México se convierte en consumidor de estupefacientes
México pasó de ser un trampolín de drogas hacia EUA a fuerte consumidor de estupefacientes, lo que explica, en parte, la actual guerra entre los carteles por el control del mercado local con un acelerado crecimiento de consumidores.
Las autoridades mexicanas han detectado este año cerca de 5 mil puntos de venta de drogas, cuyo control se ventilan a tiros entre bandas de narcotráfico rivales, al tiempo que se registra un aumento en el consumo de drogas como cocaína y marihuana.
De 1988 a 2002 el consumo de marihuana en México aumentó entre la población adulta, de 3.6% a 9.8%; y los consumidores de cocaína pasaron de 0.4% a 2.1% de acuerdo con cifras de una encuesta oficial.
Durante décadas, la prioridad de los capos de la droga en México fue la producción de marihuana y heroína, y su contribución en el transporte de estas sustancias y de la cocaína sudamericana al mercado más grande del mundo: los Estados Unidos.
Expertos dicen que de las 650 toneladas anuales de cocaína que salen de Sudamérica rumbo a Estados Unidos, unas 400 pasan por México y que una gran parte de este volumen se queda en el país.
La marihuana fue la principal droga consumida durante años por sectores medios y bajos, mientras que personas adineradas inhalaban la cocaína, una droga desconocida entonces para la mayoría de la población.
La cocaína tiene una fuerte presencia en México, después de que los carteles colombianos comenzaron en los años 90 a pagar en especies a sus socios mexicanos para que colocaran la droga en el mercado local.
En consecuencia, los precios bajaron y la accesibilidad del consumo de drogas para otros segmentos de la población empezó a ser posible.
Otro fenómeno que contribuyó al cambio fue el regreso de inmigrantes mexicanos que habían tenido acceso a las drogas fuertes en Estados Unidos. Estos consumidores generaron en México una demanda que los carteles buscaron abastecer.
Paralelamente se desarrollaron las drogas sintéticas que dieron origen en México a las “tienditas”, casas en zonas urbanas donde se abastece al pequeño consumidor.
Otro factor del recrudecimiento de la violencia se debe al combate del gobierno contra los carteles, que deja descabezados a muchos de ellos y provoca violentas disputas entre los capos de las drogas por el control de los mismos.
En medio de esta guerra, que ha dejado un baño de sangre con 10 mil muertos en 6 años, se están alzando voces para legalizar el consumo de drogas en México.
Al permitir el consumo de drogas, se vincularía a la ley a aquellos que en la impunidad se enriquecen con este mercado, afirmó la diputada izquierdista Ruth Zavaleta.
Si la droga fuera legalizada, quienes la venden tendrían que pagar impuestos que servirían para desintoxicar a los adictos, agregó Zavaleta, al señalar que en este negocio existe la participación de “funcionarios corruptos”.
Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /