Pareciera que Katrina no tocó EUA
EL DESASTRE DEL CICLÓN KATRINA, con los miles de muertos que aún no se encuentran, casi medio millón de evacuados que necesitaron abandonar las ciudades inundadas y destruidas donde no hay posibilidad de vida semi normal, una respuesta del pueblo americano desorganizada y conflictiva entre las diversas instituciones que quieren ayudar pero que están estorbándose una con otra, un presidente que demoró tres días en hacerse presente en las zonas damnificadas, una administración de emergencias (FEMA) que no sabe como reaccionar y dirigida por un inexperto inepto, una Cruz Roja que quiere controlarlo todo, una Guardia Nacional y Fuerzas Armadas que no actuaron de inmediato para ayudar y evitar los saqueos y las violaciones, los medios de comunicación que se concentraron durante los primeros días posteriores al desastre en mostrar únicamente a víctimas de la raza negra, y por sobre todo, la absoluta falta de preparación anticipada para poder reaccionar de inmediato a las necesidades creadas por el huracán, no parecen los Estados Unidos de Norteamérica, el país más progresista, más democrático y más rico del orbe.
Es como si Katrina hubiese tocado otro lugar pero no los EUA.
Que Nueva Orleáns corría peligro de ser inundada por encontrarse por debajo del nivel del mar, era una posibilidad conocida por todos. El Cuerpo de Ingenieros del ejercito había pedido fondos para reforzar los diques pero los legisladores sólo asignaron una parte, pero los pronósticos del tiempo habían advertido una temporada mayor de huracanes que cuando pasan por el golfo de México, siempre caen en o cerca de Nueva Orleáns, y más aun advirtieron que Katrina sería un ciclón de fuerza 4 o 5, mucho mayor que los anteriores, no conmovió a las autoridades. Cierto que pidieron que los residentes de Nueva Orleáns evacuaran la ciudad el domingo anterior al lunes 29 cuando Katrina tocó tierra, pero eso fue absolutamente tarde e insuficiente. Las carreteras abarrotadas de vehículos, pero aun así había cientos de miles de residentes que no pudieron salir porque no tienen vehículo y ni siquiera dinero para pagar por el transporte.
De modo que hasta ahora las tres cosas que lamentablemente más se destacan de esta tragedia son: 1) la falta de preparación (ya esta bueno que no esperemos a ver que pasa antes de actuar), 2) la ineficacia de FEMA (dicen que ahora por ser parte de la Secretaria de Seguridad Interna que se enfoca principalmente en terrorismo, perdieron su autonomía de acción), y 3) la falta de liderazgo o de liderazgo tardío demostrado por Bush.
Y para no dejar fuera, están las estafas del precio de la gasolina, cosa que el gobierno también debería controlar. ¿Cómo es posible que la misma estación de servicio suba 2 y tres veces al día sus precios, cuando no ha comprado nuevas reservas? A pesar de la política de libre empresa ¿Cómo es posible que se permita que las grandes petroleras registren las ganancias porcentuales más altas de su historia sin que los políticos hagan algo para beneficiar al pueblo consumidor en cambio y controlar los precios del combustible?
Como dije ¡Estos ya no parecen los Estados Unidos!
¿Y usted que opina?
el-latino@arktimes.com (501) 374-5108 www.ellatinoarkansas.comEL DESASTRE DEL CICLÓN KATRINA, con los miles de muertos que aún no se encuentran, casi medio millón de evacuados que necesitaron abandonar las ciudades inundadas y destruidas donde no hay posibilidad de vida semi normal, una respuesta del pueblo americano desorganizada y conflictiva entre las diversas instituciones que quieren ayudar pero que están estorbándose una con otra, un presidente que demoró tres días en hacerse presente en las zonas damnificadas, una administración de emergencias (FEMA) que no sabe como reaccionar y dirigida por un inexperto inepto, una Cruz Roja que quiere controlarlo todo, una Guardia Nacional y Fuerzas Armadas que no actuaron de inmediato para ayudar y evitar los saqueos y las violaciones, los medios de comunicación que se concentraron durante los primeros días posteriores al desastre en mostrar únicamente a víctimas de la raza negra, y por sobre todo, la absoluta falta de preparación anticipada para poder reaccionar de inmediato a las necesidades creadas por el huracán, no parecen los Estados Unidos de Norteamérica, el país más progresista, más democrático y más rico del orbe.
Es como si Katrina hubiese tocado otro lugar pero no los EUA.
Que Nueva Orleáns corría peligro de ser inundada por encontrarse por debajo del nivel del mar, era una posibilidad conocida por todos. El Cuerpo de Ingenieros del ejercito había pedido fondos para reforzar los diques pero los legisladores sólo asignaron una parte, pero los pronósticos del tiempo habían advertido una temporada mayor de huracanes que cuando pasan por el golfo de México, siempre caen en o cerca de Nueva Orleáns, y más aun advirtieron que Katrina sería un ciclón de fuerza 4 o 5, mucho mayor que los anteriores, no conmovió a las autoridades. Cierto que pidieron que los residentes de Nueva Orleáns evacuaran la ciudad el domingo anterior al lunes 29 cuando Katrina tocó tierra, pero eso fue absolutamente tarde e insuficiente. Las carreteras abarrotadas de vehículos, pero aun así había cientos de miles de residentes que no pudieron salir porque no tienen vehículo y ni siquiera dinero para pagar por el transporte.
De modo que hasta ahora las tres cosas que lamentablemente más se destacan de esta tragedia son: 1) la falta de preparación (ya esta bueno que no esperemos a ver que pasa antes de actuar), 2) la ineficacia de FEMA (dicen que ahora por ser parte de la Secretaria de Seguridad Interna que se enfoca principalmente en terrorismo, perdieron su autonomía de acción), y 3) la falta de liderazgo o de liderazgo tardío demostrado por Bush.
Y para no dejar fuera, están las estafas del precio de la gasolina, cosa que el gobierno también debería controlar. ¿Cómo es posible que la misma estación de servicio suba 2 y tres veces al día sus precios, cuando no ha comprado nuevas reservas? A pesar de la política de libre empresa ¿Cómo es posible que se permita que las grandes petroleras registren las ganancias porcentuales más altas de su historia sin que los políticos hagan algo para beneficiar al pueblo consumidor en cambio y controlar los precios del combustible?
Como dije ¡Estos ya no parecen los Estados Unidos!
¿Y usted que opina?
el-latino@arktimes.com (501) 374-5108 www.ellatinoarkansas.com
Edición de esta semana
ORÍGENES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
A lo largo de su historia, México tuvo varios himnos nacionales que –por una u otra razón- terminaron en el olvido.    / ver más /
Septiembre 15 - Octubre 15  Durante el Mes de la Herencia Hispana (septiembre 15 - octubre 15), América celebra la cultura y las tradiciones de sus raíces en España, México y las naciones de habla hispana de América Central, Sudamérica y el Caribe.  / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La capacidad del periodismo estadounidense para presentar las noticias libres de intimidación política y responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones es uno de los elementos más importantes de la democracia en los Estados Unidos. Los estadounidenses damos por sentado que los medios de comunicación exponen a los funcionarios deshonestos que infringen la ley o abusan de los poderes de su cargo.    / ver más /