Confirman importancia de la siesta para la salud
Por fin la ciencia tiene pruebas de que dormir una siesta es bueno para la salud. Las personas que duermen al menos tres siestas a la semana que duran 30 minutos o más, reducen en un 37% el riesgo de morir de un ataque cardíaco, según un estudio que realizó un equipo de investigadores norteamericanos y griegos.
Al parecer, echar regularmente una siesta disminuye el estrés, que con frecuencia se relaciona con los problemas del corazón, afirman los científicos en una edición del Archives of Internal Medicine, una importante publicación médica.
Dimitrios Trichopoulos de la Escuela de Medicina Pública, de la Universidad de Harvard, en Boston.y un colega, Androniki Naska, de la Escuela de Medicina de Atenas, estudiaron a 23,681 hombres y mujeres saludables en Grecia durante más de seis años. De los 792 que murieron, 133 lo hicieron a causa de problemas coronarios.
Poco más de la mitad del grupo que participó en el estudio (13,400) dormía de forma habitual la siesta, algo muy popular en las sociedades mediterráneas. La tasa de mortalidad de los que tomaron siestas fue de aproximadamente dos terceras partes de la tasa de los griegos que permanecieron despiertos todo el día. Las razones para afirmar que echar una siesta es algo que resulta bueno para la salud, no se saben de forma definitiva, pero un sinnúmero de estudios han encontrado que en efecto existe una relación muy estrecha entre los problemas cardíacos y físicos o el estrés emocional.
El estrés se refleja en la presión sanguínea, el ritmo del corazón, las hormonas, el nivel de azúcar y de colesterol que tiene una persona. Las personas que se recobran rápidamente del estrés se sienten mejor que aquellas cuyos niveles se mantienen altos todo el día. Sin embargo, los resultados podrían haber sido diferentes si el estudio se hubiera llevado a cabo en Estados Unidos, donde a menudo dormir una siesta no es bien visto.
En el estudio participaron 9,569 hombres y 14,112 mujeres cuyas edades oscilaron entre los 20 y los 86 años. Poco más de la mitad (13,186) trabajaban cuando el estudio comenzó. El resto estaba desempleado o retirado.
Los beneficios de una siesta fueron mucho más notables entre las personas que trabajaban que en los desempleados o retirados, informó Trichopoulos, algo que al parecer se refleja en los diferentes niveles de estrés de los grupos.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /