Cientos de personas han muerto en el desierto al cruzar la frontera
Cámaras de largo alcance, radares, lentes infrarrojos, helicópteros, aviones, muros, camionetas, perros y armas de asalto son parte del arsenal que la Patrulla Fronteriza, emplea para evitar que más personas con sólo un galón de agua y una mochila en la espalda, se aventuren a buscar trabajo en Estados Unidos.
Sin embargo, en los últimos años este "corredor fronterizo" también se ha convertido en el más transitado por los traficantes de droga, debido a las medidas, operativos y muros de contención que se han levantado en Texas y en California, principales puntos de entrada durante los 10 años pasados.
Los inmigrantes que logran evadir la cacería de los agentes fronterizos, que fueron reforzados con 6 mil agentes de la Guardia Nacional, entonces tienen que desafiar al desierto de Sonora; un área hostil, inhóspita y muy peligrosa, debido a las extremas temperaturas.
Tucson es una de las primeras ciudades adonde llegan los inmigrantes que cruzan por esta zona. Se encuentra a 113 kilómetros (70 millas) de la frontera. Le sigue Phoenix, capital del estado de Arizona y destino de cientos de inmigrantes, a la que se llega atravesando 241 kilómetros (149 millas) de zona árida.
Información entregada por la Patrulla Fronteriza indica que en el 2005, 473 personas fueron encontradas muertas, de las cuales 260 perecieron en Arizona. En lo que va de 2007 ya han encontrado 154 muertos.
En el desierto, el termómetro marca hasta 130 grados Fahrenheit o baja a cero cuando cae nieve. Cualquier persona, sin la protección adecuada, puede morir de insolación o de hipotermia. Además, el área es montañosa y tiene muchas barrancas y desniveles, difíciles de caminar si uno no conoce bien la zona.
Generalmente, los “polleros” mienten a quienes quieren pasar a Estados Unidos, para que pierdan el miedo, paguen e intenten el cruce. Pero tienen que caminar hasta 128 kilómetros (80 millas), es decir entre 3 y 4 días. Y si no aguantan el paso de los”coyotes” o no tienen suficiente agua para beber, entonces lo más seguro es que se queden a merced del sol, del frío o de los animales venenosos, además de la presencia de los agentes de la Patrulla Fronteriza que, dicho sea de paso, sería el mal menor, porque al menos ellos podrían salvarles la vida.
Mientras tanto, desde las oficinas de la Patrulla Fronteriza, con aire acondicionado en Nogales, los agentes observan por unos 30 monitores de video el movimiento en ambos lados de la frontera y de los corredores más usados por los inmigrantes.
Las cámaras tienen sensores y se activan con el movimiento en el área vigilada. Los encargados de los monitores envían una señal al agente más cercano al área para que vaya a investigar. Los helicópteros o camionetas son enviados para detener a los inmigrantes.
Pero los agentes fronterizos que cuidan gran parte de los 421 kilómetros (262 millas) del sector Tucson, entre Yuma y Nuevo México, también son observados.
En una de las montañas más altas del lado mexicano, los coyotes, equipados con radios y binoculares, observan también todos los movimientos de la Patrulla Fronteriza para darles indicaciones a los inmigrantes de cuándo y por dónde correr.
Agentes de la Patrulla Fronteriza dicen que cada mes son deportados a México, sólo por Tucson, alrededor de 15 mil personas, cifra que disminuye durante la segunda mitad del año hasta 7 mil, aunque han registrado cantidades de hasta 23 mil durante los primeros meses, cuando el calor es menor.
Generalmente, 3% de los detenidos deportados recibe condenas de hasta 5 años de libertad condicional, lo que significa que, si las personas regresan a los EUA y son arrestadas, irán a una cárcel de EUA, antes de ser enviados de regreso a su país de origen.
El restante 97% de los detenidos, que no son acusados de algún delito grave (felony), optan por la salida voluntaria, pero quedan inscritos por un delito menor. Si regresan, lo más seguro es que vayan a la cárcel durante un tiempo, antes de ser deportados una vez más.
A pesar de toda la vigilancia, las autoridades reconocen desconocer el número de personas que logran cruzar, aunque piensan que cada vez son menos los que lo consiguen.
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /