NUEVO JUICIO POLÍTICO
Por Michel Leidermann

No era difícil de prever, cuando comenzó su presidencia, de que terminaría exactamente como lo ha hecho. Donald Trump es un pirómano que prendió fuego a nuestra república constitucional.

El deber de la Cámara de Representantes y del Senado, ahora que han certificado la elección de Joe Biden, es volver a reunirse lo antes posible, acusar al presidente por incitar a una turba de sus seguidores a asaltar el Capitolio y posiblemente secuestrar y/o matar a los legisladores que apoyaron a Biden, luego destituirlo y prohibirle que vuelva a ocupar algún cargo federal, nunca más.

Permitir que Trump complete los últimos días de su mandato, por breve que sea, pone en riesgo la seguridad de la nación, deja nuestra reputación como democracia hecha jirones y evade la verdad ineludible de que el ataque al Congreso fue un acto de sedición violenta instigada. por un presidente sin ley, inmoral y aterrador.

Desde el momento en que Trump se convirtió en el favorito del Partido Republicano en 2015, era obvio quién era y adónde, dada la oportunidad, llevaría al país. Era un narcisista perverso como persona. Un estafador en sus negocios. Un matón en sus relaciones. Y un demagogo en su política.

No tenía ideas. Tenía intolerancia. No tenía una coalición que lo apoyara. Tenía multitudes. No tenía carácter. Tenía una cualidad de desvergüenza confiada, del tipo que ofrecía a sus seguidores la aprobación para ser también descarados.

Todo esto era obvio, pero no fue suficiente para detenerlo. Estados Unidos en 2015 tuvo muchos problemas, muchos de los cuales habían pasado demasiado tiempo ignorados y estaban maduros para la explotación populista. Pero, con mucho, el mayor problema de ese año fue que el partido republicano capituló  y nominó a un matón como su candidato a la presidencia.

El Partido Republicano camina ahora hacia el abismo moral. No puede escapar en la medida en que sus principales miembros y sus seguidores de extrema derecha son cómplices en la creación de la atmósfera política que motivó este saqueo del Capitolio.

Sus consejeros legales, como Rudy Giuliani, quien promovió afirmaciones falsas sobre fraude electoral, son cómplices. Todos esos conservadores supuestamente que alentaron al presidente a “insistir en sus opciones legales…” son cómplices.

Los 126 republicanos de la Cámara de Representantes que firmaron el absurdo escrito que respaldaba la demanda de Texas para anular la elección —que la Corte Suprema rechazó en un solo párrafo— son cómplices.

Algunos de estos charlatanes ahora están tratando de repudiar la violencia del miércoles 6 en mensajes conciliatorios cuidadosamente redactados.

Por encima de todo está Trump no solo cómplice, sino total, innegable e imperdonablemente responsable.

Durante cinco años, los republicanos le permitieron degradar la política aprobando su indebido comportamiento. Durante cinco años le dejaron hacer la guerra a las normas e instituciones democráticas. Durante cinco años, trataron sus incesantes falacias como una peculiaridad de su carácter, no como una descalificación para el cargo. 

Durante cinco años, trataron sus mítines como carnavales de la democracia, no como campos de entrenamiento para el gobierno por la mafia. Durante cinco años, pensaron que esto no tenía ningún costo...

Toda sociedad decente depende para su supervivencia de su capacidad para escandalizarse, y permanecer escandalizada, por un comportamiento genuinamente escandaloso. 

Solo hay una salida para ello ahora. Acusar al presidente y destituirlo de su cargo de inmediato. Prohibirlo para siempre de cualquier cargo federal. Reconocer que hay algunas cosas que nunca se pueden permitir, sobre todo el propio Trump… 

 

Edición de esta semana
LA GENTE ESTÁ ADAPTÁNDOSE A LOS CAMBIOS CULTURALES NECESARIOS PARA PREVENIR LA INFECCIÓN
El gobernador Asa Hutchinson promocionó el progreso en los esfuerzos de vacunación contra el coronavirus de Arkansas, pero dijo que el estado necesita aplicar las vacunas a más residentes de 70 años o más antes de que pueda ponerlas a disposición de grupos de población adicionales, lo que espera hacer antes del 1 de marzo.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
A pesar de sus imperfecciones y fallos, las Naciones Unidas 76 años después de su fundación, sigue prestando importantes servicios a la humanidad   / ver más /