Casi se salva Texas pues huracán Rita pudo ser peor
276A.jpg
El huracán Rita dejó el sábado 24 otra ola de destrucción a lo largo de la Costa del Golfo. Aplastó edificios e inundó vastas regiones aunque, afortunadamente, quedó corto en relación con las calamidades provocadas por el ciclón Katrina y muchos residentes y autoridades expresaron un cierto alivio.
Al menos hasta ahora. Los administradores de manejo de emergencias estaban preocupados por los monumentales problemas causados tierra adentro en lo que la tormenta dejó caer lluvias torrenciales sobre Texas, Arkansas y el Valle del Mississippi.
A su llegada a la costa en la madrugada del sabado, Rita trajo densas lluvias y al mismo tiempo provocó incendios. Dejó a más de un millón de personas sin electricidad. Provocó un ras de mar y en Nueva Orleáns, Louisiana, de nuevo en el centro del desastre, botes y helicópteros acometían audaces labores de rescate de cientos de personas atrapadas en casas inundadas.
Muchas refinerías de petróleo cerca o al sur de Houston, incluyendo la mayor en la costa de Texas, no reportaron daños significativos y anunciaron planes para recomenzar la producción a la mayor brevedad: buenas noticias para los consumidores. Algunas otras más cerca del trayecto del huracán, sin embargo, pudieran permanecer cerradas hasta un mes.
Los centros fundamentales de población, Houston y Galveston, salieron bastante bien. Pero esto ha creado un nuevo problema: muchos evacuados han regresado, ignorando las exhortaciones de las autoridades. Esto ha complicado el acceso de los equipos de servicio eléctrico, médicos y otros trabajadores esenciales.
Parte de las carreteras I-10, la I-45 y algunos caminos estatales estaban congestionados nuevamente hacia media tarde del domingo, como lo habían estado anteriormente, pero ahora en sentido inverso, regresando a sus ciudades.
Aunque se reportaron 25 muertes vinculadas con el huracán, las autoridades estaban preocupadas por los residentes de la costa y otros que desafiaron las órdenes de evacuación y decidieron no sumarse a los 3 millones que salieron huyendo tierra adentro.
En el suroeste de Louisiana, hasta ocho pies de agua entraron a algunos barrios de Nueva Orleans ya anegados por Katrina y todavía en gran medida abandonados.
En pueblos pesqueros al sur de la desafortunada ciudad, rescatistas en botes llevaron a cientos de residentes de casas recién inundadas a lugares seguros.
En otras partes de Louisiana, también hubo inundaciones en el downtown de Lake Charles, donde se cayeron algunos puentes, incluyendo uno en el aeropuerto. Un puente junto a la Interestatal I-10 cerca de la ciudad se cerró después de que una barcaza chocó con él.
Las autoridades le atribuyen el nivel relativamente bajo de muertes a la enorme evacuación y a los vaticinios del Centro Nacional de Huracanes, que desde el lunes empezaron a decir que Texas y Louisiana eran los sitios probables del impacto, y que ya para la mañana del jueves especificaron que serían el este de Texas y el oeste de Louisiana.
Aún así, 24 ancianos murieron el viernes cuando el autobús que los transportaba se incendió por un problema de sus frenos cuyas chispas hicieron explotar los tanques de oxigeno que llevaban los ancianos.
El centro de Rita tocó tierra a las 3:30 a.m. hora de verano del este en la desembocadura del río Sabine, en la frontera entre Texas y Louisiana. Los vientos continuos de 120 mph lo clasificaron como huracán de categoría 3 en las cinco de la clasificación Saffir-Simpson.
Katrina, en cambio, entró a tierra con categoría 4 y vientos de 140 mph el 29 de agosto, casi destruyendo a Nueva Orléans y causando daños catastróficos en los pueblos de Biloxi y Gulfport en Mississippi, y en otras ciudades costeras.
En el este de Texas se reportaron serios daños en Port Arthur, Lumberton y otras ciudades. Varias calles de Port Arthur estaban bajo tres pies de agua, que entró también a muchas casas.
En Beaumont, casas y tiendas quedaron destruidas por los vientos y los árboles caídos. En algunos casos no quedó mucho más que montones de vigas y ladrillos.
Houston, la cuarta ciudad en tamaño en la nación, escapó relativamente incólume, con vidrios rotos, inundaciones locales y 600,000 personas sin electricidad.
Galveston, en un momento directamente en la mirilla de la trayectoria que se proyectaba para Rita, también pudo evadir lo peor, ya que la tormenta pasó al este de allí.
De todos modos hubo docenas de incendios esporádicos en ambas ciudades, aparentemente consecuencia de cables eléctricos caídos, rayos y estallidos de transformadores. Las llamas consumieron toda una manzana del históricos distrito Strand de Galveston, y en el 75% de la ciudad no había electricidad.
El domingo 25, los funcionarios estatales de Texas, anunciaron un plan escalonado para traer de nuevo a los residentes.
Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /