Informes contradictorios sobre los aportes y costos de indocumentados
2118A.jpg
En los últimos días, mientras el “gran acuerdo” migratorio sufría los embates de ambos partidos, una de las eternas controversias en torno a los inmigrantes volvía a estar en la palestra: ¿son un costo o una contribución económica para este país?
La respuesta depende, usualmente, de quién presente las conclusiones.
Recientemente se han multiplicado los estudios de grupos a favor y en contra de los inmigrantes, que intentan probar su punto de vista.
Los primeros, insisten en que los inmigrantes dan más de lo que reciben económicamente al país, y los segundos afirman lo contrario: que son una carga mayor que lo que contribuyen.
El resultado es confusión. ¿Quién tiene razón? ¿Quién tiene el mejor estudio?
En realidad, la respuesta depende de otras preguntas ¿Qué variables se toman en cuenta? ¿Cuál es el objetivo de la organización que hace el estudio?
Todo va a depender del color del cristal con el que se mire.
Mientras grupos discuten la reforma migratoria, surgen “nuevos” estudios respecto al efecto que los inmigrantes tienen sobre la economía o sobre el gasto público (otro punto siempre contencioso en el debate migratorio).
Por ejemplo, el Centro para Estudios de Inmigración (CIS), con sede en Washington, dio a conocer un estudio titulado “Amnistía del Senado pondría a prueba el sistema de bienestar social” nuevas cifras demuestran que los inmigrantes latinos hacen fuerte uso del sistema de beneficencia pública (welfare).
“La proporción de los hogares encabezados por inmigrantes mexicanos y latinoamericanos que usan programas públicos es más del doble que los hogares cuyo cabeza de familia es nacido aquí”, dice el estudio.
Señala el CIS que 5% de los hogares encabezados por un inmigrante mexicano usa al menos un programa de bienestar social. En el caso de los nativos, esta proporción es del 20%.
Usando estas cifras, CIS argumenta que “esto es relevante para la discusión migratoria, ya que el permitir que los indocumentados se queden, aumentan los costos de bienestar social… muchos de esos costos son los de los hijos ciudadanos de estos indocumentados”.
Por otra parte, el Centro para el Progreso Americano (CAP), también en Washington, dio a conocer un análisis de los mitos sobre los inmigrantes y el uso de la salud pública, negando con cifras que estos representen una carga.
“Existe una idea equivocada que atribuye la crisis de salud en este país a la presencia de los inmigrantes y su uso del sistema”, dijo Meredith King, analista de salud pública de CAP.
El reporte de CAP señala que los indocumentados y los residentes legales en sus 5 primeros años, no tienen acceso al seguro de salud para personas de bajos ingresos conocida como Medicaid. Sólo pueden recibir atención de emergencia.
Y aún así, CAP encontró cifras que sostienen que los inmigrantes suelen hacer menor uso de los programas a los que tienen acceso e incluso de las salas de emergencia. Por ejemplo, menos del 10% de los indocumentados reportan haber usado una sala de emergencia, mientras que el 20% de los latinos nacidos aquí y de los blancos, sí lo han usado.
“La presencia de inmigrantes no es la causa de las fallas en el sistema de salud. El sistema fracasa, en gran medida, porque 45 millones de personas no tienen seguro de salud y porque las primas del seguro cuestan hoy el doble que hace 6 años”, cita este reporte. En cuanto al uso de servicios públicos, el estudio halló que los inmigrantes, en su mayoría jóvenes, contribuyen mucho a nivel federal, pero usan servicios a nivel estatal y local, principalmente porque tienen más hijos que van a la escuela.
James Smith es un economista de la prestigiosa investigadora RAND Corporation, en California, y autor del estudio reconocido como el más exhaustivo llevado a cabo nunca sobre el costo y contribuciones de los inmigrantes, señala que las organizaciones que a menudo emiten estudios y análisis lo hacen con un objetivo específico, que generalmente tiene que ver con avanzar una causa política.
El problema no es que sea mentira lo que dicen, sino que generalmente examinan sólo una parte del problema, agrega Smith. “Pero nada de esto tiene la magnitud del juicio final. Ni las contribuciones, ni los gastos de los inmigrantes son de la magnitud que vayan a ser decisivos para una reforma inmigratoria.
Edición de esta semana
MUERE GEORGE BUSH PADRE, EL PRESIDENTE QUE SELLÓ EL FIN DE LA GUERRA FRÍA
George Herbert Walker Bush murió el viernes 30 a la edad de 94 años. Hubo temores de que después de que su esposa, Barbara, muriera en abril, Bush también podría morir. Fue ingresado en el hospital con una infección de la sangre el 23 de abril, un día después del funeral de la exprimera dama, y permaneció allí durante 13 días.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump hizo campaña para los candidatos republicanos en las elecciones intermedias de noviembre con un solo logro legislativo importante: un gran recorte de impuestos para las corporaciones y los ricos.    / ver más /