Antiemigrantes critican matrícula consular mexicana
1607A.jpg
Aún cuando el nuevo consulado de México en Arkansas que estará situado en Little Rock, no abrirá sus puertas al público hasta inicios de marzo, ya los antiemigrantes del estado están afirmando que las matrículas consulares que expedirá la nueva representación diplomática, solamente promoverán la llegada de más ilegales al estado.
El consulado proporcionará servicios a los nacionales mexicanos, y entre ellos la emisión de las tarjetas de identificación mexicanas oficiales conocidas como “matrícula consular”, a cualquier mexicano que pueda presentar una partida de nacimiento y otra identificación con foto, sin importar su estado inmigratorio en los EUA según asegura Andrés Chao, el nuevo cónsul.
Igualmente el consulado servirá como enlace entre los negocios de Arkansas y los mexicanos, para incentivar el intercambio comercial entre nuestro estado y México.
Según un artículo publicado por el diario Arkansas Democrat Gazette el pasado 28 de diciembre, los críticos antiemigrantes afirman que la matrícula hará más fácil que los extranjeros ilegales participen activamente en la sociedad americana la que cada vez más exige un documento de identificación con foto, para hacer trámites desde abrir una cuenta bancaria hasta para entrar a un edificio de oficinas gubernamentales, o para subir a un avión.
El miedo a futuros actos de terrorismo y al robo de la identidad, combinados con el sentimiento contra la inmigración ilegal, han hecho que las agencias gubernamentales de los EUA en todos los niveles (local, estatal y federal), vacilen en aceptar la matrícula como documento válido.
El gobierno mexicano dice que la matrícula consular, ayuda a sus funcionarios en los EUA a identificar a los nacionales mexicanos, es una documento válido de identificación para ayudar a sus ciudadanos que viven y trabajan en los EUA y envían dinero a sus familiares, y es más conveniente y menos costosa que obtener un pasaporte.
El gobierno mexicano asevera que son las instituciones americanas las que deben decidir por sí mismas, si aceptar la matrícula o no.
Pero los críticos dicen que solamente los extranjeros ilegales tienen necesidad de las matrículas porque los nacionales mexicanos que residen legalmente en los EUA, ya poseen sus tarjetas de Seguridad Social, tarjetas “verdes” de residencia, licencias de conductor u otras formas legales de identificación.
Cerca de 6.3 millones de mexicanos viven ilegalmente en los EUA según las estimaciones de Centro Hispánico Pew, una organización de investigación basada en Washington DC., y que del total, unos 40.000 extranjeros ilegales de diversos orígenes étnicos, viven en Arkansas.
Por su parte las cifras oficiales del Censo no analizan el número de nacionales mexicanos que viven en Arkansas, pero desde el año 2000 al 2005, se ha confirmado que la población latina total del estado, que incluye a ciudadanos americanos del origen latino y a residentes legales latinos, ha explotado en más del 51%, adicionado al crecimiento de 334% entre 1990 y 2000.
Atraídos a los condados económicamente prósperos en Arkansas central y del noroeste por los trabajos en plantas procesadoras de alimentos, la agricultura y la construcción, la población latina de Arkansas creció entre 2000 y 2005 de 86,866 a 130,846 según estimaciones del Censo. La población total del estado sólamente creció 4% a 2.78 millones en el mismo período. Las estimaciones del Censo sobre la población latina en Arkansas pueden estar cortas en 30% según líderes en la comunidad.
Entre las instituciones americanas que requieren la presentación de tarjetas de identificación hay una reacción mixta. Mientras que el gobierno federal y del estado de Arkansas, limitan la aceptación de las matrículas, varios bancos americanos, incluyendo algunos con varias sucursales en Arkansas, abren cuentas a mexicanos que tienen las matrículas, reconociendo el rápido crecimiento de este grupo de clientes potenciales.
