Anthony Romero de la Unión de Libertades Civiles Americanas visita Little Rock
2560A.jpg
El Director Ejecutivo de la Junta Nacional de la Unión de Libertades Civiles Americanas, (American Civil Liberties Union o ACLU), Anthony Romero, un abogado de 35 años, visitó Little Rock el pasado miércoles 27 y dio una charla en la Facultad Clinton de Servicio Publico de la UALR. Romero es el sexto director ejecutivo de la ACLU y asumió el cargo en septiembre de 2001, sólo 4 días antes del 9/11.
La ACLU es la principal organización en EUA que vela por violaciones a los derechos individuales y las libertades constitucionales. Fundada en 1920, la ACLU ha asumido un papel central en muchas de las controversias más delicadas de nuestros tiempos, desde la censura de libros, a la quema de la bandera nacional a la privacidad de comunicaciones en la Internet.
Romero, que nació en el Bronx de padres puertorriqueños, es el primer latino que encabeza esta organización nacional no partidista. Pasó su niñez viviendo en el piso 12 del edificio de departamentos, sin elevadores y a veces sin calefacción ni agua potable, jugando en interiores por miedo a la violencia del vecindario.
Su padre Demetrio, que sólo alcanzó al completar el cuarto grado, había trabajado en una plantación de azúcar en Puerto Rico. Después de llegar a Nueva York, Demetrio mantuvo a su familia trabajando en el Hotel Warwick, primero como empleado de limpieza y mantenimiento y luego como mesero de banquetes.
Su madre Coralie, estaba decidida a apartar a su familia de la pobreza y de los peligros del Bronx. Anthony describe a su madre como "el cerebro de la familia" aunque su educación formal se vió truncada por la necesidad de ayudar a mantener a su madre viuda y tres hermanos. Cuando notó el interés de Anthony en la lectura, comenzó a insistir se enfocara en sus estudios. "Esa es la manera en que se triunfa en Estados Unidos", le dijo.
Al tiempo la familia Romero se mudó a Nueva Jersey, donde Anthony se convirtió en el primer miembro de la familia en graduarse.. Después de titularse de la facultad Woodrow Wilson de Política Pública y Asuntos Internacionales de Princeton, se fue a la Facultad de Leyes de Stanford en California.
"Siempre me he visto motivado por los derechos civiles, libertades civiles y justicia social", explica Romero. "Ese compromiso se deriva de mi propia experiencia como hombre homosexual -- recuerdos de discriminación, homofobia y pobreza, que resaltan en contraste con la dignidad y amor que me impartió mi familia".
La ACLU cuenta con 300,000 miembros y con oficinas en los 50 estados, en Washington, D.C. y San Juan, Puerto Rico. "Es el bufete de abogados trabajando por el interés público más grande del mundo", dice Romero.
"A pesar de que se han logrado muchos avances", dice, "nuestra nación se enfrenta a serios y constantes desafíos de libertades civiles: discriminación racial, amenazas a la libertad de reproducción, hostilidades contra inmigrantes, una creciente población presidiaria y, más importante, una generación de jóvenes que no abogan ni aprecian la necesidad de mantener una constante vigilancia y defensa de nuestras libertades constitucionales" manifiesta Romero.
"Mientras la mayoría de las organizaciones que trabajan en pro de los derechos y las libertades civiles se concentran en un tema o grupo en particular", dijo, "la ACLU es la única organización que defiende todas nuestras libertades constitucionales y los derechos de todos los estadounidenses".
"La mayoría de nuestras casos", expresó Romero, "llegan a nosotros de gente común y corriente que necesita la ACLU porque se les han negado derechos básicos garantizados bajo nuestra Constitución. Necesitan nuestra ayuda para luchar".
En materia de temas, Romero dijo que "primero y por encima de todo, el compromiso de la ACLU es con la libertad de palabra que no se debe restringir. Éste es un tema primordial de la ACLU que requiere constante defensa y vigilancia" dijo. Pero agregó que los otros temas incluyendo la libertad religiosa, la libertad de reproducción y otros derechos de la mujer, la justicia racial, los derechos de los inmigrantes y la igualdad para homosexuales - van a necesitar también más atención y recursos.
