En los últimos 13 años ha muerto un migrante por día en la frontera
2504A.jpg
El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes Fernández, presentó un informe sobre impunidad y muerte en la frontera norte: “Todos saben, nadie sabe: 13 años de muertes de migrantes”.
El documento –elaborado por la quinta visitaduría de la CNDH– destaca que en 4,745 días se ha presentado igual número de muertes de migrantes, es decir, un deceso al día en promedio.
“Venimos a recordar en este punto a quienes, luego de extraviarse en su camino, han sido hallados, a veces arrastrados por las corrientes de ríos y canales, casi inertes al pie de una montaña, calcinados por el sol o ateridos en mitad de la noche” señaló.
El número de fallecimientos en la frontera con EUA , dijo, ha seguido una tendencia creciente. “Son cifras anuales de tres dígitos, que ahora se visten de dato ordinario para inmunizar la conciencia colectiva”.
El diagnóstico resalta que cruzar la frontera significa vivir tres o cuatro días en zonas desérticas, nadar en canales de aguas negras o en ríos contaminados con bacterias potencialmente mortales, atravesar montañas y luchar contra la hipotermia o la deshidratación. “Para miles ha significado la muerte en la soledad absoluta. Vacío en el vacío. El abrazo del abandono que asfixia la vida; lo que todos saben, lo que nadie parece saber.”
El informe señala que en octubre de 2004, cuando se inició la Operación Guardián, los migrantes “dejaron de ser vistos” por los gobiernos. Sin embargo, siguieron empeñados en volver a los campos estadounidenses, a las empacadoras, a los restaurantes, a construir casas, caminos y puentes, a cuidar niños, a limpiar casas. Algunos no reaparecieron en el lugar deseado, porque perecieron arrastrados por ríos o consumidos por el sol. De otros no volvió a saberse nada.
El reporte señala que de 2001 a 2007 el total de muertes en la frontera suma 2,533: 491 en San Diego y El Centro, California; 1,221 en Yuma y Tucson, y 821 en El Paso, Marfa, Del Río, Laredo y McAllen, Texas.
Oficialmente, las muertes reportadas entre 2001 y junio de 2007 ascienden a 2,533, a las que hay que sumar mil 506 entre 1994 y 1999, lo cual da un total de 4,039. Pero a esta cifra hay que añadir otra: los de quienes no han sido hallados. De acuerdo con organizaciones civiles, la suma puede superar 5 mil decesos.
“¿Cómo es la muerte en la frontera?”, apunta la CNDH en su diagnóstico. Mueren por hipotermia, deshidratación, congelamiento, ahogados, por golpes de calor, alteraciones múltiples de salud, lesiones, asfixia, accidentes automovilísticos y homicidios. En 20% de casos no se ha podido determinar la causa del deceso.
La CNDH asevera que la zona más crítica es el suroeste de Arizona, donde buen número de mexicanos han fallecido en la zona desértica. Señala que la similitud de este paisaje genera que los migrantes caminen durante días en círculos, lo que aumenta el riesgo de perecer.
Sin embargo, subraya que la muerte de migrantes no se restringe a climas extremos, aguas caudalosas o contaminadas, sino igualmente a la persecución de la Patrulla Fronteriza, que muchas veces son responsables directos de las muertes.
Edición de esta semana
GOBERNADOR FIRMA LEYES QUE PERMITEN LICENCIAS DE ENFERMERÍA Y MATRICULA UNIVERSITARIA ESTATAL A BENEFICIARIOS DE DACA 
Por Michel Leidermann
La legislatura de Arkansas finalmente aprobó dos proyectos de ley que benefician a jóvenes DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) y el miércoles 10 el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, las firmó para entrar en vigencia de inmediato en todo el Estado.   / ver más /
Por Michel Leidermann El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, dijo a reporteros el miércoles 10, que planeaba firmar un proyecto de ley del Senado SB411 contra el estado de “ciudad santuario” y aprobado por los legisladores el último día de la sesión legislativa, a pesar de su preocupación de que una disposición dentro de la ley podría conducir al más perfilamiento racial.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El proyecto de ley SB 411 de Arkansas contra las “ciudades santuario”, es un ataque dirigido principalmente a Little Rock, que no es una ciudad santuario. Fue aprobado por la legislatura republicana de Arkansas y promulgada por el gobernador Asa Hutchinson   / ver más /