas que circulan por internet.
Por otra parte el gobierno de Estados Unidos anunció una campaña nacional contra la producción y tráfico de metanfetamina, y pidió al Congreso mayores castigos.
Los secretarios de Justicia, Alberto Gonzáles, y de Salud, Michael Leavitt, así como el director de la política antidrogas de la Casa Blanca, John Walters, presentaron los detalles de la campaña contra la droga para reducir tanto la oferta como la demanda de metanfetamina, que se fabrica de forma casera a partir de medicamentos que se venden sin receta.
Walters anunció la creación de una página de Internet para ayudar a las agencias sociales a combatir el problema y dijo que en los próximos meses comenzará una campaña publicitaria nacional contra el consumo de metanfetamina. Agregó que EUA ha suscrito acuerdos con Hong Kong, Panamá y México para vigilar de cerca el envío de productos que puedan ser usados en la
Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /