Irlanda para Latinoamérica
Por Michel Leidermann
La Unión Europea con 27 países, ha reconocido que los irlandeses se han convertido en los habitantes más ricos de la región en términos de riqueza por habitante y el caso debiera ser un ejemplo para Latinoamérica.
Irlanda era hasta hace 15 años un país pobre, agrícola, amante del fútbol, católico, teniendo una buena parte de sus ciudadanos viviendo en el extranjero, y con una economía en gran medida dependiente de las remesas de sus connacionales radicados en los EUA.
Hasta principios de los años noventa, Irlanda era todavía uno de los países más pobres de Europa. Bajo muchos aspectos, Irlanda era más pobre que la mayoría de los países latinoamericanos. Al igual que en muchos países de América Latina, el chiste más común era: Que el último en salir, apague la luz.
Asimismo, Irlanda era un país conocido por producir grandes escritores, cantantes y deportistas, pero muy pocas estrellas en los negocios, la ciencia o la tecnología.
Según el Banco de Irlanda, la riqueza neta promedio por individuo de la población irlandesa con 4.2 millones de personas, creció en un 19% el año pasado, para llegar a $268,000 por persona. El incremento se debió, además de las exportaciones de tecnología, a un gran aumento en los precios de los bienes raíces, y a tener las tasas de ahorro más altas de Europa.
La economía creció a pasos agigantados desde que el país acogió a unas 1,100 compañías multinacionales y a miles de inmigrantes. Hoy día, es uno de los centros más importantes de alta tecnología y productos farmacéuticos del mundo.
¿Cómo logró Irlanda progresar tan rápidamente? Contrariamente a lo que muchos piensan, no fue la ayuda económica que recibió el país después de incorporarse a la Unión Europea en 1973, sino un profundo cambio en su política económica.
Aunque los fondos de ayuda europeos ayudaron a mitigar algunos de los problemas sociales que trajo consigo la apertura económica, no fueron el factor más importante. Los $14,000 millones que Irlanda recibió de la Unión Europea en los años noventa le dieron al país una red de protección que le permitió una transición más suave hacia una economía globalizada.
Su éxito se debe a una combinación de factores: la tregua social entre empresarios y obreros iniciada en 1987; la eliminación de barreras burocráticas que desalentaban las inversiones extranjeras; una amnistía para todos los evasores fiscales; una reducción de los impuestos corporativos para incentivar las inversiones; un fuerte apoyo a la ciencia, tecnología e ingeniería en las universidades; y la decisión de los sucesivos gobiernos de no desviarse del rumbo económico a pesar de las tensiones sociales que se produjeron al principio.
Pero la mayoría de países en Sudamérica que están recibiendo billones actualmente gracias a los altos precios de sus materias primas de exportación, y a las compras masivas desde China, no están usando sus ingresos para producir más productos con mayor valor agregado.
Irlanda es una demostración de que los países pueden subir rápidamente de los últimos puestos hasta los primeros, si atraen inversiones y se dedican a exportar productos cada vez más sofisticados. De manera que no sería una mala idea en América Latina, el abrir las puertas a la inversión extranjera y estimular la producción interna con menos burocracia y más incentivos económicos y sociales.
Los jóvenes irlandeses que califican por su buen rendimiento escolar, pueden estudiar gratuitamente en la universidad, obtener un diploma y seguir contribuyendo al desarrollo de su país, sin tener que emigrar. ¡Que buen ejemplo!
Edición de esta semana
UNA PROFESIÓN DE SERVICIO AL PRÓJIMO Y SATISFACCIÓN PERSONAL QUE PUEDE SALVAR VIDAS
EL LATINO entrevistó a tres técnicos latinos bilingües de emergencias médicas (EMT) para aprender sobre sus experiencias y perspectiva personal sobre su trabajo en el Metropolitan Emergency Medical Services (MEMS).    / ver más /
CELEBRARON LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO EN CONWAY... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
No entiendo por qué las personas temen y/o odian a otras que son diferentes a ellos. ¿No somos todos diferentes, incluso cuando compartimos el mismo color de piel, religión, cultura o herencia?   / ver más /