Las Posadas son una costumbre mexicana que reúne a familiares y amigos previo a la Navidad
2540A.jpg
¿Cuándo fue la última vez que disfrutó de una Posada? Mantenga la tradición y anímese a continuarla, o hasta puede festejar una en casa.
Las Posadas son una costumbre mexicana que reúne a familiares, amigos y vecinos durante nueve días, previos a la Navidad, para recrear el viaje que María y José realizaron a Belén, lugar donde nació Jesús.
Comienzan el 16 de diciembre. Durante este festejo se acostumbra a rezar, cantar una letanía, villancicos y posteriormente disfrutar de una taza de champurrado o ponche caliente, acompañada casi siempre de tamales o buñuelos, bebidas y platillos muy mexicanos.
También se rompe una piñata y todos los asistentes reciben una bolsa de dulces, llamados "bolos" o "aguinaldos".
Aunque es una tradición que los españoles popularizaron para evangelizar a los indígenas mexicanos durante la Conquista, ahora se vive como una fiesta popular que son un buen pretexto y la costumbre ideal para unir a toda la comunidad. Así que, sea o no mexicano, viva esta costumbre que a los niños les encanta y los adultos disfrutan.
Esta tradición milenaria llegó a Estados Unidos con la cada vez más densa población de inmigrantes mexicanos, así que en casi todas las ciudades con una comunidad mexicana puede encontrar todo para celebrar las nueve Posadas, o sólo una de ellas.
Además, si no quiere organizarlas, también tendrá la oportunidad de participar en una y llevar a sus hijos a disfrutar de esta festividad cultural.
En México, la organización de las Posadas varía dependiendo de la región. Es decir, cada estado o comunidad le ha agregado su propio "ingrediente", por lo que las Posadas en Veracruz no son iguales que las de Oaxaca.
Para organizar las Posadas en su casa, sólo basta con sus familiares o vecinos, si así lo desea.
Debe tener a los "peregrinos", que son José y María, quienes pueden representarse con esculturas o personas.
Algunas familias no rezan el Rosario, sólo hacen la petición de la Posada. Hay quienes realizan una procesión y cada día visitan una casa diferente.
En las Posadas una parte de los asistentes se queda afuera de la casa, como si se tratara de María y José, mientras la otra mitad permanece dentro para responder a los ruegos de los "peregrinos" que suplican por alojamiento.
Cuando finalmente dan posada a los peregrinos, se inicia el festejo, se rompe la piñata y se sirven los alimentos.
No se requiere una casa muy amplia ni tampoco se tiene que invitar a cientos de personas.
Establezca una fecha. Si no quiere celebrar las nueve Posadas, seleccione una fecha que desea entre el 16 y 24 de diciembre.
Decida si los peregrinos serán representados por algunos de los niños o si deberá comprar las imágenes.
Invite a sus vecinos o amigos y explique a los que no saben, de qué trata esta tradición.
Para las Posadas hay que leer la letanía, el canto para pedir y dar posada, la lectura de las nueve jornadas y algunos villancicos.
Edición de esta semana
CENTRO COMUNITARIO SEIS PUENTES
El pasado sábado 11 el Centro Comunitario y de Educación Seis Puentes (#4202 Camp Robinson Rd., North Little Rock) celebró con gran éxito e imponente asistencia de papás y alumnos, su feria de regreso a clases 2018 repartiendo mochilas y útiles escolares y tarjetas de regalo de WalMart a los presentes. / ver más /
El consulado de El Salvador en Dallas ((469) 274-2708 o 1-888-301-1130), a cargo de la cónsul Verónica Patricia Pichinte Cubillos, sostuvo un consulado móvil en el Centro Comunitario del Southwest en Little Rock (#6401 Baseline Road) los pasados días 10 y 11, entregando nuevos pasaportes así como registros de nacimiento, matrimonio y defunción; autorización para menores; registros y sobrevivencias; antecedentes penales y policiales. / ver más /
Los campistas latinos tienden a usar los servicios de acceso al internet para mantenerse conectados con sus empleos y cualquier persona que los necesita.    / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Un joven recién casado estaba sentado junto a su padre. Mientras el joven hablaba sobre la vida adulta, el matrimonio, las responsabilidades y las obligaciones, el padre le lanzó una mirada clara y seria y le dijo: “Nunca olvides a tus amigos, se volverán más importantes a medida que envejezcas. Independientemente de lo mucho que ames a tu familia, siempre necesitarás amigos. Recuerda juntarte con ellos ocasionalmente (si es posible), pero de alguna manera logra, mantenerte en contacto con ellos”.   / ver más /