TERMINAR LA DESIGUALDAD EN AMÉRICA LATINA ES TAREA DE TODOS

América Latina podría ser una las regiones más prósperas. Pero su rampante desigualdad social ahoga toda oportunidad. 

La desigualdad tiene muchas caras. La obscena riqueza de unos pocos frente a la pobreza de muchos. La falta de oportunidades educativas para los hijos, no solo de los pobres sino también de la clase media, porque la educación es costosa en América Latina. 

El racismo latente, la violencia contra las mujeres, los indígenas, los afro-latinoamericanos o los miembros de minorías sexuales, además de la criminalidad. Y como consecuencia de todo esto, la emigración, desde Centroamérica y México hacia EE.UU., así como desde Venezuela hacia Colombia, Chile y Perú.

Las causas de la desigualdad se remontan a la época colonial. La despiadada opresión y explotación de la población indígena. Pero los españoles y portugueses no han gobernado América Latina durante dos siglos; son los Estados independientes de hoy los responsables de la precariedad que sufre la población. 

Exigir una disculpa a la nación de los antiguos conquistadores, como lo ha hecho el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es facilista, inútil y solo encubre su propia responsabilidad.

Ningún país de América Latina ha conseguido construir una economía propia y viable. La riqueza de los señores del ganado de Brasil y de los países del Cono Sur, Argentina, Paraguay y Uruguay, sigue basándose en la implacable destrucción de la naturaleza. 

Al igual que los enormes monocultivos de soja o trigo, a menudo modificados genéticamente, que es una industria de exportación que aporta pocos puestos de trabajo y poco desarrollo. 

Ya sean las plantaciones de bananos en Ecuador, las de caña de azúcar en Honduras o las de aguacate en Chile, los daños a la naturaleza por el uso de pesticidas, la deforestación o el elevado consumo de agua son inmensos, y los beneficios para la población, comparativamente pequeños.

Un balance igualmente catastrófico vale para la extracción de materias primas, que depende especialmente de la economía mundial. México y Brasil tienen una gran industria automovilística, pero solo como taller para los productos de Estados Unidos y Europa; no hay una industria independiente que valga la pena mencionar. 

A pesar de lo anterior, América Latina cuenta con los mejores prerrequisitos para convertirse en una zona común económicamente fuerte y con una política industrial coordinada: una enorme zona que habla el mismo idioma, con gigantescos depósitos de materias primas que podrían utilizarse de forma mucho más eficiente y cautelosa en una comunidad que en un marco nacional, además de poseer grandes recursos naturales para la producción de energía sostenible, una población joven y ávida de educación y, por último, pero no menos importante, una historia común en la que hubo guerras regionales pero no catástrofes como las dos guerras mundiales. 

Sin embargo, nunca ha habido una gran alianza económica latinoamericana, sino alianzas regionales en competencia ideológica como Unasur, Mercosur o la Alianza del Pacífico.

Pero es evidente que no existe un vínculo convincente entre la línea política y el éxito económico: en Colombia y Argentina, casi la mitad de la población está afectada por la pobreza, aunque un gobierno es de derechas y el otro de izquierdas. Ni el nacionalista y populista de derechas Juan Perón en Argentina, todavía venerado por muchos, ni - más recientemente - los carismáticos populistas de izquierdas Lula en Brasil, Rafael Correa en Ecuador o Evo Morales en Bolivia han conseguido hacer sostenibles las economías de sus países. Y ni hablar de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro en Venezuela. Los ingresos del auge de las materias primas a principios de este siglo podrían haber servido para mejorar la competitividad y ponerse a la altura de los mercados mundiales, especialmente invirtiendo en una mejor educación para todos y, al mismo tiempo, en competitividad tecnológica.

En su lugar, ha habido principalmente programas sociales que, aunque han aliviado en algo la situación de los pobres, no les han ayudado a tomar las riendas de su destino en sus propias manos. 

Esta forma de gobierno se ve favorecida por los sistemas políticos que otorgan a los presidentes una fuerte posición de poder y al mismo tiempo la posibilidad de reelección. 

Y cuando las Constituciones limitan el poder del jefe de Estado y de otros órganos políticos prohibiendo la reelección, la corrupción se desborda. Los que solo tienen una legislatura están naturalmente menos interesados en el desarrollo sostenible a largo plazo y posiblemente más en extraer lo máximo posible para sí mismos en el poco tiempo disponible. 

El principio de la responsabilidad personal no se ha practicado, la coparticipación en el sentido de involucrar a la población en las decisiones y sus efectos tampoco parece haberse aprendido.

Esto incluye la participación política a través del diálogo constructivo, así como la voluntad de cofinanciar los gastos del Estado, a pesar de sus errores, a causa de ellos, o justamente para prevenirlos. La petición de aumentar los impuestos a los ricos está más que justificada, pero no hay suficientes ricos para pagar una mejor educación, una mejor asistencia sanitaria, una mejor vigilancia, una mejor infraestructura y, en definitiva, un mejor futuro para todos a largo plazo.

Sin una participación política decidida que vaya más allá de la protesta, no se puede construir ese otro Estado que se exige.

En todo caso, la frase “El Estado soy yo” del rey Luis XIV, es la expresión más pura de la concepción autocrática de la vida política. Significa que el gobernante encarna al Estado, que su voluntad es la suprema ley y que resume en su persona todos los atributos y potestades estatales. 

 

Edición de esta semana
LOS PADRES ANTE UN DILEMA POR LA AMENAZA DE LA VARIANTE DELTA
La nueva evidencia sobre la capacidad de la variante Delta para infectar y propagarse incluso entre quienes están completamente vacunados ha sido particularmente alarmante para los padres de niños pequeños que aún no son elegibles para las vacunas.   / ver más /
Las personas completamente inmunizadas con el avance de la variante Delta pueden transmitir el virus a otras personas con la misma facilidad que las personas no vacunadas, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).   / ver más /
La Universidad de Arkansas en Little Rock está implementando varias iniciativas para ayudar a que la universidad sea más asequible para los estudiantes, ya que ellos y sus familias enfrentan desafíos sin precedentes debido a los efectos de la pandemia del covid-19.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La actual situación del covid-19 en Arkansas es una crisis que se acelera. Nuestro estado está entre los 3 primeros en aumentos de casos de Covid y somos los terceros más bajos de EE.UU. en número de residentes vacunados.   / ver más /