ZAMBULLIRSE EN AGUA HELADA TRANSFORMA POSITIVAMENTE EL CUERPO Y LA MENTE
LA INMERSIÓN EN AGUA MUY FRÍA PUEDE SER POTENCIAL DE NUEVOS TRATAMIENTOS PARA UNA VARIEDAD DE AFECCIONES

¿Quieres hacer algo que, en tan sólo un minuto, combatirá tu estrés, te mantendrá alerta e impactará tu sistema inmunológico?

Requiere valentía, pero, si estás decidido, respira profundo, haz acopio de tu fuerza de voluntad y deja que tu cuerpo sienta, de golpe, el agua fría.

¿Por qué sufrir tanto si el agua caliente es tan reconfortante?

Pues la natación en agua fría cada vez gana popularidad con las afirmaciones de que puede transformar su cuerpo y mente.

La natación de invierno es una tradición en varios países europeos nórdicos, así como en Europa oriental, además, es parte de celebraciones religiosas.

Por ello, los científicos han estado investigando la fisiología de la inmersión en agua fría y parece que puede tener una sorprendente variedad de beneficios con potencial para ofrecer nuevos tratamientos para una variedad de afecciones, desde la presión arterial alta y la diabetes tipo 2 hasta la depresión y la inflamación crónica.

A lo largo de la evolución, tu cuerpo ha desarrollado una respuesta al estrés que se activa automáticamente cuando está bajo amenaza para mantener su cuerpo con vida. Es un diseño realmente prolijo y eficiente: todo se pone en marcha al mismo tiempo, y afecta el cuerpo completo, desde el cerebro hasta los dedos de los pies.

Y resulta que tu cuerpo considera el agua fría como una gran amenaza, así que activa la respuesta primaria al estrés. Eso hace que hiperventiles, que tu ritmo cardíaco se dispare y te llenes de adrenalina.

Tus vasos sanguíneos comienzan a hacer todo tipo de trucos para cambiar de forma, desde disminuir de tamaño rápida y drásticamente en cuestión de segundos en algunas partes de su cuerpo, hasta duplicar su tamaño en otras.

Es toda una variedad de respuestas que preparan a tu cuerpo para sobrevivir.

Nos han enseñado que el estrés es algo malo, entonces, ¿por qué querrías que tu cuerpo entrara en ese estado de supervivencia, cuando podría estar disfrutando de los agradables efectos relajantes de una mañana tranquila?

Pues si bien el estrés crónico ciertamente no es bueno, se está acumulando evidencia que indica que una ráfaga corta de estrés, la dosis correcta, puede ser beneficiosa.

Esto es válido para una amplia gama de situaciones que los científicos han analizado, desde hablar en público hasta tratar de hacer aritmética mental bajo presión.

Como el agua fría es una de las formas más efectivas de crear estrés a corto plazo en todo el cuerpo, es esa respuesta la que, según la investigación, desencadena los beneficios.

Es un área de investigación relativamente nueva, pero hasta ahora los resultados han sido prometedores.

Existe una creciente evidencia de que los nadadores de invierno son más resistentes a ciertas enfermedades e infecciones, como las del tracto respiratorio superior; hay indicaciones de que las experimentan con menos frecuencia y de manera más leve.

Y los científicos piensan que podría ser el agua fría, no la natación, lo que da el beneficio.

Todo apunta a que los efectos beneficiosos pueden ser el resultado del enfriamiento de la piel, pero si permaneces el tiempo suficiente para que los tejidos más profundos se enfríen, podría tender hacia la hipotermia, que es perjudicial.

Por supuesto, varía dependiendo de la persona, pero el consejo general que damos cuando intentamos proteger a la gente del agua fría es permanecer quieto de un minuto a 90 segundos hasta que logren controlar su respiración.

Después de las inmersiones en agua fría, ha habido informes de aumento de los niveles de dopamina, serotonina y b-endorfina, en consonancia con el “subidón posnatación” que reportan muchos entusiastas del agua fría.

También se han realizado estudios de casos en los que se ha demostrado que la natación en agua fría ayuda a reducir el uso de antidepresivos.

Y un área de investigación particularmente interesante es observar cómo la habituación al frío disminuye las respuestas inflamatorias con el tiempo.

Aún hay camino por recorrer, sin embargo, parece que el tratamiento con agua fría podría ser sorprendentemente poderoso y duradero. Un estudio encontró que solo seis inmersiones en agua fría producían un efecto fisiológico que aún podía verse más de un año después.

Efectivamente, nadie recomendaría que te sumergieras en un río helado, a menos que te hayas adaptado adecuadamente, pero una ráfaga rápida de agua fría por unos 30 o 40 segundos al final de baño matutino es manejable. 

 

Edición de esta semana
LOS PADRES ANTE UN DILEMA POR LA AMENAZA DE LA VARIANTE DELTA
La nueva evidencia sobre la capacidad de la variante Delta para infectar y propagarse incluso entre quienes están completamente vacunados ha sido particularmente alarmante para los padres de niños pequeños que aún no son elegibles para las vacunas.   / ver más /
Las personas completamente inmunizadas con el avance de la variante Delta pueden transmitir el virus a otras personas con la misma facilidad que las personas no vacunadas, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).   / ver más /
La Universidad de Arkansas en Little Rock está implementando varias iniciativas para ayudar a que la universidad sea más asequible para los estudiantes, ya que ellos y sus familias enfrentan desafíos sin precedentes debido a los efectos de la pandemia del covid-19.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La actual situación del covid-19 en Arkansas es una crisis que se acelera. Nuestro estado está entre los 3 primeros en aumentos de casos de Covid y somos los terceros más bajos de EE.UU. en número de residentes vacunados.   / ver más /