Discriminan a latinos en otorgamiento de créditos
2326A.jpg
Las familias de minorías étnicas y de escasos recursos, particularmente afroamericanas y latinas, tienen más posibilidades de que se les nieguen préstamos y crédito que las familias anglosajonas incluso con ingresos e historiales crediticios similares.
Un estudio del Center for American Progress señala que quizá la discriminación contra los latinos disminuye una vez ingresan en el mercado crediticio formal, aunque dicha discriminación y la brecha con los anglosajones persistan.
Empero, la brecha es mayor entre familias afroamericanas y anglosajonas. En 2004, a un total de 22% de familias afroamericanas se les denegaron préstamos comparado con casi 11% de las familias anglosajonas y 18% de las latinas. Esas diferencias persisten aunque se consideren otros factores como el historial de crédito.
Asimismo, en 2004 un 12% de los latinos y un 15% de los afroamericanos se sintieron desalentados de solicitar préstamos o crédito comparado con 5% de los anglosajones. En 2004 la cifra de familias de minorías que se sintieron desalentadas de solicitar préstamos fue cuatro veces mayor que la cifra de familias anglosajonas.
El análisis señala que la discriminación persiste pese a las regulaciones, y aunque muchas de las prácticas parecen ser intencionales, otras son el producto del crecimiento y el alcance del mercado crediticio.
Por ejemplo, según el estudio las políticas públicas deben adaptarse a los cambios en el mercado crediticio y abarcar los sistemas no tradicionales de obtener crédito a los que suelen recurrir las minorías: casas de empeño, lugares que adelantan el pago del cheque, entre otros.
Las restricciones crediticias no sólo afectan los préstamos convencionales. Por ejemplo, el rechazo más común basado en raza o etnicidad es de solicitudes de tarjetas de crédito (casi 44%). Entre 1995 y el 2004 un 23% de las solicitudes denegadas a latinos fueron de préstamos para comprar un auto.
Asimismo, las familias de minorías y de escasos recursos tienden a recibir mayores tasas de interés y cuotas y las diferencias persisten al controlarse otros factores.
Igualmente, las familias de minorías y escasos recursos cargan con una mayor porción de deudas de préstamos y tarjetas de crédito que las familias anglosajonas. En 2004 un 11% de las familias latinas obtuvieron préstamos y crédito de instituciones financieras comparado con 7% de las familias anglosajonas y ese crédito les costó más a los latinos. En 2004 la tasa media de interés de un préstamo fue de 9.9% para los anglosajones comparado con 13% para los latinos.
Los latinos tienden a recurrir más a mercados informales en busca de préstamos y créditos que sus contrapartes anglosajones. Pero una vez que ingresan en el mercado crediticio formal tienen quizá la misma posibilidad de los anglosajones de que se les apruebe su solicitud de préstamo aunque las tasas de interés que obtienen son más altas.
La diferencia en el índice de préstamos negados parece ir a la baja, pero un importante factor para lograr la aprobación de un préstamo es obtener asesoría profesional y los latinos tienen sustanciales menores posibilidades de obtener ese asesoramiento que los anglosajones. Asimismo, hay una brecha en el nivel de recursos entre los dos grupos.
La discriminación al negarse un préstamo, se mide una vez que se consideran factores como ingresos, bienes, el nivel de deudas, entre otros, y si al final de este proceso persisten diferencias no explicables entre los anglosajones y los latinos, esa es la forma como los economistas interpretan la discriminación.
Para este reporte esa discriminación se mide en los mercados crediticios formales y es así que concluyen. Pero no tomó en cuenta datos adecuados sobre prácticas depredadoras o discriminatorias en mercados informales como casas de empeño o prestamistas marginales a los que recurren los latinos mayormente.
Sobre porqué la situación de los afroamericanos es peor que la de los latinos, sobre todo en años recientes, se debe a la experiencia del mercado laboral.
El mercado laboral de los latinos ha sido muy diferente al de los afroamericanos. En los pasados seis años uno de los motores de la economía ha sido la construcción y los empleos de servicios, industrias donde trabajan latinos en mayor proporción. Entonces, desde el punto de vista de los datos de empleos [no de ingresos] a los latinos les ha ido mejor que a los afroamericanos y los anglosajones, y eso les ha dado mayor historial de crédito y un acceso más fácil al mercado crediticio.
Pero al mismo tiempo, eso supone que se produzcan problemas para la comunidad latina, porque por ahora el auge de la construcción terminó y muchos latinos tuvieron acceso al crédito basándose en empleos que no pagan bien o no tienen beneficios. De esta forma, al perder sus empleos o no contar con el pago de horas extra tienen más probabilidades de perder sus hogares al no poder pagar las hipotecas y de que sus casas sean embargadas por las instituciones financieras.
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /