Sobrevivientes de Katrina en Arkansas para comenzar "De Nuevo
Por Enrique Fuentevilla Jr.
266A.jpg
Los vientos del huracán Katrina comenzaron alrededor de las 9 de la noche del domingo 28 de agosto y su fuerza arremetió el lunes 29 a las 7 de la mañana contra la costa de Louisiana con vientos de 145 millas por hora (233 kph).
La lluvia inundó viviendas y cientos de edificios se derrumbaron, las inundaciones cubrieron barrios enteros y miles de residentes empapados se refugiaron en techos destruidos por el viento.
Después del paso del huracán Katrina, Arkansas ha sido el hogar de decenas de residentes de Louisiana proveyéndoles un lugar para vivir, comida y otras necesidades.
El Latino tuvo la oportunidad de entrevistar a algunos latinos que vivieron la fuerza y destrucción del huracán Katrina en la ciudad de Nueva Orleans, y ellos compartieron sus experiencias con nosotros.
Hubo quienes tuvieron, como Guadalupe y Rodolfo Marroquín la oportunidad y los medios para evacuar el área inundada antes del paso del huracán Katrina.
Los Marroquín, son una pareja de Guatemala que tenía 35 años viviendo en Nueva Orleans. Ellos evacuaron el domingo 28 de agosto, junto con sus dos hijos adultos y su nuera, cuando el alcalde de la ciudad dijo que era obligatorio salir, antes de que el huracán tocara tierra.
Ellos tomaron sus documentos, cosas más valiosas y cerraron su casa, que todavía están pagando. A pesar de todo, viajaron en su auto con sus seis gatos, dos perros, un conejo y una ave cacatúa, y además, en un segundo vehículo trajeron cuatro perros raza chihuahua propiedad de una vecina que viajo con ellos pero que su familia ya se llevó para Alabama.
La familia Marroquín dejó Nueva Orleans a las diez y media de la mañana del domingo 28 de agosto. Supuestamente se dirigían hacia la Florida donde tienen amigos, pero la carretera estaba saturada por el trafico así que las autoridades los desviaron hacia Mississippi, luego regresaron a Louisiana nuevamente y viajaron al norte hacia Arkansas sin destino.
Desde que salieron, estuvieron casi 38 horas sin encontrar alojamiento, hasta que llegaron a North Little Rock al hotel Confort Inn. Allí los atendieron bien y recibieron comidas sin costo donadas por algunos restaurantes del área. Buscando un lugar más económico para alojarse, dieron con el Extended StayAmerica, en Little Rock, un lugar donde pagan una cuota semanal.
"Le agradezco a Dios que estamos juntos. Nunca me imagine que en momentos tan difíciles la gente se uniera para ayudar. Estoy impresionada por la forma en que nos han ayudado en Arkansas. Estamos muy agradecidos", dijo Guadalupe.
Rodolfo, quien se retiró en julio del 2003, trabajó 28 años como mecánico de automóviles, especializado en carburación y ahora junto a su esposa trabajaban unas horas en el oficio de limpieza.
Unas horas antes de que se publicara este artículo nos comunicamos con la familia Marroquín quienes nos comentaron que están recibiendo ayuda económica de la Cruz Roja y van a obtener un departamento que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) rentará para ellos, además ya están buscando empleo en Arkansas.
Sin embargo hubo otras personas que como Marvin y Orlando Betanco, dos hermanos originarios de Corinto Nicaragua, decidieron quedarse en su hogar y capear al huracán Katrina.
Ellos también radicaban en la ciudad de Nueva Orleans donde tenían cerca de cuatro años viviendo en un departamento y tenían el oficio de pintores.
"Escuchamos en las noticias que el huracán iba a llegar a la ciudad pero nunca pensamos a tal extremo", comentó Orlando Betanco.
El viento fue agarrando fuerza y la lluvia era cada vez más dura. El huracán azotaba el departamento de los hermanos Betanco. La estructura del edificio se movía mucho y escuchaban como pegaban cosas en las paredes por fuera del departamento.
Los hermanos Betanco protegieron las ventanas con tablas y aunque la estructura soportó los fuertes vientos del huracán, el agua inundó el departamento. "Nos habían dicho que el huracán era categoría 5 pero como nos ibamos a imaginar que se inundaría la ciudad", dijo Marvin Betanco.
El nivel del agua llegó a las 14 pulgadas, y siguió creciendo hasta que alcanzó los 6 pies el miércoles 31, cuando dejó de subir el agua.
Los Betanco estuvieron en el techo de su departamento hasta el jueves 1 de septiembre, y sobrevivieron con una barra de pan y un galón de agua que tenían. "Claro que sentimos miedo y terror por lo que estabamos pasando. El agua olía feo y veíamos pasar cadáveres por la calle", aclaró Marvin Betanco.
Esa misma tarde una lancha los rescató y los acercó a un puente donde un camión militar los recogió y llevó a la orilla de una carretera donde pudieron encontrar un poco de comida y durmieron a la intemperie esa noche. El viernes abordaron un camión que los sacó de la ciudad y los llevó a Forth Smith donde pasaron dos días y después otro autobús los trajo a Camp Aldersgate, en Little Rock.
En Camp Aldersgate llegó gente de la comunidad latina que les ayudó, entre ellos; José Antonio Rodríguez, de Stewart Title, John Yates, de Catlett & Stodola, representantes de La Casa y el pastor Julio Barquero, de la iglesia Cristiana Fellowship en Sherwood quien les consiguió un lugar donde quedarse con la familia Hernández, una familia que reside en el oeste de la ciudad.
Los hermanos Betanco por el momento regresaron a Nueva Orleans porque los llamaron para trabajar, pero el pastor Julio Barquero nos comentó que tal vez tengan que regresar.
Otro residente latino de Louisina que se las vió muy duras fué el cubano Mauricio Odio quien tenía viviendo nueve años en Nueva Orleans.
Mauricio compartía una casa con otros dos amigos y en su vida laboral trabajó en distintos restaurantes como ayudante de cocina y en la construcción. "Nueva Orleans era un buen lugar para trabajar. Yo estaba a gusto en esa ciudad. Nosotros nos preparamos para Katrina comprando víveres para alimentarnos mientras pasaba el huracán, pero nunca nos imaginamos que se iba a reventar el dique", comentó Mauricio Odio.
El domingo 28, Mauricio y su compañeros se fueron a dormir sin imaginar que al otro día al despertar, el agua estaría adentro de la casa y les llegaría hasta las rodillas.
La casa que habitaban estaba construida unos pies arriba, así que cuando abrió la puerta y salió a la calle el agua le llegaba al pecho.
Mauricio regreso a su casa y con una puerta hizo una balsa. "Yo soy balsero, soy cubano", dijo Mauricio, recordando la travesía que vivió en el mar cuando salió de cuba en una balsa rumbo a Miami en 1995.
Mauricio se tiró hacia la calle, encima de la tabla buscando auxilio y
mientras nadaba vió a cinco personas muertas flotando en el agua. Sus otros dos compañeros tomaron su camino, él ya no los volvió a ver.
"Lo que nunca perdí, fue la esperanza de vivir, porque si yo hubiera perdido la cabeza también me hubiera ahogado. Mantuve la calma y seguí y seguí hacia arriba donde estaban los casinos y donde no había agua. Cuando llegué las personas estaban gritando y llorando buscando a sus familiares. La gente estaba saqueando las tiendas en vez de ayudarse o ayudar a otros, y los oficiales en vez de rescatar a la gente, estaban lidiando con saqueadores y violadores" dijo Mauricio Odio.
Cuando cayó la tarde, Mauricio busco un refugio donde pasar la noche. El Superdom estaba lleno y la gente estaba durmiendo en la calle. Mauricio se fue a dormir cerca del casino donde había vigilancia y podía estar seguro. "De ahí no me moví hasta el otro día", aclaró Mauricio.
Al otro día por la mañana ya estaba llegando la ayuda y había personas dando agua y comida. Mauricio al ver que ya no había nada que hacer se decidió a tomar un autobús sin saber que rumbo tomaría.
"Yo me subí al camión y vine a dar a Arkansas. Llegué a la Cruz Roja y la directora contacto a Eduardo Martínez quien me recibió y me dió un techo y trabajo, y, ¡aquí estoy!. Eduardo Martínez del Campo a la Ciudad me está dando una mano. Yo vivo agradecido de este hombre" dijo Mauricio Odio.
Mauricio ya pudo tramitar una identificación de Arkansas y recibió una tarjeta de la Cruz Roja por $360 dólares. Mauricio espera arreglar su estancia en Arkansas ya que él tiene su estatus legal en Estados Unidos y por el momento no tiene otros planes más que trabajar para comenzar, "De nuevo".
Agradecemos a la familia Marroquín, a los hermanos Betanco y a Mauricio Odio por compartir sus experiencias con la comunidad latina de Arkansas. Para ofrecer cualquier ayuda económica, en especie u ofrecer empleo a los afectados por favor comuníquese a El Latino al 501-374-5108.
Edición de esta semana
ORÍGENES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
A lo largo de su historia, México tuvo varios himnos nacionales que –por una u otra razón- terminaron en el olvido.    / ver más /
Septiembre 15 - Octubre 15  Durante el Mes de la Herencia Hispana (septiembre 15 - octubre 15), América celebra la cultura y las tradiciones de sus raíces en España, México y las naciones de habla hispana de América Central, Sudamérica y el Caribe.  / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La capacidad del periodismo estadounidense para presentar las noticias libres de intimidación política y responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones es uno de los elementos más importantes de la democracia en los Estados Unidos. Los estadounidenses damos por sentado que los medios de comunicación exponen a los funcionarios deshonestos que infringen la ley o abusan de los poderes de su cargo.    / ver más /