DEBEMOS ACTUAR PARA EVITAR LA VIOLENCIA
Por Michel Leidermann

Después de los tiroteos masivos en El Paso y Dayton, los defensores conservadores de armas de fuego describen el problema de la violencia armada como demasiado difícil de solucionar. El cabildeo de los fabricantes de armas y aquellos que quieren acceso ilimitado a las armas afirman que hay muy poco que se pueda hacer para evitar la matanza de inocentes y el aumento desenfrenado de la violencia armada y los tiroteos masivos en el país.

Esto simplemente no es cierto.

El argumento de que ninguna serie de medidas puede detener las muertes armas ilegales no es el punto. El objetivo de la protección de víctimas inocentes debería ser revertir la tendencia de aumentar la violencia armada y los tiroteos masivos. ¿Cuántos asesinatos innecesarios se necesitan para justificar medidas para limitar esta crisis? Seguramente ya son suficientes para justificar controles de armas más estrictos para mantener las armas lejos de potenciales terroristas, de los enfermos mentales y de los asesinos en masa y revertir la tendencia general de los atentados.

La interpretación absolutista de la Segunda Enmienda de la Constitución, parece una estrategia política que sirve principalmente al cabildeo de las armas. No creo que los padres fundadores de los Estados Unidos pretendían que la Constitución permitiera a los terroristas locos y criminales domésticos matar a ciudadanos inocentes con armas de fuego. Ellos querían una milicia para la defensa nacional. Hoy tenemos la Guardia Nacional.

La industria de armas, sus grupos de presión políticos nacionales y sus partidarios. argumentan que hay demasiadas armas para controlar y que lo que necesitamos son más armas. Eso tampoco es cierto. Hay medidas para limitar la posesión de armas a los locos, los neonazis y los supremacistas blancos. Es una cuestión de voluntad nacional.

Podemos comenzar con la presión pública para aprobar leyes efectivas de verificación de antecedentes para comprar armas, hoy dormidas en el Congreso.

A partir de ahí, abordemos los rifles de asalto. Estas armas de guerra no tienen ningún propósito deportivo o de caza. Los rifles de asalto y otros medios de asesinatos en masa deberían ser ilegales en manos de los civiles. Si prohibir la propiedad privada de los rifles de asalto es una meta demasiado difícil, exijamos a sus dueños que paguen $1.000 o más al año por su registro y usemos el dinero para ayudar a las víctimas de la violencia armada. Todos deben someterse a una cabal verificación de antecedentes y estar legalmente obligados a guardar el arma en una caja fuerte segura. A los dueños de estas armas también se les debe exigir que completen un entrenamiento de seguridad por la policía local o Guardia Nacional

Otras medidas también son viables: leyes de “bandera roja” para identificar a los trastornados y extremistas que podrían ser violentos. El FBI y la policía estatal deberían aumentar la vigilancia y la infiltración en los grupos terroristas nacionales. Los padres, los cónyuges y las escuelas que identifican a personas potencialmente inestables, deberían tener un mayor acceso a la asistencia de salud mental.

Hacer nada no es una opción. A pesar del temor de los republicanos, muy pocas personas quieren quitarles todas las armas a los estadounidenses. La gran mayoría de los estadounidenses quieren medidas de sentido común para reducir significativamente la violencia.

Los políticos que no tienen el coraje de actuar contra la violencia armada deben enfrentar las consecuencias políticas de su fracaso en las próximas elecciones. 

 

Edición de esta semana
¡FELICIDADES MÉXICO! EN EL 209 ANIVERSARIO DE SU INDEPENDENCIA
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos  principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
Por Michel Leidermann En una ceremonia y banquete de gala a celebrarse el viernes 13 de septiembre en el Centro Presidencial William J. Clinton de Little Rock, LULAC Little Rock entregará los certificados de becas a 43 estudiantes universitarios latinos de Arkansas Central.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Después de los tiroteos masivos en El Paso y Dayton, los defensores conservadores de armas de fuego describen el problema de la violencia armada como demasiado difícil de solucionar. El cabildeo de los fabricantes de armas y aquellos que quieren acceso ilimitado a las armas afirman que hay muy poco que se pueda hacer para evitar la matanza de inocentes y el aumento desenfrenado de la violencia armada y los tiroteos masivos en el país.   / ver más /