Además, más de 1,100 departamentos del policía de los EUA aceptan los matrículas como identificación válida, según afirma el gobierno mexicano.
Andrés Chao, el cónsul mexicano en Little Rock, dijo que el gobierno de México emite las tarjetas a sus ciudadanos, pero que son los bancos, los estados y las demás instituciones americanas, las que deben decidir si aceptarlas o no. “Es beneficioso para la gente que vive en diversos países, el tener una tarjeta de identificación oficial además de un pasaporte”, dijo Chao. “No tenemos ningún acuerdo gubernamental con los bancos”.
Los críticos dicen que la preocupación no es tanto que México emita documentos a sus ciudadanos, sino que las agencias estatales americanas y las compañías privadas, pudieran legitimizar las matrículas extranjeras por el mero hecho de aceptarlas como documentos validos en los EUA. También han destacado sus preocupaciones por la seguridad detectando copias fraudulentas y la falta de capacidad del gobierno mexicano de verificar la información que proporcionan los solicitantes de las matrículas.
En agosto de 2004, el gobernador Mike Huckabee anunció los planes para abrir un consulado mexicano en Little Rock, que operará en un edificio sobre la avenida University frente a la entrada de UALR. Hasta que las renovaciones sean completadas, Chao y su personal consular están trabajando en una oficina en el centro de Little Rock ( 501- 372- 6933 o 372-6917) pero todavía no están entregando ningún documento consular.
El gobierno mexicano ha estado otorgando matrículas desde 1871 pero en el 2002, reconociendo la necesidad de tarjetas de identificación con foto después de los ataques terroristas del 9/11, 2001, comenzó a producir una versión de la matrícula de “alta seguridad” que incorporó características sofisticadas tales como una insignia ultravioleta sobre la fotografía. Cerca de 5.7 millones de matrículas consulares están actualmente en circulación en los EUA.
Para animar a las instituciones financieras de los EUA a aceptar las matrículas, el gobierno mexicano dijo que estas tarjetas pueden ayudar a reducir el lavado de dinero permitiendo que los bancos mejoren el seguimiento del flujo internacional del dinero. De esta forma los “migrantes” que poseen cuentas bancarias, no tienen que cargar tanto dinero en efectivo y por lo tanto son menos vulnerables a ser robados.
El gobierno mexicano dice que las matrículas también facilitan que la policía notifique a los consulados cuando arrestan a un ciudadano mexicano, pero mientras que unos 12 estados aceptan las tarjetas consulares mexicanas como identificación, no las admiten como prueba de la identidad para obtener las licencias de conductor.
En Arkansas la ley 2210 del 2005, prohibió específicamente al estado, aceptar cualquier documento extranjero con excepción de los pasaportes, para obtener las licencias de conductor.
Mientras que la inmigración ilegal se convirtió en un tema caliente a nivel nacional, el Congreso aprobó una ley que prohibía a las agencias federales reconocer las licencias de conductor otorgadas por los estados que aceptan documentos extranjeros con excepción de los pasaportes. Después de 9/11, las regulaciones federales contra el lavado de dinero y del financiamiento de actividades terroristas, comenzaron a requerir que los bancos verifiquen las identidades de los nuevos tenedores de cuentas, pero dejaron que los bancos determinen sus propias políticas.
Varios bancos, incluyendo Metropolitan National Bank, el US Bank y el Bank of América, que tienen una amplia presencia en Arkansas, ahora aceptan las matrículas consulares para abrir cuentas.
El FBI alertó al Congreso Nacional en 2003, que la matrícula no es una forma confiable de identificación porque la solicitud es vulnerable al fraude, puesto que las partidas de nacimiento mexicanas son fáciles de falsificar, y que ya habían arrestado a varios individuos con tarjetas consulares múltiples, cada uno con la misma fotografía, pero con diversa información.
