¿MÁS PRESOS O MÁS JUSTICIA?
Por Michel Leidermann

Para que las cárceles cumplan con sus supuestos fines reintegradores, esos que pasan por nuestras leyes y reglamentos, es indispensable reducir el número de reos en las cárceles.

Contra cualquier pronóstico, Donald Trump firmó el First Step Act, un acuerdo sin precedentes que reforma el sistema penitenciario de EE.UU. a nivel federal y que supuso una de las grandes noticias de 2018. Un proceso larguísimo que empezó a arrastrase durante la Administración Obama y que ha implicado, finalmente, el acercamiento entre demócratas y republicanos.

El sistema penitenciario de EE.UU., con más de dos millones de presos, es uno de lo más injustos y racistas del planeta, fruto, en buena medida, de las reformas penales de los años 90. 

La nueva legislación, entre otros cambios, elimina algunas restricciones para obtener beneficios penitenciarios, y suprime el llamado “three stikes and out” —que exigía dar cadena a perpetua a quienes cometieran tres delitos—, crea programas para mujeres y jóvenes y rechaza la odiosa diferenciación en el castigo por tenencia de crac y cocaína entre uso comercial o personal.

No son solo las cifras, de por sí escandalosas. Es que los estados pierden, progresivamente, la capacidad de control y las cárceles se ciernen entonces en una amenaza más para erradicar la violencia que tanto deteriora la calidad de vida de las personas. Más personas presas supone recortar las posibilidades de emprender procesos de inserción social que faciliten un retorno a la libertad en condiciones favorables. Esto sin obviar la permanente violación de derechos humanos que trae el hacinamiento y la sobrepoblación.

De otro lado, no se puede perder de vista que quienes pueblan los penales están, mayoritariamente, sentenciados por delitos asociados a la pobreza —como robos, hurtos o ventas de droga al menudeo—. La injusticia social no va a acabarse con justicia penal. Las cárceles se vuelven, en una inexplicable paradoja de ignorancia deliberada, en una máquina que caza gentes, casi siempre de los sectores más desfavorecidos, y que al ser, tarde o temprano, expulsadas a la calle, dispara el riesgo de la reincidencia y con ello el peligro de que haya nuevas víctimas de la violencia.

 

ESTADOS UNIDOS DEBE SER MEJOR

Sin razón, los EE.UU., sin lugar a dudas el país más rico y poderoso del planeta, no puede albergar y alimentar decentemente a los miles de migrantes detenidos en nuestras fronteras. De alguna manera no podemos proporcionar baños que funcionen, ni cepillos de dientes, ni espacio para acostarse, sentarse o dormir. Los niños mueren en nuestro cuidado. 

Hemos mandado astronautas a la luna. Pero no podemos proporcionar manutención a los pequeños que hemos encarcelado.

Sí, necesitamos una reforma migratoria. Sí, tenemos derecho a hacer cumplir nuestras leyes. Sí, muchas de estas personas han violado esas leyes. ¿Pero por qué? ¿Por qué arriesgarías tu vida y la vida de tus hijos para terminar en la peligrosa y verdadera ineptitud de nuestros centros de detención? Pues para huir de asesinatos, violaciones y pobreza.

Las condiciones sucias e inhumanas que proporcionamos a la población migrante, no son aceptables. Condiciones que no son dignas del país más rico y poderoso del mundo. Seguramente se podría esperar que se proporcionaría a quienes están a nuestro cuidado, una barra de jabón y una ducha de agua caliente. ¿Cuántos de ustedes mantendrían a sus mascas en las condiciones miserables que damos a estos seres humanos? 

 

Edición de esta semana
CONSULADO MÓVIL DE GUATEMALA ATENDIÓ A CIENTOS DE CONCIUDADANOS EN LITTLE ROCK 
Los pasados días sábado 23 y domingo 24 de noviembre el consulado móvil de Guatemala atendido por personal del Consulado General con sede en Oklahoma City, tramitó documentos de cerca de 300 guatemaltecos que habían hecho cita anteriormente, y de muchos otros que se acercaron al centro comunitario del suroeste (#6401 Baseline Rd.) para intentar que los recibieran.   / ver más /
Con una extensa convocatoria binacional, el 30 y 31 de octubre en la Secretaría de Relaciones Exteriores en la ciudad de México, se llevó a cabo el Foro Binacional de Educación Migrante México – Estados Unidos, coordinado por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) con la colaboración de la Secretaría de Educación Pública (SEP), del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) y del Programa Binacional de Educación Migrante (PROBEM).   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La Cámara de Representantes está llevando a cabo una investigación sobre si Donald Trump debe ser acusado de haber violado algunas reglas de la constitución de los Estados Unidos y ser llevado a un juicio ante el Senado para su posible destitución.   / ver más /