PANCHO VILLA, EL ÚNICO MEXICANO QUE HA INVADIDO A ESTADOS UNIDOS
“EL CENTAURO DEL NORTE”, ES UNO DE LOS PERSONAJES MÁS QUERIDOS EN MÉXICO
15985A.jpg

La historia se conoce poco, pero en 1915 Pancho Villa, uno de los personajes más importantes de la Revolución Mexicana, recibió una carta confidencial desde Washington.

“Mi querido general: dirijo a usted estas líneas para informarle que se nos ofrece en venta un submarino propiedad de los mejores astilleros del país”, decía la misiva.

En ese entonces Villa y su ejército, conocido como la División del Norte, estaba en guerra contra el gobierno mexicano encabezado por el presidente Venustiano Carranza. Era un momento difícil para el revolucionario, quien había enfrentado algunas derrotas y cada vez le era más complicado conseguir dinero. Además, debido a la Primera Guerra Mundial eran pocas las posibilidades de conseguir armas.

La oferta que recibió de Washington era tentadora. Historiadores dicen que Villa, consideró seriamente la posibilidad de comprar el submarino. Los ejércitos que apoyaban al presidente Carranza mantenían el contacto por vía marítima, a través de la armada mexicana compuesta, en esa época, por siete embarcaciones.

Al final Villa no compró el submarino, pero la anécdota revela una de las facetas del personaje que es uno de los más icónicos de la Revolución.

Y también uno de los más queridos por los mexicanos. Francisco Villa, conocido también como “El Centauro del Norte” es el único latinoamericano que encabezó una invasión a EE.UU.. El incidente ocurrió el 9 de marzo de 1916, cuando unos 600 soldados de la División del Norte atacaron el pueblo de Columbus, Nuevo México.

Como represalia, el gobierno estadounidense envió a más de 5.000 soldados para cazar al “Centauro del Norte”. El número de militares se duplicó en pocos días, pero la expedición no pudo atrapar al revolucionario.

Esa fue la segunda invasión a territorio estadounidense, que sólo había enfrentado una crisis parecida en 1814 cuando la marina británica desembarcó en su costa oeste.

El ataque a Columbus contribuyó a crear un mito alrededor del Centauro del Norte, alentado por una conflictiva relación de los mexicanos con su vecino del norte. Curiosamente, coinciden especialistas, en la decisión de atacar al pueblo estadounidense aparentemente no existió ánimo de venganza.

Villa creía que el presidente Venustiano Carranza pretendía firmar un acuerdo de colaboración con el gobierno de Estados Unidos que, según el revolucionario, ponía en riesgo la soberanía mexicana. El pacto nunca existió, pero el “Centauro del Norte” estaba convencido de que sí.

El episodio de la invasión es una parte de la historia del revolucionario, sobre quien se construyeron mitos y leyendas. Doroteo Arango (1878-1923) su verdadero nombre, fue un bandolero que pasó una parte de su vida huyendo de la justicia. Desde adolescente fue asaltante de caminos y ladrón de ganado.

En 1910 se unió al Plan de San Luis, promovido por Francisco I. Madero, con el que llamaba al país a levantarse en armas contra el entonces presidente Porfirio Díaz. El Plan fue la respuesta al fraude en las elecciones de ese año, donde Madero fue candidato. Es el inicio de la Revolución Mexicana.

Villa era un personaje popular en el norte de México, especialmente en Chihuahua. La decisión de unirse al movimiento armado fue apoyada rápidamente por miles de personas. Decenas de pueblos de ese estado se quedaron prácticamente vacíos pues todos los hombres –y muchas mujeres- se unieron a la División del Norte.

El “Centauro del Norte”, coinciden especialistas, era un hombre iletrado pero también un gran estratega militar. De hecho, la División del Norte, formada por más de 30.000 soldados, fue decisiva en la derrota del ejército de Díaz y su decisión de abandonar el país para siempre. Su eficacia en el combate es parte de la leyenda.

Villa, junto con otro personaje icónico de la Revolución, Emiliano Zapata, tenían un proyecto de revolución social para terminar con la desigualdad que se profundizó durante el gobierno de Porfirio Díaz. Un país donde el 70% de los habitantes eran analfabetas y más de la mitad vivía en condición de pobreza.

Villa, por ejemplo, prohibió los latifundios en Chihuahua, el estado más grande de México. Una decisión fundamental en una entidad donde un solo hacendado, Luis Terrazas, era dueño de 2,4 millones de hectáreas de tierras.

Villa fue gobernador interino del estado en 1913 pero en ese lapso como una persona que apenas sabía leer y escribir, fundó en un mes 50 escuelas.

Pero al mismo tiempo el personaje tenía fama de ser un personaje violento e implacable. En México, por ejemplo, se atribuye al revolucionario la frase “primero mato, luego averiguo”, una forma de definir a las personas que suelen tomar decisiones extremas.

A pesar de las contradicciones la imagen del Centauro del Norte sigue presente en México. 

 

Edición de esta semana
LEYES EN ARKANSAS SANCIONAN Y SUSPENDEN LICENCIAS DE VEHÍCULOS NO ASEGURADOS
Arkansas puso en efecto dos instrumentos legales para abordar el problema de aproximadamente 400,000 vehículos que circulan sin seguro automotriz estableciendo un sistema de verificación de seguro instantáneo y multas automáticas de $100.   / ver más /
Aunque la participación de los votantes latinos en las elecciones estadounidenses aún no alcanza el 50%, su tendencia sigue en aumento y sus voces podrían tener un enorme peso en las decisiones políticas del país.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Nosotros estamos habituados a suponer que todos los latinos son demócratas. Pero, quienes suponen esto se equivocan, ¡también hay latinos republicanos!   / ver más /