Critican exigencias académicas a estudiantes que no dominan el inglés
Funcionarios en distritos escolares con altas tasas de inmigrantes están protestando contra el requerimiento del Departamento de Educación de los EUA de que los alumnos que aún están tratando de aprender inglés, tomen los mismos exámenes de lectura que reciben los niños angloparlantes.
El Departamento amenazó con sanciones incluyendo la posibilidad de retener fondos, si los estados no implementan esa provisión (tomar los mismos exámenes) de la ley de educación.
Los Departamentos de Educación estatales, estiman que la norma es injusta porque estudiantes que aún no dominan el inglés tienen pocas probabilidades de aprobar el examen. El Departamento de Educación rechaza las críticas, diciendo que las autoridades educacionales han tenido tiempo suficiente para elaborar un examen alterno para esos casos.
El asunto es parte de un debate más amplio sobre la ley “Que ningún niño se quede atrás” (NCLB) que busca que todos los estudiantes, sin importar raza ni estatus económico, consigan buenos resultados en inglés y matemáticas para el 2014.
La ley requiere a las escuelas que demuestren progresos anuales en los resultados de los exámenes. Si una escuela no muestra progreso por cada uno de los subgrupos de alumnos (latinos, negros, asiáticos, marshallese, árabes, etc.), se arriesga a ser calificada como una escuela con problemas.
Pero los inmigrantes que han vivido en EUA por poco tiempo, simplemente no pueden someterse a un examen escrito en inglés y obtener un resultado significativo.
En Arkansas durante el año escolar 2006-07, del total cercano a 452,000 estudiantes, hay matriculados 34,182 Estudiantes de una Minoría Lingüística (LMS) repartidos en 154 distritos escolares y que hablan una variedad de 83 idiomas en sus casas. De este subgrupo, un 69% o 23,595 son Estudiantes que no Dominan el Inglés (LEP), y de estos a su vez, un 87% o 20,577 son Estudiantes que están Aprendiendo el Inglés (ELL) de origen latino.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /