Universidades de Arkansas confían en estudiantes para establecer costo de matricula
Por Michel Leidermann
2620A.jpg
Varias universidades en Arkansas dicen que respetan las políticas estatales para la admisión a sus instituciones o la concesión de ayuda financiera, pero que las matriculas para residentes estatales se otorgan confiando en la veracidad de la información proporcionada por los propios estudiantes sin importar su condición migratoria.
Esta cuestión surgió a raíz de un artículo publicado en periódico Arkansas Democrat Gazette en Diciembre pasado, que afirmaba que los estudiantes indocumentados no podrían seguir estudios superiores por su condición migratoria. El artículo decía que la Universidad Central de Arkansas (UCA) no otorgaba becas ni matrículas estatales a los indocumentados.
Funcionarios universitarios han declarado a EL LATINO que e ellos confían en la información que proporcionan los propios estudiantes para determinar si califican o no para la matricula estatal (menos cara que la matricula como estudiante residiendo en otro estado o del extranjero), y si pueden recibir algún tipo de ayuda financiera para costear sus estudios, dentro de las distintas posibilidades que cada College o universidad tiene a su disposición.
El argumento de si los estudiantes indocumentados podrían ser elegibles para recibir becas y continuar sus estudios superiores, fue objeto de debates en el Congreso Nacional así como en la Asamblea General de Arkansas en el 2005, y recientemente se ha convertido en un tema problemático para los precandidatos de ambos partidos en sus campañas presidenciales, quienes en general han endurecido sus posturas contra todo lo que se tilde de “ilegal”.
Esto es especialmente duro para el pre-candidato republicano Mike Huckabee, frente a las críticas de que cuando era gobernador de Arkansas, apoyó un fallido proyecto de ley en el 2005, que habría concedido matrículas universitarias estatales (casi a la mitad del costo de las de fuera del estado) a los estudiantes indocumentados graduados de las escuelas secundarias en el estado. Una primera versión de ese proyecto, también los hacía elegibles para solicitar becas de estudio.
Huckabee respondiendo a sus críticos ha dicho que favoreció el proyecto de ley en el 2005, porque los hijos de inmigrantes ilegales no deberían ser castigados por las acciones de sus padres. Agregó que no está seguro si apoyaría una propuesta similar a nivel federal de ser elegido presidente.
El portavoz de la Facultad Clinton de la Universidad de Arkansas (UA) en Little Rock, Ben Beaumont, dijo que la política de la UA establece que cada estudiante en el momento de su matricula, debe aclarar cualquier duda acerca de su condición de residente del estado.
“La universidad de Arkansas no investiga si los estudiantes han respondido con veracidad. No hay una política para verificar los antecedentes", dijo Beaumont. "Eso no se hace en ninguno de los varios campus de la universidad. No estamos para hacer verificaciones de antecedentes de todos nuestros estudiantes. Creo que consumiría tiempo, dinero, y recursos innecesarios para hacerlo. Y no somos un organismo encargado de hacer cumplir la ley inmigratoria".
Dawn Medley, Directora de Admisiones de UA en Fayetteville, confirmó a EL LATINO que no es necesario tener un número de Seguro Social para matricularse como “undergraduate” (los dos primeros años de estudios) y que pagarían la cuota de matricula estatal si pueden comprobar que terminaron su escuela secundaria (High School) en Arkansas. Los “graduate” (los dos segundos años), también se benefician de esa política. Básicamente la politica podria resumirse como “no preguntes, y no digas”.
Por su parte el Presidente de la Universidad Central de Arkansas (UCA), Lu Hardin, dijo en entrevista exclusiva a EL LATINO, que a los estudiantes se les da "el beneficio de la duda" sobre la veracidad de sus datos en las solicitudes a UCA y que la universidad “presume” que si se han graduado de una escuela secundaria de Arkansas, son residentes “bona fide” del estado.
Hacer declaraciones falsas en una solicitud, puede ser un delito, señaló Hardin. "No es, ni debe ser, el deber de la universidad verificar la condición inmigratoria de cada estudiante solicitante. Ese es el trabajo del servicio de inmigración y no de los Colleges y universidades", dijo Hardin.
El portavoz de UCA, Warwick Sabin, dijo a su vez que a los estudiantes que se matriculan en UCA, no se les pregunta específicamente acerca de su situación inmigratoria, sino que se les pide su número de Seguro Social (si lo tienen) y su ciudad de nacimiento, y declaren si se han inscrito en el Servicio Militar Selectivo, y si no lo han hecho, que expliquen porqué no.
Un proyecto de ley presentado en el Congreso Nacional y que ayudaría financieramente a los hijos de inmigrantes ilegales para que puedan asistir a las universidades, el llamado DREAM Act, fue derrotado en el Senado en octubre pasado, y se espera vuelva a ser presentado para discusión de los legisladores en el 2009, después de las elecciones.
Una ley federal de 1996 sobre la inmigración ilegal contiene una disposición que afecta los requisitos en el estado para el pago de matrículas universitarias cuando se reside en el estado, tradicionalmente un asunto a nivel estatal. Actualmente por esa ley, se prohíbe a los estados ofrecer matrículas estatales a los estudiantes indocumentados a menos que otros ciudadanos de los EE.UU. sean elegibles para la misma matrícula.
Los estudiantes sin residencia legal siguen siendo inelegibles para la ayuda financiera federal, pero todos los estados están obligados a brindar educación pública entre los grados K-12 como resultado de una decisión del Tribunal Supremo de 1982.
En 2001, California y Texas fueron los primeros estados en promulgar la legislación que permite la matrícula estatal para los estudiantes indocumentados. Nueva York y Utah siguieron su ejemplo en el 2002. En el 2003 y 2004, Washington, Oklahoma, Illinois, Kansas, también promulgaron leyes autorizándola. Más tarde, Nebraska y Nuevo México, aprobaron leyes similares.
Legisladores en otros 15 estados (Arkansas, Arizona, Colorado, Delaware, Florida, Georgia, Hawaii, Massachusetts, Maryland, Minnesota, New Jersey, Carolina del Norte, Oregon, Rhode Island, & Wisconsin) han debatido proyectos de ley similares sin aprobarlos.
La legislación pertinente generalmente exige que los estudiantes hayan residido en el estado por tres años, y sean graduados de una escuela secundaria en el estado.
Ahora el Gobernador Deval Patrick de Massachussets, está considerando si puede aprobar unilateralmente (sin la Asamblea Legislativa) una ley que permita a los inmigrantes indocumentados pagar la matrícula estatal en sus universidades
Patrick quiere sumarse a los otros 10 estados que ofrecen este tipo de matricula a algunos estudiantes inmigrantes ilegales.
Edición de esta semana
UNA PROFESIÓN DE SERVICIO AL PRÓJIMO Y SATISFACCIÓN PERSONAL QUE PUEDE SALVAR VIDAS
EL LATINO entrevistó a tres técnicos latinos bilingües de emergencias médicas (EMT) para aprender sobre sus experiencias y perspectiva personal sobre su trabajo en el Metropolitan Emergency Medical Services (MEMS).    / ver más /
CELEBRARON LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO EN CONWAY... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
No entiendo por qué las personas temen y/o odian a otras que son diferentes a ellos. ¿No somos todos diferentes, incluso cuando compartimos el mismo color de piel, religión, cultura o herencia?   / ver más /