Presidente Bush presenta un Estado de la Unión sin muchas novedades
1676A.jpg
El presidente George W. Bush pidió el martes 23 al Congreso, unidad y apoyo a su plan para Irak, al tiempo que extendió la mano a la mayoría demócrata, al proponer una reforma migratoria y la reducción del consumo de petróleo, en su discurso sobre el estado de la Unión.
Pero la guerra fue el punto principal y Bush no cedió en absoluto en la política hacia Irak, con demócratas tanto como con republicanos.
‘’Estados Unidos no debe fracasar en Irak. Las consecuencias de un fracaso serían funestas’’, alertó. Hace sólo dos semanas anunció su impopular decisión de enviar 21,500 soldados más a Irak, a pesar de la oposición de la opinión pública, de los demócratas y de los propios republicanos.
‘’Si las fuerzas estadounidenses se van antes de que Bagdad sea segura, el Gobierno iraquí será arrollado por extremistas de todo tipo. La violencia podría difundirse por el país y toda la región podría ser arrastrada hacia el conflicto. Para Estados Unidos, esto sería una pesadilla’’, advirtió.
‘’Vamos a demostrar a nuestros enemigos en el extranjero que estamos unidos en torno al objetivo de la victoria’’, añadió el Presidente. Un día antes, senadores de ambos partidos presentarán una resolución legislativa para manifestar su ‘’desacuerdo’’ con el aumento de las tropas en Irak.
Bush en estos momentos sólo goza de mínimos históricos (28%) de apoyo en las encuestas.
Frente a las críticas de los demócratas, Bush trató de tenderles la mano con la creación de ‘’un consejo consultivo’’ sobre la guerra contra el terrorismo, que incluirá a líderes del Congreso de ambos partidos.
Al mismo tiempo, pidió al Congreso una reforma migratoria que abra el camino hacia la regularización de millones de indocumentados. ‘’Cuando no se respetan las leyes y las fronteras, esto hace daño a los intereses de nuestro país’’, explicó. ‘’No podemos garantizar la seguridad completa de nuestras fronteras si no eliminamos la presión en la frontera y esto requiere un programa de trabajo temporal’’, añadió.
El presidente Bush planteó igualmente que se debía recuperar el control de la agenda nacional con una serie de nuevas propuestas, y muchas otras recicladas de planes anteriores, en las áreas de salud, energía, educación e inmigración.
Bush propuso reducir el consumo de la gasolina en Estados Unidos en un 20% durante los siguientes 10 años, mediante normas más firmes de economía de combustible y la producción obligatoria de etanol y otros combustibles alternativos.
Bush llamó asimismo a duplicar las reservas estratégicas de petróleo de Estados Unidos antes del 2027: ‘’Es nuestro interés vital diversificar el abastecimiento de energía de Estados Unidos’’, aseguró. ‘’Nuestra dependencia nos deja más vulnerables frente a regímenes hostiles y terroristas’’, alertó.
Bush también presentó un plan para cubrir los costos de la salud, pero este fue recibido con escepticismo por los demócratas, quienes dicen que no ayudaría lo suficiente a los más pobres sin derecho a beneficios y podría llevar a muchos asalariados jóvenes y sanos a optar por no contemplar las coberturas proporcionadas por sus empleos.
Bush pidió ampliar también el programa de educación “Ningún niño relegado” (No Child Left Behind), el cual expira este año.
Bush, cuyos críticos en todo el mundo lo acusan de no tener en cuenta el calentamiento global, deseó también detener el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero.
Por otra parte es obvio que Latinoamérica no se encuentra entre sus prioridades en los 23 meses que le quedan para dejar el poder. En realidad nunca lo ha estado desde los ataques terroristas de septiembre de 2001, que acabaron con el entusiasmo por nuestra región que anunció al asumir el cargo ocho meses antes.
Apenas pronunció el nombre de Cuba, para indicar que su gobierno continuará “hablando por la causa de la libertad” en ese país y otros como Bielorrusia y Birmania.
El año pasado también ocurrió algo similar. En su informe de enero de 2006 solamente mencionó a El Salvador, no para hablar de integración o ayuda, sino para agradecerle por su continuo apoyo en la guerra contra Irak.
El Salvador, cuya economía recibe en remesas un promedio de ocho millones de dólares diarios de salvadoreños que viven en Estados Unidos, es el único país latinoamericano con tropas en Irak.
Algunos analistas esperaban que Bush pudiera mencionar a Latinoamérica en su discurso ahora que en 16 elecciones ganaron seis gobernantes de tendencia izquierdista.
