Mexico es el país más peligroso para los periodistas
2786A.jpg
México es considerado por segundo año consecutivo como el país de mayor peligro para los periodistas en el continente americano, pues se ven obligados a trabajar en un ambiente de terror que incluye venganzas del narcotráfico, líos con policías y funcionarios corruptos, amenazas de muerte y hasta intimidaciones con cabezas decapitadas.
Tal fue la conclusión a la que llegó la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) en su informe anual. Durante 2007 contabilizó dos comunicadores muertos y tres desaparecidos. Además, los asesinatos de tres personas que brindaban servicios externos a medios informativos.
Paradójicamente, la libertad de expresión ha ganado terrenos jurídicos con la despenalización a nivel federal de los delitos de "calumnias", "injuria" y "difamación" que deberá extenderse a las legislaciones estatales.
Sin embargo, en muchas ocasiones, son los funcionarios públicos quienes bloquean la labor periodística, concluye RSF.
Citó como "el colmo del escándalo y la complacencia política" el reciente desempeño de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al exculpar definitivamente al gobernador de Puebla, Mario Marín, en la detención arbitraria de la periodista Lydia Cacho, en diciembre de 2005.
En la lista de arbitrariedades contra comunicadores se señala también al gobernante oaxaqueño, Ulises Ruiz. "Nunca se ha molestados por sus abusos de poder", señala RSF.
A finales de 2006, fue asesinado el camarógrafo de la cadena Indymedia, Brad Hill, cuando cubría la información sobre una grave crisis política y social en la entidad.
Después de esto hubo dos atentados relacionados: el 12 de junio y el 5 de agosto pasados contra Misael Sánchez Sarmiento, del diario El Tiempo y autor de una investigación sobre la muerte del joven periodista norteamericano, y Alberto Fernández Portilla, director del Semanario del Istmo.
En Oaxaca también mataron a disparos, el 8 de octubre, a dos distribuidores del diario local El Imparcial. Esto provocó varias renuncias por temor a más represalias.
Destacó que en los estados con mayor presencia del narcotráfico, como Michoacán, Veracruz y Tabasco, se han implementado "verdaderas campañas de terror" contra la prensa en las que se ha hecho costumbre enviar cabezas de cadáveres a las redacciones.
El diario Tabasco Hoy recibió en mayo pasado un paquete sospechoso que resultó ser una heladera que contenía una cabeza cortada. Cinco meses antes, Rodolfo Rincón, redactor del diario, desapareció tras la publicación de un artículo dedicado al narcotráfico y otro sobre una serie de atracos a bancos.
Amado Ramírez, corresponsal de la cadena de televisión Televisa y conductor en una estación de radio en Acapulco, Guerrero, fue baleado afuera de sus oficinas después de que en su programa radiofónico Al tanto hizo diversos tipos de denuncias, desde corrupción, fraude y el crimen organizado.
Saúl Martínez, tuvo el mismo destino un mes más tarde, cuando las autoridades federales acababan de encarcelar a un centenar de policías locales implicados en tráfico de droga.
Ante la gravedad de los hechos, la organización concluye que la falta de maniobra política del presidente Calderón, quien ganó con un estrecho margen las elecciones de 2006, lo deja maniatado ante la necesidad de tener como socio al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobierna en la mayoría de los estados.
Edición de esta semana
FESTIVAL LITERARIO DE ARKANSAS 2019 DESTACA A CUATRO AUTORES LATINOS
El 16º Festival Literario de Arkansas 2019 es un proyecto del Sistema de Bibliotecas de Arkansas Central y su misión es fomentar el desarrollo de una población más alfabetizada.   / ver más /
El miércoles 27, un juez federal anuló los requisitos de trabajo de Medicaid en Arkansas y Kentucky, y dijo que la administración del presidente Donald Trump, al aprobar esas exigencias, no había considerado el efecto que tendrían en el objetivo del programa Medicaid para brindar cobertura de salud a las personas necesitadas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Antes, muchos economistas pensaban en el mercado laboral era algo similar al resto de los mercados, donde los precios de las distintas clases de trabajo —es decir, las tasas salariales — estaban determinados por la oferta y la demanda. Así que, si los salarios de muchos trabajadores se han estancado o reducido, debe de ser porque la demanda de sus servicios se está reduciendo.   / ver más /