Andrés Chao dijo que los 46 consulados mexicanos que funcionan en los EUA, ahora comparten electrónicamente la información sobre quién la ha recibido, a través de un banco de datos consular centralizado. Según el gobierno mexicano, los empleados consulares están entrenados para examinar los documentos de identidad que los aspirantes proporcionan, para detectar falsificaciones cuando entrevistan personalmente a los aspirantes.
El gobierno mexicano no requiere a sus nacionales obtener una matrícula, y el ciudadano mexicano que necesita ayuda consular o sus servicios, no necesita una matrícula porque el personal consular puede verificar su identidad de otras maneras, agregó Chao. La matrícula cuesta $27 y es la única identificación necesitada para viajar a México y visitar a la familia, sin tener que obtener un pasaporte.
EL LATINO investigó el asunto y ciertamente es poco lo que se puede hacer contra las críticas, pues el mayor argumento que tienen los anti-latinos, es que sólo los indocumentados necesitan la matrícula ya que los inmigrantes legales tienen su documentación en orden.
La respuesta del consulado debería hacer énfasis sobre la tecnología de punta de seguridad utilizada en la emisión de las matrículas y sobre el banco de datos universal electrónico que ahora comparten todos los consulados y demás representaciones diplomáticas.
Por otra parte los bancos de Arkansas requieren dos documentos para abrir una cuenta (uno que aceptan es la matrícula), pero no requieren ninguno para enviar remesas de dinero. Tampoco se emiten licencias de manejar en Arkansas únicamente con la presentación de la matrícula.
Los beneficios de la matrícula para los ciudadanos americanos y sus instituciones ya sean privadas o de gobierno, radica en poder verificar la identidad del portador mediante un documento oficial, sin importar su situación migratoria en los EUA.
El Instituto de los Mexicanos en el Exterior afirma que de los servicios básicos que puede prestar el Estado mexicano a los millones de inmigrantes que residen en los Estados Unidos esta es una oportunidad de contar con documentos de identificación válidos.
Por ello ha negociado su aceptación a nivel local por parte de gobiernos estatales, municipales, departamentos de policía, distritos escolares y bancos logrando los siguientes beneficios:
1) Se reduce significativamente el costo de envío de remesas, beneficiando tanto al migrante como a su familia en México;
2) Se elimina la necesidad de cargar con efectivo, lo que reduce el riesgo de asaltos;
3) Se promueve el ahorro y el desarrollo de un historial de crédito para el migrante que puede así ingresar al circuito bancario estadounidense.
Edición de esta semana
CENTRO COMUNITARIO SEIS PUENTES
El pasado sábado 11 el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes (#4202 Camp Robinson Rd., North Little Rock) celebró con gran éxito e imponente asistencia de papás y alumnos, su feria de regreso a clases 2018 repartiendo mochilas y útiles escolares y tarjetas de regalo de WalMart a los presentes. / ver más /
El consulado de El Salvador en Dallas ((469) 274-2708 o 1-888-301-1130), a cargo de la cónsul Verónica Patricia Pichinte Cubillos, sostuvo un consulado móvil en el Centro Comunitario del Southwest en Little Rock (#6401 Baseline Road) los pasados días 10 y 11, entregando nuevos pasaportes así como registros de nacimiento, matrimonio y defunción; autorización para menores; registros y sobrevivencias; antecedentes penales y policiales. / ver más /
Los campistas latinos tienden a usar los servicios de acceso al internet para mantenerse conectados con sus empleos y cualquier persona que los necesita.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Un joven recién casado estaba sentado junto a su padre. Mientras el joven hablaba sobre la vida adulta, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones, el padre le lanzó una mirada clara y seria y le dijo: “Nunca olvides a tus amigos, se volverán más importantes a medida que envejezcas. Independientemente de lo mucho que ames a tu familia, siempre necesitarás amigos. Recuerda juntarte con ellos ocasionalmente (si es posible), pero de alguna manera logra, mantenerte en contacto con ellos”.   / ver más /