Sin embargo, Bush ha estado trabajando sobre la expansión del libre comercio a través del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), pero ésta fue también una iniciativa desarrollada por el presidente demócrata Bill Clinton, quien le dio nacimiento en la cumbre presidencial iberoamericana de Miami en 1994.
Pero, Bush ha firmado cinco acuerdos bilaterales y multilaterales de libre comercio cubriendo países que representan dos tercios del producto bruto interno del hemisferio.
Sobre inmigración Bush pidió al Congreso mantener la tradición de hospitalidad de Estados Unidos con la creación de un programa de trabajadores temporales y resolver la ilegalidad de millones de inmigrantes “sin animosidad ni amnistía”. “Iniciemos un debate serio, respetuoso y concluyente, de manera que ustedes aprueben y yo pueda firmar una ley de reforma amplia de inmigración”, dijo Bush.
En una respuesta inmediata de la oposición demócrata latina, el congresista Xavier Becerra de California, dijo que “los demócratas estamos listos a trabajar” en esa reforma.
“Nuestro sistema de inmigración no funciona”, dijo Becerra, hablando en español. “Ya es tiempo de una reforma”.
Esta no es la primera vez que Bush habla de inmigración en su mensaje sobre el estado de la nación. Lo ha hecho prácticamente cada año desde que en enero de 2004, cuando fue reelegido para un segundo mandato, anunció sus planes para una reforma y el programa de trabajadores huéspedes.
La Cámara de Representantes aprobó en diciembre de 2005 un proyecto que pone énfasis en la seguridad fronteriza, incluyendo la construcción de un muro en un tercio de la frontera con México. En abril, el Senado aprobó un proyecto que abre la legalización de los indocumentados pero no ha prosperado en la Cámara Baja.
Señaló que como medida de seguridad fronteriza se estaba duplicando el número de agentes de la Patrulla Fronteriza y financiando “nueva infraestructura” y equipamiento tecnológico. “Debemos establecer un forma legal y ordenada para que los trabajadores extranjeros ingresen a nuestro país para una permanencia temporal”, dijo Bush.
Indicó Bush que ese programa evitaría los intentos de cruce ilegal y daría a los agentes fronterizos la oportunidad de dedicarse a perseguir narcotraficantes, criminales y terroristas.
Bush dijo que también era necesario hacer cumplir las leyes en los centros de trabajo y dar a los empleadores “las herramientas para verificar el estatus legal de sus trabajadores de modo que no haya excusas para violar la ley”.
El senador Jim Webb, escogido por los demócratas para responder al mensaje presidencial, un veterano de Vietnam y secretario de Marina durante la presidencia del republicano Ronald Reagan, pidió un cambio de rumbo. “Ni un paso atrás de la guerra contra el terrorismo internacional. Ni una retirada precipitada que no tenga en cuenta la posibilidad de un caos mayor”, dijo Webb. “Pero sí un viraje inmediato hacia una diplomacia regional fuerte, una política que retire a nuestros soldados de las calles de las ciudades iraquíes y una fórmula que permita en poco tiempo retirar a nuestras fuerzas de combate de Irak”.
En teoría, el control demócrata podría presentar la oportunidad de que los dos partidos cooperaran hacia la solución de problemas nacionales de largo plazo, como el salvar los programas de jubilación y de medicina para la tercera edad (Medicare), que enfrentarán fuertes dificultades económicas en breve.
En tanto el Congreso trata de asentar su control, el discurso anual de Bush trató de reafirmar la importancia del mandatario.
Edición de esta semana
ESPECIALISTA HONDUREÑO EN ARKANSAS LIDERA INVESTIGACIÓN AGRÍCOLA
Por Michel Leidermann
EL LATINO continúa con su función de destacar a profesionales latinos en Arkansas para motivar a los jóvenes a estudiar y titularse como profesionales en distintas carreras universitarias, y avanzar más allá de la idea de muchos inmigrantes latinos que graduarse de la secundaria es el final de su educación.   / ver más /
El Día de los Caídos en Guerra o Memorial Day, es una fecha conmemorativa federal que tiene lugar el último lunes de mayo de cada año, con el objeto de recordar a los soldados estadounidenses que murieron en combate.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Quiero reconocer y aplaudir especialmente a los educadores en ocasión de celebrarse la Semana de Agradecimiento a los Maestros (del 7 al 11 de mayo). Hay innumerables situaciones en las que los gobiernos estatales trampean a los maestros con recursos insuficientes y como cabeza de turcos por las fallas educativas que los EE.UU. están sufriendo hace muchos años, demasiados, degradando y desgastando a los maestros que dedican sus vidas a educar a la próxima generación.   / ver más /