No olvidar
Por Michel Leidermann
Las condiciones en que vinieron los primeros inmigrantes a este país, fueron prácticamente las mismas de ahora.
En el siglo XIX la cosa fue peor: hubo guerras callejeras y grupos criminales organizados en varias ciudades de los EUA, dedicados a la violencia antiinmigrante.
Pueden rentar el video “Gangs of New York”, de Martin Scorsese, donde aparte de una excelente película, se enterarán que en Nueva York había pandillas "nativas" organizadas para atacar a los inmigrantes alemanes e italianos, considerados inferiores y dañinos.
Hay quienes dicen que entre los "ilegales" de hoy y los inmigrantes de ayer no hay comparación. "Mi familia vino legalmente ¿Cómo se atreven a compararlos con estos ilegales de ahora? " es lo que dicen con orgullo descendientes de italianos, alemanes, irlandeses y otros.
Todo grupo inmigrante suele creer que el que viene después ya no es tan bueno o tiene menos derechos. Basta preguntarles a los descendientes de indígenas nativos americanos para comprobarlo.
Por 1600 vinieron los primeros colonizadores, en su mayoría del norte de Europa, ingleses y suecos, buscando libertad religiosa y nuevas tierras. Luego no tardaron en llegar las oleadas de inmigrantes "económicos", que es como una mala palabra hoy en día. Llegaron miles de alemanes e irlandeses, que pronto se convirtieron en objeto de preocupación para los anteriores. Es decir, comenzaron a venir los pobres que huían de la miseria causada por las malas cosechas en Alemania e Irlanda.
Fue entonces cuando se originó la filosofía "nativista" que favorece los intereses de los habitantes establecidos por encima de los de los recién llegados. Un concepto nada nuevo, y que se ha aplicado a cada ola de inmigrantes a lo largo de la historia, sobre todo cuando vienen pobres, explotados y tienen otra religión u otro idioma.

Hay infinidad de libros que describen la historia de los inmigrantes en este país. Precisamente, porque este país es, ni más ni menos, la historia de sus inmigrantes. También es la historia de cómo ellos ayudaron a levantar los canales, los ferrocarriles, la agricultura, las grandes ciudades y las industrias de todo tipo.
Entonces había pocas leyes que regularan la inmigración. Para inmigrar "legalmente" sólo hacía falta montarse en un barco para una travesía horrorosa de meses en la que a menudo moría o se enfermaba más de la mitad de los pasajeros. Tifus, viruela, cólera y disentería eran las sentencias de muchos.
Fueran cuales fueran las condiciones del viaje, los inmigrantes venían y seguían viniendo. Les esperaba algo mejor que lo que dejaban atrás: trabajo, comida, oportunidades.
Por ejemplo, para inmigrar a mediados del siglo XIX hacia Estados Unidos, bastaba pagar un impuesto de 50 centavos por cabeza. Las pocas leyes que había impedían la inmigración de mujeres para la prostitución, de criminales y de "lunáticos o idiotas" que pudieran volverse una carga pública.
Y fue la reacción hacia los irlandeses, precisamente, la que generó el primer gran movimiento "nativista" o antiinmigrante que sacudió a la nación que se formaba. La razón principal era su religión católica. Los primeros inmigrantes a este país fueron protestantes enemigos de la religión católica y de los seguidores del Papa.
No fue hasta 1855 que se aprobó una ley que obligó a mejorar las condiciones. Pero era muy tarde para los miles que murieron en los viajes. Como ahora lo sería para los cientos que han muerto, en los cruces fronterizos.
Pasaron años hasta que los gobernantes se acordaron que necesitaban a los inmigrantes…
Edición de esta semana
ASOCIACIÓN DE ESTUDIANTES HISPANOS DE DERECHO DE LITTLE ROCK CELEBRÓ SU BANQUETE ANUAL
La Asociación de Estudiantes Hispanos de Derecho (HLSA) de la Facultad de Derecho William H. Bowen de la UA-Little Rock celebró su banquete anual de premiación el pasado sábado 2 en el Club 27 de Little Rock.   / ver más /
La Universidad de Arkansas - Little Rock presenta serie de debates y películas, sobre la inmigración en los EE.UU. del 7 de marzo al 16 de abril.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En los últimos años, la vacunación infantil se ha convertido en un tema de debate nacional, que también se ha convertido en una preocupación importante en Arkansas. Arkansas es uno de los 18 estados que permite exenciones tanto religiosas como creencias personales, de vacunación escolar Estas exenciones de vacunación no-médicas son peligrosas para los niños no vacunados, los que dependen de la inmunidad de grupo y la salud del público en general. Por estas razones, creo que las exenciones de vacunación no-médicas deben ser ilegales.   / ver más /