Polémica por tarjetas de identidad para latinos
Por Michel Leidermann
2568A.jpg
En la edición del lunes 17 de diciembre, el periódico Arkansas Democrat Gazette publicó un extenso artículo del reportero John Krupa, sobre una entidad llamada la Organización Comunitaria Latina (LCO) fundada por los hermanos Paúl y Ángelo Zambrano, radicados en Malvern, Arkansas.
La LCO en su portal de la Internet, dice que “es una organización sin fines de lucro para promover los recursos disponibles a los miembros de la comunidad latina. Su propósito general es ayudar a las personas latinas y sus familias, para conseguir una calidad de vida autosuficiente”.
Afirma igualmente que la LCO ofrece información financiera, clases de inglés y entrenamiento para ciertos tipos de trabajos.
Para realizar sus objetivos, la LCO se ha aliado con la New Arkansan Resource Network (NARN) (Nueva Red de Recursos para residentes de Arkansas), entidad que fue establecida con un subsidio por $850,000 del Departamento de Trabajo de los EUA, como parte de un servicio piloto para prestar servicios a los inmigrantes. Contemplaba la apertura de cuatro centros de servicios NARN en Little Rock, Malvern, Rogers y Russelville.
En una reunión sostenida en la Biblioteca Publica Central en Little Rock el pasado 17 de Octubre, el encargado de NARN, Mike Kennedy, aseguró que su organización estaba entrenando a inmigrantes para desempeñarse en diversas industrias, pero no dió cifras ni información adicional sobre los programas de entrenamiento ni las personas contratadas en diversas empresas o industrias.
Algunas personas allegadas al Departamento de Servicios Laborales (Department of Workforce Services), dijeron a EL LATINO que la adjudicación de fondos de NARN para que LCO operara oficinas y diera cursos, “se hizo sin licitación y simplemente se asignó el dinero a LCO”.
En la misma reunión de Octubre, Paúl Zambrano dijo que LCO tenía 4,883 socios a los cuales prestó diversos servicios, pero no dió detalles de cómo ni cuando estos se habían realizado, ni cuantas personas habían conseguido trabajo u obtenido beneficios gracias a la capacitación prestada.
También en la misma reunión, aseguró que LCO estaba emitiendo tarjetas de identidad que eran de gran utilidad para los inmigrantes que no hablaban inglés y que no tenían otro documento para probar su identidad. Afirmó que el Consulado de México, LULAC y el Bank of América entre otros, endosaban su tarjeta.
Sostuvo Zambrano que la cinta magnética en el dorso de sus tarjetas contenían información personal y de salud del propietario, cuestan $15 cada una y ese dinero paga por los gastos administrativos de LCO. La información en las cintas de las tarjetas podría crear un conflicto con diversas normas de privacidad personal y de salud (HIPPA).
Este tipo de tarjeta no es un documento “oficial” y sólo sirve para aclarar el nombre y dirección del portador a las autoridades y como documento “secundario” en algunos bancos. LULAC no ha respaldado la tarjeta pues no esta al tanto de los detalles de la operación de LCO. En años pasados, el pastor Julio Barquero del Centro Cristiano Fellowship en Sherwood, emitió tarjetas similares cobrando $35 por cada una.
EL LATINO en ediciones anteriores, ha aclarado a la comunidad la diferencia entre un documento “oficial” (emitido por alguna autoridad o ente estatal o federal: licencia de manejar, tarjeta de Seguro Social, Tarjeta Verde, etc.) o por un consulado (matrícula consular), y un documento “legal” como estas tarjetas particulares de identidad, simplemente porque no hay ninguna ley que las prohíba. El sólo hecho de solicitar este tipo de tarjeta, revela la condición de indocumentado de quien no puede conseguir una forma de identificación oficial.
Además Zambrano indicó en la misma reunión de Octubre, que el consulado mexicano apoyaba esta tarjeta, sin embargo el Cónsul Andrés Chao, ha dicho que su oficina “no puede avalarla ni aceptarla como identificación oficial”.
Así pues queda en el aire la veracidad y la efectividad de los servicios que dice prestar LCO, así como las dudas de cómo obtuvo el financiamiento de parte de NARN.
Zambrano ofreció contactarnos en EL LATINO con más detalles pero hasta ahora no nos ha llamado. EL LATINO visitó sus oficinas de Little Rock cuya dirección aparece en su portal Internet (3901 S. University Ave., Ste 24) que corresponde a oficinas de la Arkansas Department of Workforce Education, en donde dijeron que LCO atendía esporádicamente.
En días recientes, Paúl Zambrano hizo una presentación ante el ayuntamiento de la ciudad de Hope, que rechazó sus tarjetas. Igualmente el alcalde de Rogers ha dicho que esas tarjetas no tienen validez en su ciudad.
La situación de LCO está ahora siendo investigada por la oficina del Procurador General de Justicia de Arkansas, para verificar si LCO es una organización valida o no, y si de verdad sirve a los latinos y a los anglos de buena voluntad que no entienden la verdadera problemática de los inmigrantes.
En vista de esta investigación, Zambrano dice ahora que sus tarjetas no son de identificación sino de “membresía a la LCO”. Tanto es así que Zambrano dió una conferencia de prensa el pasado lunes 17 a la cual no invito a EL LATINO para evitar preguntas pidiendo más detalles.
EL LATINO está a favor de cualquier iniciativa que ayude a la comunidad, pero cuando las cosas se hacen sin claridad, sin probar sus afirmaciones, ni el uso de los fondos, entonces las dudas permanecen.
Esperamos que los hermanos Zambrano de LCO y al señor Mike Kennedy de NARN, clarifiquen los recelos y expliquen con documentación, cómo sus entidades están verdaderamente sirviendo a la comunidad latina inmigrante de Arkansas.
Edición de esta semana
LOS RESIDENTES DE LITTLE ROCK ELIGEN A FRANK SCOTT Jr. COMO NUEVO ALCALDE
Frank Scott Jr., un banquero y pastor asociado que se crió al sur de la carretera interestatal 630 que divide la ciudad de Little Rock por raza y situación económica, fue elegido el martes 4 como nuevo alcalde de la capital de Arkansas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los legisladores de Arkansas van a tener mucho que discutir en la próxima sesión legislativa que comienza el 14 de enero, y uno de los muchos temas que abordarán es si aprobar un mayor aumento de fondos por estudiante para las escuelas en varios años.    / ver más /