CONTRAPUNTOS
Por Michel Leidermann
Demagogia derrota al
DREAM Act
El reciente debate político en Washington sobre el proyecto DREAM Act, mostró otra vez la virulencia que despierta entre los legisladores la sola mención de la inmigración. Es indignante ver cómo una ley destinada a integrar y convertir a jóvenes en un valor útil para la sociedad estadounidense pueda ser manipulada de una manera tan maliciosa.
Los legisladores que votaron en contra (republicanos y demócratas) acusaron al proyecto de ley de ser una amnistía para los estudiantes indocumentados, al mismo tiempo que arrojaban cifras exorbitantes de potenciales beneficiados. Utilizaron una estrategia de alarma ya conocida, la misma que descarriló la reforma migratoria en junio pasado, cuando dijeron que era una amnistía a los no autorizados y que debían ponerse “a la cola de las visas”.
La diferencia es que en el caso del DREAM Act, los únicos beneficiados serían menores de edad que fueron traídos a EUA por sus padres y no tienen la culpa de estar acá. La ley iba permitir a estos jóvenes seguir estudios universitarios y capacitarlos para aportar a la economía y con sus impuestos a mantener la liquidez del Seguro Social. Sin embargo, para una mayoría, no hay distinción alguna y todos los indocumentados merecen ser castigados por igual.
Es cierto que hay algunos demócratas que no votaron por el DREAM Act (entre ellos nuestro propio Mark Pryor de Arkansas). Estas son excepciones pero es una lástima que sean los menos, los extremistas y demagogos para quienes la “No solución, es la Mejor solución” y que se salgan con la suya.

Una cuestión de “interpretación”
A medida que Arkansas atrae a más gente para quienes el Inglés es una segunda lengua, está aumentando la necesidad de intérpretes en los tribunales.
Y mientras que el español es el idioma más común, Arkansas tiene al menos otras 38 lenguas que se hablan en este pequeño pero cada vez más diverso Estado.
La creciente necesidad de intérpretes refleja también la creciente conciencia de los jueces, de que deben proporcionar audiencias justas en sus tribunales, incluso para quienes tienen dificultades en comprender el Inglés, en lugar de asumir el riesgo de que el acusado no sea capaz de entender los procedimientos en el tribunal. La ley estatal requiere intérpretes cuando el idioma es un problema, y los magistrados son los que tienen que tomar la decisión en cada caso.
Nuestro sistema de justicia depende de ser un sistema justo. Debe impartirse justicia sin importar si el acusado ha hablado inglés desde su nacimiento, o simplemente está luchando por aprenderlo. Y es ayuda lo que este sistema de intérpretes ofrece ya sea en un complicado proceso penal o en algo tan común como una multa en el tribunal municipal de tránsito.
¿Es el uso de intérpretes una carga injusta al contribuyente? Ya es bastante difícil para el nativo americano entender las complejidades del sistema judicial. Imagínense ahora a alguien que no puede hablar Inglés lo suficiente como para comunicarse.
Mientras Arkansas siga atrayendo a los que no son nacidos acá, la necesidad de estos intérpretes continuará creciendo. Sí, cuesta dinero, pero el dinero está bien gastado, porque se gasta en una buena causa: LA JUSTICIA.
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /