Empresas familiares van más allá de una sola generación
1827A.jpg
En todas las épocas ha sido el sueño de los empresarios: empezar una empresa, construirla y algún día pasarla a los hijos, nietos y aun bisnietos.
Es muy probable que esto no ocurra. Muchos —sino es que la mayoría— de los negocios familiares no sobreviven la transferencia de una a otra generación: problemas personales, hijos que no quieren trabajar en la empresa y peleas sobre dinero, son a menudo golpes fatales.
A pesar de ello, algunos negocios sí llegan a la segunda generación y más allá, a menudo porque los miembros de la familia están comprometidos a seguir el legado de los fundadores de la compañía.
Algunas compañías familiares fallan en la segunda o tercera generación porque los hijos no están interesados en poseer u operar el negocio. En algunos de los peores escenarios un familiar del dueño se siente obligado a tomar posesión del negocio, pero termina fracasando porque no tiene el interés o talento para hacerlo. En tales casos, sería mejor para el bien de todos que la compañía se vendiera y la familia siguiera adelante.
Algunos propietarios de negocios, desesperados porque la compañía siga en la familia, coaccionan a sus descendientes a entrar al negocio aunque eso pueda ser un gran error.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /