Bush intenta revivir plan migratorio directamente con Senadores
2099A.jpg
WASHINGTON, D.C.— Los legisladores que negociaban favorablemente el proyecto migratorio que fracasó en el Senado la semana pasada, aseguran que existen posibilidades de volver a tomarlo, después que el presidente George W. Bush visitase al Capitolio el martes 12 para reunirse con senadores republicanos y tratar de revivir el tema.
El presidente Bush formuló ante los senadores una “emotiva y apasionada” defensa sobre la necesidad de retomar el estancado proyecto de reforma migratoria integral, y los instó a apoyar la medida “porque ahora es el momento de hacerlo” y “la actual situación es inaceptable”.
La interrogante es a cuántos republicanos convenció.
Para que el proceso legislativo prosiga, los senadores mantienen pláticas para acordar una lista de enmiendas al proyecto original que satisfaga las expectativas de ambas partidos.
El líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, declaró: “Llevaré el proyecto migratorio al pleno del Senado tan pronto haya suficientes republicanos preparados a unirse a nosotros, a fin de avanzar un proyecto que arregle nuestro fallado sistema”. Esto podría ser dentro de 2 semanas pero no hay nada seguro
La visita de Bush al almuerzo ya estaba programada anteriormente y durante el mismo se tocaron diversos temas, aunque el de la reforma fue el principal.
El proyecto de reforma que se discutía en el Senado, no logró los 60 votos requeridos para terminar con el debate y pasar a la votación final. Pero además de 38 republicanos, 11 demócratas y un independiente votaron en contra de terminar el debate.
Según el senador de Massachussets, Edward Kennedy, Bush ha demostrado “coraje” en este asunto, pero que tiene que hacer más. Kennedy recibió en su oficina a representantes de los principales grupos pro inmigrantes para desarrollar una nueva estrategia de presión a sus colegas y al presidente.
La pregunta es cuánto poder político le queda a Bush, hundido por diversos asuntos como la guerra en Irak, como para convencer a un número importante de republicanos para legislar sobre un tema tan polémico como la inmigración.
Si bien es cierto que Bush quiere hacer de la reforma migratoria su legado de política doméstica, enfrenta la fiera oposición del sector republicano más radical empeñado en no pasarla.
En su forma actual el anteproyecto de ley es difícil de aprobar para muchos por sus fallas en aspectos, por ejemplo, de reunificación familiar o de protección judicial y derechos civiles de los indocumentados.
Pero el número dos del bloque demócrata en el Senado, Dick Durbin de Illinois, no estaba convencido de que se lograría un acuerdo citando la oposición de los conservadores que consideran que el ofrecer una vía para la legalización de unos 12 millones de inmigrantes ilegales, equivale a una amnistía.
La legislación reforzaría los controles fronterizos, además de proveer estatus legal para inmigrantes ilegales ya residiendo en Estados Unidos y ampliaría el programa de trabajadores temporales.
De todos modos, tanto republicanos como demócratas creen que todavía puede llegarse a un acuerdo sobre un número limitado de enmiendas que satisfagan a ambas partes y que permitan retomar el proyecto.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /