SOCIALISMO
Por Michel Leidermann

La Convención del partido republicano, el de Trump, fue una perorata de cuatro días sobre los peligros inminentes del socialismo. Socialismo ha sido la palabra para infundir miedo que el Partido Republicano ha utilizado desde la década de 1930.

Pero, ¿qué es socialismo? Es cuando unimos nuestros recursos para el bien común. Lo contrario de eso es una sociedad que trabaja solo en beneficio de los más ricos y poderosos. Eso describe la América republicana industrializada de finales del siglo XIX y principios del XX. Esa sociedad terminó con la Gran Depresión (1929). Ya no era posible que toda una sociedad existiera solo para beneficio de unos pocos que tenían el derecho de tenerlo.

El Seguro Social es uno de los programas “socialistas” que surgió de la Gran Depresión. El auxilio a los precios de los productos agrícolas, el seguro federal a los depósitos bancarios (FDIC), las carreteras públicas, los servicios públicos, los servicios de bomberos y policía, son todos programas financiados por los contribuyentes que benefician al público en general. Eso es socialismo.

La razón por la que el socialismo se ha convertido en un tema tan importante ahora, es por la supuesta amenaza que la atención médica para todos traería al sistema de salud y a todas las personas que lo necesitan. 

Así como se considera que la educación pública gratuita es un derecho básico de todos los estadounidenses, un número cada vez mayor de estadounidenses argumenta que también deberían tener acceso a una atención médica asequible. 

Medicare es un programa socialista. Cada estadounidense que paga impuestos paga por la atención médica asequible para los mayores de 65 años. Para todos los demás, es un “cara o cruz”. Por ahora, cuanto más dinero se tenga, más acceso se tendrá a la atención médica de calidad. 

¿No deberían todos los estadounidenses tener acceso a una atención médica de la misma manera que tienen acceso a las carreteras públicas, las escuelas, los servicios públicos, la policía y los bomberos?

Los estadounidenses tienen una opción este 3 de noviembre. 

Podemos votar para continuar enriqueciendo a la familia Trump y sus seguidores millonarios. Los republicanos llaman a eso “negocios como de costumbre”.

O, podemos votar para invertir el dinero de los contribuyentes en programas que mejoraron la vida de todos los estadounidenses. Los republicanos lo llaman “socialismo”.

 

UN POCO DE HISTORIA 

El término “socialismo” despierta recelos en gran parte de la población estadounidense. Pero en las primeras décadas de la joven nación surgida de la guerra de la independencia (1775-1783), el pulso por el poder era entre el Partido Federalista de Alexander Hamilton, que abogaba de unas instituciones centrales fuertes, y el Partido Demócrata-Republicano de Thomas Jefferson, defensor de los derechos de los estados.

De este último acabaría surgiendo el actual Partido Demócrata en 1826, que durante mucho tiempo encarnó la doctrina conservadora y tuvo su feudo en los estados sureños. Enfrente se situaba el Partido Whig, del que a su vez saldría en 1854 el Partido Republicano, abanderado de la abolición de la esclavitud y con el presidente Abraham Lincoln como figura emblemática.

En la actualidad, la asociación de socialismo y radicalismo en general con antiamericanismo es utilizada por el Partido Republicano y que seguirá siendo eficiente, en parte también por cómo los estadounidenses ven la importancia de la no intromisión del estado federal y la convicción de que nadie defenderá sus intereses mejor que ellos mismos que les permite labrar su propio destino. 

 

Edición de esta semana
NARCO INUNDÓ LA POLÍTICA MEXICANA: ACTUALMENTE OPERAN 19 CÁRTELES 
La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que hay 19 asociaciones delictuosas de alto impacto que generan violencia, corrupción y recursos de procedencia ilícita.    / ver más /
¿Cuatro años más de Trump que se arropa con la bandera, contraviene la Constitución, usa la Biblia, una iglesia y la Casa Blanca como escenarios políticos y prácticamente no paga impuestos?   / ver más /
Ocho estudiantes de la UA-Little Rock han recibido becas de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) de Arkansas central.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
¿Cuatro años más de Trump que se arropa con la bandera, contraviene la Constitución, usa la Biblia, una iglesia y la Casa Blanca como escenarios políticos y prácticamente no paga impuestos?   / ver más /