La economía estadounidense debe ser la clave en la reforma inmigratoria
La economía estadounidense crea más empleos cada año de los que llenan los nacidos en el país según el Migration Policy Institute de Washington D. C. Sin inmigración no se puede sustentar el crecimiento y la prosperidad económicos a las que nos hemos acostumbrado, agrega.
Esta debiera ser la razón principal por la cual la inmigración es tan importante y por lo que tanto la Casa Blanca, como el Congreso y diversos organizaciones empresariales están trabajando intensamente para sacar una reforma migratoria.
Según las proyecciones del gobierno estadounidense, la economía del país seguirá necesitando más trabajadores no especializados (en los sectores del campo, construcción, servicios y otros), por encima de los nativos, que cada vez son más educados y más viejos, puede ocupar.
Pero uno de los problemas más críticos para el futuro del país es la necesidad de profesionales y especializados en alta tecnología que el sistema educativo estadounidense no puede producir.
Es por eso que la mayoría de los proyectos de ley presentados en años recientes, incluyendo la actual propuesta senatorial, deben balancear la necesidad de legalizar a los trabajadores indocumentados ya en el país con la de atraer a futuros inmigrantes mejor educados.
Por otra parte la reunificación familiar ha sido y debe seguir siendo un énfasis importante de las nuevas leyes mientras que el Congreso discute un sistema que favorece la entrada de profesionales que necesita la economía. De ahí que el proyecto propone un sistema de inmigración por méritos (o puntos) en el que las capacidades, la educación y el idioma tendrán mucho más peso que los lazos familiares.
Este tipo de sistema no es nuevo, sino que ha sido instituido desde hace años por otros países que tienen altos niveles de inmigración.
Canadá instituyó un sistema de puntos en 1967, Australia lo hizo en 1989, Nueva Zelandia en 1991 y Gran Bretaña en 2001. Varios países europeos están considerando lo mismo. En la mayoría de esos países, las reglas son flexibles, y permiten adaptar la inmigración a las necesidades de la economía. Muchos piensan que Estados Unidos debería hacer lo mismo.
Agencias del gobierno han revelado la futura necesidad, tanto en trabajos que requieren un alto nivel educativo como en otros que no lo requieren. De acuerdo con la Oficina Federal de Estadísticas Laborales del Departamento del Trabajo de Estados Unidos, la cantidad de empleos en el sector de servicios aumentará en un 19% entre 2004 y 2014. La mitad de los 20 oficios que experimentarán la mayor demanda de trabajadores no requieren alto nivel educativo, sino basta únicamente con un corto entrenamiento. El futuro otorgamiento de visas se debe basar en las demandas del mercado nacional.
Durante ese mismo período, habrá 25 millones de empleos adicionales (incluyendo nuevos y los que ya existen, pero que quedan vacantes) para trabajadores que no tienen siquiera un diploma de secundaria.
Al mismo tiempo, también habrá un millón de nuevos trabajos en matemáticas y ciencias de la computación, el sector de más rápido crecimiento en la economía moderna. Hay preocupación sobre quien ocupará estos y otros empleos de tecnología, que permitan a los EUA competir con China e India en el comercio global.
Edición de esta semana
LA EDUCACIÓN SUPERIOR ES LA CLAVE DEL ÉXITO PARA LOS LATINOS Y PUEDEN RECIBIR ASISTENCIA PARA COMPLETARLA
Sandra Carmona-García, es una Especialista en Educación del Programa TRIO - EOC del Departamento de Educación de los EE.UU., subvencionado por el gobierno federal, diseñado para apoyar a las personas de Arkansas Central interesadas en continuar sus estudios en una universidad o college o en otra institución vocacional / técnica después de graduarse de la secundaría.    / ver más /
Este año el lunes 19 de febrero, se conmemora el Día de los Presidentes, honrándose especialmente a los presidentes George Washington y Abraham Lincoln.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El problema con la política es la política. Nos hemos acostumbrado tanto a los partidos políticos concentrándose en algunos asuntos “clave” para cada una de sus ideologías que muchos votantes ya no notan que Washington está ignorando los verdaderos designios del gobierno: los mandatos constitucionales para asegurar la tranquilidad doméstica y promover el bienestar general. Estos designios están siendo infringidos por la prisa de Washington en buscar soluciones económicas que enriquezcan aún más a los políticos codiciosos, a los súper ricos y a los intereses corporativos.   / ver más /