Katrina causa
202A.jpg
El nivel del agua estancada ha comenzado a bajar en Nueva Orleans después que los ingenieros militares repararon provisionalmente el lunes 5, dos sectores del dique que cedieron ante la fuerza del huracán Katrina. Mientras tanto, cientos de residentes que todavía están en algunos puntos de la ciudad tratan de sobrevivir primitivamente sin agua potable, sin electricidad, protegiéndose entre sí de los criminales que aún rondan, manteniendo la firme convicción de no abandonar sus casas.
Las zonas que aún continúan bajo el agua (un 60% de la ciudad) se extienden desde la parte noroeste hasta el área residencial del centro, conocida como Mid City y de ahí hacia el noreste.
Los sectores del suroeste, el sector del centro comercial de New Orleans y el Centroeste están libres de agua, pero sufren la contaminación que se propaga por el viento de las aguas mal olientes y putrefactas que son caldo de cultivo de enfermedades. El agua estancada está principalmente contaminada con la bacteria E. Coli (feces).
Sin embargo, para los cientos de residentes que han decidido permanecer en la ciudad, la contaminación no es la principal preocupación sino el riesgo de perder sus pertenencias, sobre todo por los saqueadores que acechan a pesar de la vigilancia que hay.
Las autoridades estiman que tomará alrededor de 80 días sacar el agua de la ciudad, y unos cuatro meses antes de que se les permita a los evacuados regresar a sus viviendas.
Edición de esta semana
NIÑO CON DISCAPACIDADES ESPECIALES ES SUPUESTAMENTE GOLPEADO POR ASISTENTE DE MAESTRO EN LA ESCUELA SECUNDARIA “CLOVERDALE” 
Por Michel Leidermann
Según lo denunció María Alba, la madre, a su hijo Juan Pablo Méndez Alba de 12 años de edad que asiste a la Cloverdale Middle School en Little Rock, fue agredido físicamente por un maestro del plantel y dice que el incidente fue grabado por dos cámaras de video.   / ver más /
Fotografías por Jimenez Imagery   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El gobierno federal asiste, con vivienda y alimentos a varios de los 46,2 millones de pobres de EE.UU., pero la educación y la salud son cada vez más esquivas   / ver más /