En el 2005, Romero fue designado por la revista Time uno de los 25 latinos con más influencia en los Estados Unidos, y ha recibido decenas de premios por servicios públicos y el doctorado Honoris Causa de la Facultad de Derecho de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.
Durante su exposición en la Facultad Clinton Romero criticó a los lideres políticos de ambos partidos por no actuar decisivamente en defensa de los derechos de todo los ciudadanos, en particular durante la administración Bush por la negación del habeas corpus (detención sin mérito) de sospechosos de terrorismo, porque el gobierno parece siempre tener miedo de los musulmanes, los homosexuales, etc., a los cuales encarcela sin suficiente justificación.
Acuso a Bush por tratar de imponer una mayor autoridad de la rama ejecutiva, siendo que las tres ramas del gobierno (ejecutivo, legislativo, y judicial) tiene el mismo peso y responsabilidad en sus áreas, de acuerdo a la Constitución.
Afirmo Romero que lo más difícil en el trabajo de la ACLU, es encontrar a personas dispuestas a enfrentar a la autoridad en defensa de sus derechos, para luchar por su seguridad y su libertad y seguir viviendo en una gran democracia.
En referencia al problema de la inmigración, Romero coincide en que el actual sistema está desbaratado y que la solución no es deportar a los indocumentados, muchos de los cuales son los únicos dispuestos a hacer ciertos tipos de trabajos.
Preguntado sobre la segunda enmienda y el derecho a portar armas, dijo que la decisión que está delante de la Corte Suprema tiene que ver con si este es un derecho individual o un derecho colectivo, como fue el caso de la formación de milicias durante la guerra contra Inglaterra y que originó esta enmienda.
También le preguntaron su posición frente al aborto. Romero dijo que el había siso criado católico y que en un momento hasta había pensado en hacerse sacerdote, pero que el problema del aborto está relacionado con el control que el gobierno puede ejercer sobre los individuos, ya sea aborto, anticonceptivos, fumar, o tatuajes por ejemplo.
Recordó Romero a la audiencia que la misión primordial de la ACLU es preservar todas las protecciones y garantías de los ciudadanos, otorgados por la Constitución y sus Enmiendas:
Los derechos de la Primera Enmienda: la libertad de expresión, de asociación y de reunión, la libertad de prensa, y la libertad de religión.
El derecho a la protección bajo la ley de igualdad de trato sin distinción de raza, sexo, religión u origen nacional.
El derecho a las garantías procesales de un trato justo por parte del gobierno siempre que la pérdida de la libertad o de su propiedad esté en juego.
El derecho a la privacidad, libre de la injustificada intrusión del gobierno en sus asuntos personales y privados.
La ACLU trabaja también en ampliar los derechos a los sectores de la población que tradicionalmente han sido privados de ellos, incluidos los nativos americanos y personas de color, homosexuales, bisexuales y personas transgéneros; mujeres; los pacientes de salud mental; los presos; las personas con discapacidad, y los pobres.
El contacto local de la ACLU es: ACLU de Arkansas, 904 West 2nd Street. Little Rock, AR 72201. Tel: 501-374-2660. La Directora para Arkansas es Rita Sklar.
Edición de esta semana
CÓMO EVITAR FRAUDES Y ESTAFAS CUANDO COMPRA UNA PROPIEDAD
Por Michel Leidermann
EL LATINO ha tomado conocimiento de frecuentes casos de fraude contra familias latinas (algunos hasta perpetrados por propios latinos), en los cuales estas inocentes familias han perdido todo o invertido en una vivienda, y hasta la misma morada.   / ver más /
El 17 de septiembre a las 4:30 de la madrugada, el cuerpo de bomberos de Midway, en el condado de Baxter (con su capital Mountain Home), tuvo que enfrentarse a una extraña llamarada que apareció de un agujero en la tierra. Después de que el fuego se extinguió por sí mismo expertos intentan entender la razón del fenómeno.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Ninguna fuerza política tiene hoy el poder suficiente en EE.UU.  para cuestionar con éxito las bravuconadas de Donald Trump, pero hay un colectivo que está empezando a alzar la voz de forma espontánea y vigorosa: los estudiantes.    / ver más /